Cistitis intersticial

¿Qué es la cistitis intersticial?

La cistitis intersticial es la inflamación crónica de la vejiga. Las personas que la padecen tienen la pared de la vejiga inflamada e irritada. (enrojecida y dolorida). Esta inflamación puede producir cicatrices en la vejiga o ponerla rígida. Una vejiga rígida no puede expandirse a medida que se llena de orina. En algunos casos, las paredes de la vejiga pueden sangrar un poco. Algunas personas sufren úlceras en el revestimiento de la vejiga. Más de 3 millones de mujeres estadounidenses y 1 millón de hombres tienen cistitis intersticial.

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis intersticial?

Las personas que tienen cistitis intersticial pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Una necesidad urgente de orinar, tanto durante el día como durante la noche. (Sin embargo, pueden expulsar solo cantidades muy pequeñas de orina por vez).
  • Presión, dolor y sensibilidad alrededor de la vejiga, la pelvis y el perineo. (El perineo es el área entre el ano y la vagina o el ano y el escroto). Este dolor y presión pueden aumentar a medida que la vejiga se llena y disminuyen a medida que se vacía al orinar.
  • Una vejiga que no retiene tanta orina como solía retener.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • En los hombres, incomodidad o dolor en el pene o el escroto.

Para muchas mujeres, los síntomas empeoran antes de su período menstrual. El estrés también puede empeorar los síntomas, pero no los causa.

¿Cuáles son las causas de la cistitis intersticial?

Los médicos no saben exactamente qué causa la cistitis intersticial. Sin embargo, sí saben que no es causada por infecciones bacterianas o virales.

Un defecto en el revestimiento de la vejiga puede causar cistitis intersticial. Normalmente, el revestimiento protege la pared de la vejiga de los efectos tóxicos de la orina. En aproximadamente el 70 % de las personas que tienen cistitis intersticial, la capa protectora de la vejiga es “permeable”. Esto puede permitir que la orina irrite la pared de la vejiga y cause cistitis intersticial.

Otras posibles causas pueden ser un aumento de las células productoras de histamina en la pared de la vejiga. O podría ser causado por una respuesta autoinmune (cuando se fabrican anticuerpos que actúan contra una parte del cuerpo).

¿Cómo se diagnostica la cistitis intersticial?

Su médico le preguntará sobre sus antecedentes médicos. Le puede pedir que realice un seguimiento de:

  • Cuanto líquido bebe.
  • Cuantas veces orina.
  • La cantidad de orina que elimina.

Su médico descartará otras enfermedades tales como:

  • infecciones del tracto urinario
  • cáncer de vejiga
  • endometriosis
  • cálculos renales
  • infecciones de transmisión sexual
  • prostatitis crónica en los hombres
  • infecciones vaginales en mujeres.

Su médico también puede derivarlo a un urólogo (un médico cuya especialidad son los problemas del tracto urinario). El urólogo puede usar un endoscopio especial (llamado citoscopio) para mirar dentro de la vejiga. Buscará inflamación, úlceras o hemorragia petequial. Estas cosas podrían indicar que tiene cistitis intersticial.

¿Se puede prevenir o evitar la cistitis intersticial?

No puede prevenir la cistitis intersticial porque los médicos no están seguros de cuál es la causa.

Tratamiento de la cistitis intersticial

No hay cura para la cistitis intersticial. Es posible que deba probar varios tratamientos o una combinación de tratamientos antes de notar una mejoría en sus síntomas. La mayoría de las personas se sienten mejor después de probar uno o más de los siguientes tratamientos:

  • Dieta. Su médico puede decirle que cambie lo que come. Es posible que deba evitar el alcohol, los alimentos ácidos y el tabaco.
  • Distensión de la vejiga. Bajo anestesia, un médico llena su vejiga con gas o líquido. Esto estira las paredes de la vejiga. Los médicos no están seguros exactamente de por qué la distensión ayuda. Puede hacer que su vejiga pueda contener más orina. También puede interferir con las señales de dolor enviadas por los nervios de la vejiga.
  • Medicamentos. Su médico puede pedirle que tome un medicamento oral llamado pentosano polisulfato. Este medicamento ayuda a proteger el revestimiento de la pared de la vejiga de las partes tóxicas de la orina. Otro medicamento oral utilizado para tratar la cistitis intersticial es un antihistamínico llamado hidroxicina. Este medicamento reduce la cantidad de histamina que se produce en la pared de la vejiga. Otro medicamento que puede ayudar es la amitriptilina. Bloquea el dolor y reduce los espasmos de la vejiga. Este medicamento puede causar somnolencia, por lo que generalmente se toma antes de acostarse. Su médico también puede sugerirle que tome un analgésico de venta libre para aliviar el dolor.
  • Instilación vesical. Durante una instilación vesical, se usa un catéter (un tubo delgado) para llenar su vejiga con medicamento líquido. Sostenga el medicamento dentro de su vejiga durante unos segundos a 15 minutos. Así el líquido se libera por la orina. Los tratamientos se administran cada 1 a 2 semanas durante 6 a 8 semanas. El tratamiento puede repetirse según sea necesario.

Vivir con cistitis intersticial

Los tratamientos enumerados anteriormente deberían proporcionar cierto alivio de la cistitis intersticial. Pero también hay cosas que puede hacer por su cuenta para ayudar a aliviar los síntomas.

  • Dieta. El alcohol, los tomates, las especias, las bebidas carbonatadas, el chocolate, la cafeína, los cítricos y las bebidas, las conservas en vinagre, los edulcorantes artificiales y los alimentos ácidos pueden irritar la vejiga. Eso empeora los síntomas. Intente eliminar estas cosas de su dieta durante un par de semanas. Luego intente comer un alimento a la vez para ver si sus síntomas empeoran.
  • Fumar. Muchas personas que tienen cistitis intersticial encuentran que fumar empeora sus síntomas. Debido a que fumar también es una causa principal del cáncer de vejiga, las personas que tienen cistitis intersticial tienen otra buena razón para dejar de fumar.
  • Entrenamiento vesical. Muchas personas pueden entrenar su vejiga para orinar con menos frecuencia. Puede entrenar la vejiga yendo al baño en horas programadas y utilizando técnicas de relajación.
  • Terapia física. Las personas que tienen cistitis intersticial pueden tener espasmos dolorosos en los músculos del suelo pélvico. Si tiene espasmos musculares, puede aprender ejercicios para ayudar a fortalecer y relajar los músculos del suelo pélvico.
  • TENS (esto significa “electroestimulación percutánea de los nervios”). Puede usar una máquina TENS para introducir leves impulsos eléctricos en su cuerpo a través de cables especiales. Algunos médicos piensan que los pulsos eléctricos aumentan el flujo de sangre a la vejiga. El aumento del flujo sanguíneo fortalece los músculos que ayudan a controlar la vejiga. También libera hormonas que bloquean el dolor.
  • Grupos de apoyo. Usted podría considerar unirse a un grupo de apoyo. El apoyo de familiares, amigos y otras personas que tienen cistitis intersticial puede ayudarlo a sobrellevar la situación. A las personas que aprenden sobre la cistitis intersticial y participan en su propio cuidado les va mejor que a las personas que no lo hacen. Un grupo de apoyo puede brindarle a usted y a su familia consejos útiles e información adicional.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo indican mis síntomas que tengo cistitis intersticial, en lugar de otra afección, como una infección o incontinencia urinaria?
  • ¿Necesito alguna prueba para confirmar un diagnóstico de cistitis intersticial?
  • ¿Tendré que ver a un especialista?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Cómo puedo ayudar a controlar mis síntomas? ¿Ayudarán los cambios de dieta, el entrenamiento de la vejiga o la terapia física?