Bronquiolitis

Bronquiolitis

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección pulmonar común en bebés y niños pequeños. Esto ocurre cuando las vías respiratorias más pequeñas en los pulmones (bronquiolos) se inflaman y se obstruyen con mucosidad. Esto hace que sea más difícil para el niño respirar.

La bronquiolitis es generalmente causada por un virus. El virus respiratorio sincitial (VRS) es la causa más común. Los niños menores de 2 años, en particular aquellos entre 3 y 6 meses, contraen esta enfermedad con más frecuencia. Alcanza su pico máximo en invierno y a principios de la primavera.

Síntomas de la bronquiolitis

Los primeros síntomas de la bronquiolitis se parecen a los síntomas de un resfriado común. Su hijo puede tener goteo nasal, tos y fiebre leve durante algunos días. Después de eso, su hijo puede comenzar a respirar rápido y tener sibilancias (emitir un silbido agudo al respirar).

Llame a su médico si:

  • Su hijo está vomitando y no puede retener líquidos.
  • Su hijo está respirando muy rápido, más de 40 respiraciones por minuto.
  • Puede ver que la piel de su hijo se mete entre las costillas con cada respiración o su hijo tiene que sentarse para poder respirar.
  • Su hijo ha tenido una enfermedad cardíaca o nació prematuramente. En este caso, llame al médico ante los primeros síntomas de esta enfermedad.

Si los labios o los dedos de su hijo lucen morados, puede no estar recibiendo suficiente oxígeno. Busque atención médica o vaya a la sala de emergencia de inmediato.

¿Cómo se diagnostica la bronquiolitis?

Su médico le preguntará acerca de los síntomas del niño. Examinará a su hijo y escuchará sus pulmones. El médico examinará a si su hijo para verificar que esté recibiendo suficiente oxígeno. Puede que le extraigan una muestra de moco o secreción de la nariz y realicen una prueba para el VSR. También puede que ordenen una radiografía de tórax para comprobar si hay neumonía.

¿Se puede prevenir o evitar la bronquiolitis?

VSR y otros virus que producen bronquiolitis son comunes y se propagan fácilmente. Niños y adultos mayores también contraen estos virus. Pero por lo general no se enferman tanto como los niños más pequeños. La mejor manera de prevenir la bronquiolitis es evitar que su hijo contraiga un virus.

  • Mantenga a su hijo alejado de otros niños o personas con resfriados u otras enfermedades.
  • Manténgase alejado de las zonas muy pobladas donde los virus pueden propagarse fácilmente. Esto podría incluir ascensores o centros comerciales.
  • Lave sus manos y las de su hijo con frecuencia.
  • Desinfecte superficies, juguetes y objetos en su casa regularmente.

Si su hijo tiene bronquiolitis, manténgalo en casa hasta que la tos haya casi desaparecido. Asegúrese de lavarse las manos después de cuidar de su hijo enfermo.

Tratamiento de la bronquiolitis

La bronquiolitis es causada por un virus. Eso significa que los antibióticos y otros medicamentos no ayudarán a curarlo. Por lo general, la enfermedad tarda entre 2 y 3 semanas en desaparecer. Mientras tanto, los síntomas se pueden tratar en casa.

Si su hijo está muy enfermo, su médico puede sugerir internarlo en el hospital. Esto podría suceder si su hijo hace mucho esfuerzo para respirar, no está recibiendo suficiente oxígeno o está deshidratado. Su hijo puede recibir oxígeno extra y fluidos en el hospital. Los médicos pueden hacer una aspiración profunda en sus vías respiratorias para eliminar la mucosidad de los pulmones. La mayoría de los niños que son hospitalizados por bronquiolitis vuelven a su hogar en pocos días.

Vivir con bronquiolitis

En la mayoría de los casos, los síntomas de su hijo se pueden tratar en casa.

  • Dele a su hijo muchos líquidos. No se preocupe si no tiene ganas de ingerir alimentos sólidos.
  • Utilice gotas de solución salina y un aspirador para eliminar el moco de la nariz.
  • Utilice un vaporizador de vapor frío en la habitación mientras su hijo está durmiendo.
  • Siéntese en un baño lleno de vapor con su hijo. Deje correr el agua caliente en la ducha o la bañera y cierre la puerta.
  • Pregúntele a su médico si puede darle a su hijo acetaminofeno (como Tylenol pediátrico) si tiene fiebre. No le dé aspirinas a su hijo. La aspirina se ha asociado con el síndrome de Reye, una enfermedad rara del cerebro y el hígado.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo hacer que mi hijo esté más cómodo?
  • ¿Durante cuánto tiempo mi hijo contagiará?
  • ¿Debo aislar a mi hijo de mis otros hijos mientras esté enfermo?
  • ¿Cuánto tiempo debe permanecer mi hijo en casa, sin ir a la guardería?
  • Si los síntomas de mi hijo empeoran, ¿cuándo debo llamar a mi médico?
  • Mi hijo tiene asma. ¿Podría esto desencadenar un ataque de asma?
  • ¿Un nebulizador será de ayuda para mi hijo?
  • ¿Existe algún medicamento que le pueda suministrar a mi hijo?

Anuncio