Ataque cardíaco

¿Qué es un ataque cardíaco?

Un ataque cardíaco (que también se llama infarto de miocardio y síndrome coronario agudo) se produce cuando parte del músculo cardíaco se daña o muere debido a que no está recibiendo suficiente cantidad de oxígeno. Normalmente, la sangre de las arterias coronarias lleva oxígeno al músculo cardíaco. La mayoría de los ataques cardíacos se producen cuando una obstrucción hace más lento o detiene el flujo de sangre a través de estas arterias.

Los ataques cardíacos son, por lo general, tratables cuando se los diagnostica con rapidez. Sin embargo, sin tratamiento, los ataques cardíacos pueden ser mortales.

¿Qué deben saber las mujeres sobre los ataques cardíacos?

Las mujeres tienen menos probabilidades de sobrevivir a los ataques cardíacos que los hombres. Nadie sabe por qué. Tal vez se deba a que las mujeres no buscan ni reciben tratamiento tan pronto como los hombres, o no reconocen los síntomas de un ataque cardíaco, los cuales pueden ser distintos de los que experimentan los hombres. Tal vez se deba a que los corazones y los vasos sanguíneos de las mujeres son más pequeños y se dañan con más facilidad. Los médicos están trabajando para averiguar las respuestas a estas preguntas. Claramente, tiene sentido prevenir los problemas cardíacos antes de que comiencen.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del ataque cardíaco?

Los síntomas del ataque cardíaco podrían incluir:

  • Molestias en el pecho, que podrían sentirse como dolor, presión, opresión, pesadez o ardor (que también se llama angina).
  • Dolor o molestias en el cuello, los hombros, la mandíbula inferior, los brazos, la parte superior de la espalda o el abdomen.
  • Falta de aire que dura más de algunos segundos.
  • Sentirse aturdido, mareado o a punto de desmayarse.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Sudoración inusual.
  • Fatiga abrumadora.
  • Sentirse ansioso.
  • Palpitaciones cardíacas (sentir que el corazón late realmente rápido o fuera de ritmo).

¿Son los síntomas del ataque cardíaco distintos en el caso de las mujeres?

Como en el caso de los hombres, el síntoma más común de ataque cardíaco para las mujeres es dolor o molestias en el pecho. Sin embargo, las mujeres también pueden tener un ataque cardíaco sin tener ningún dolor de pecho. Las mujeres deben estar especialmente alertas a otros síntomas posibles de ataque cardíaco, que incluyen falta de aire, sudoración, fatiga y mareos.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de ataque cardíaco?

Si cree que está teniendo un ataque cardíaco, es importante buscar tratamiento de inmediato. Siga estos pasos:

  • Llame al 911 o llame a una ambulancia de inmediato. No conduzca usted hasta el hospital.
  • Después de llamar para pedir ayuda médica de emergencia, mastique y trague 1 aspirina para adultos sin recubrir (325 mg) o 4 aspirinas para bebé sin recubrir (81 mg cada una). Si es alérgico a la aspirina, no la tome.
  • Si usted está solo, quite el cerrojo a la puerta para permitir que el personal de emergencia ingrese en su hogar.
  • Siéntese en una silla cómoda y espere a que llegue la ayuda.
  • Deje un teléfono cerca.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa del ataque cardíaco?

Se produce un ataque cardíaco cuando parte del músculo cardíaco se daña o muere porque no está recibiendo una suficiente cantidad de oxígeno. Las arterias que llevan la sangre y el oxígeno al corazón se llaman arterias coronarias. Si se producen obstrucciones en una o más de las arterias coronarias puede reducirse el flujo de sangre y de oxígeno al corazón.

Por lo general, una obstrucción comienza con aterosclerosis. La aterosclerosis es la acumulación de depósitos grasos (que se llaman placa) dentro de las arterias y el endurecimiento de las paredes de las arterias. La acumulación es como el sarro que se acumula en una tubería y hace más lento el flujo de agua. Cuando la placa se resquebraja o se daña, pueden formarse coágulos de sangre. Si se forma un coágulo en una o más de las arterias coronarias, este puede hacer más lento o detener el flujo de sangre al corazón.

Factores de riesgo de ataque cardíaco

  • Hábito de fumar.
  • Diabetes.
  • Edad: El riesgo aumenta para los hombres mayores de 45 años y para las mujeres mayores de 55 años (o después de la menopausia). Alrededor del 83% de las personas que mueren de enfermedades cardíacas tienen 65 años o más.
  • Nivel de colesterol alto.
  • Presión arterial alta.
  • Antecedentes familiares de ataque cardíaco.
  • Raza: Los afroamericanos, los estadounidenses de origen mexicano, los nativo-americanos y los hawaianos nativos tienen un mayor riesgo.
  • Aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).
  • Falta de ejercicio.
  • Estrés.
  • Obesidad.
  • Sexo (género): Hay más hombres que tienen ataques cardíacos, aunque las enfermedades cardíacas son la causa principal de muerte para las mujeres estadounidenses.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica un ataque cardíaco?

Es posible que deban realizarse varias pruebas para determinar la causa de sus síntomas.

  • Electrocardiograma (ECG, por sus siglas en inglés, o a veces, EKG): Su médico querrá que usted se realice un ECG. Esta prueba registra la actividad eléctrica de su corazón. Puede ayudar a diagnosticar los problemas relacionados con el ritmo cardíaco o cualquier daño que la disminución del flujo de sangre pudiera haber causado al corazón.
  • Análisis de sangre: Es probable que su médico indique análisis de sangre para ayudar a diagnosticar sus síntomas. Cuando no fluye una suficiente cantidad de sangre al corazón, hay proteínas especiales que entran en el sistema sanguíneo. Un simple análisis de sangre puede detectar estas proteínas. Es probable que su médico quiera realizarle varios análisis de sangre durante las primeras 24 a 48 horas después de que comiencen sus síntomas.

Otras pruebas que su médico podría recomendarle incluyen:

    • Ecocardiograma: Esta prueba envía ondas sonoras que le permiten a su médico obtener imágenes del corazón. Las imágenes indican a su médico cuán bien está bombeando sangre el corazón. También indica si hay problemas en las válvulas cardíacas.
    • Radiografía de tórax: Esta prueba le permite a su médico evaluar el tamaño y la forma del corazón. También indica si hay congestión (líquido) en los pulmones.
    • Diagnóstico por imágenes nucleares: Esta prueba implica inyectar una cantidad muy pequeña de una sustancia radiactiva en la sangre. Esta sustancia llega hasta el corazón. Luego, una cámara especial o escáner usa la sustancia radiactiva para producir imágenes que muestran cuán bien está bombeando sangre el corazón. La sustancia radiactiva es segura y se elimina por completo del cuerpo después de terminarse la prueba.
    • Angiografía coronaria: Esta prueba se llama, a veces, cateterismo cardíaco. En esta prueba, se inserta un tubo largo en un vaso sanguíneo. El tubo se guía hasta el corazón o las arterias que llevan sangre al corazón. Luego, se inyecta una sustancia en el tubo. Esta sustancia es visible mediante rayos X. Esto permite a su médico ver dónde se encuentra la obstrucción que provocó la disminución en el flujo de sangre al corazón.

Tratamiento

¿Cómo se trata el ataque cardíaco?

El tratamiento dependerá de la causa de sus síntomas Si tiene un caso agudo de angina (dolor de pecho), es probable que su médico le recete nitroglicerina. La nitroglicerina puede aliviar temporalmente sus síntomas y mejorar el flujo de sangre al corazón. Lo hace ensanchando las arterias que llevan sangre al corazón.

Si está teniendo un ataque cardíaco, su médico podría recetarle un medicamento que se llama trombolítico o podría optar por hacer una angiografía y, posiblemente, realizar una angioplastia o colocar un stent. Un fármaco trombolítico puede ayudar a disolver el coágulo de sangre que obstruye la arteria coronaria. Una angioplastia es un procedimiento en el cual se introduce por una arteria del brazo o de la pierna un diminuto globo que llega al corazón. El globo empuja y abre las arterias coronarias obstruidas. En la arteria donde se encontraba la obstrucción podría colocarse una pequeña varilla de metal, que se llama stent, para mantener abierta la arteria.

Si una angioplastia y/o la colocación de stent no son adecuadas, es posible que deba someterse a cirugía de derivación vascular de las arterias coronarias. Esta es una cirugía mayor, en la cual el médico toma varias venas de las piernas y/o una arteria de la parte superior del cuerpo para hacer una derivación vascular y puentear las obstrucciones de las arterias coronarias. La cirugía de derivación vascular coronaria permite que la sangre fluya al área del corazón que se encuentra detrás de la obstrucción.

Independientemente del tratamiento que su médico elija para usted, cuanto antes obtenga ayuda médica, mayores serán sus probabilidades de sobrevivir a un ataque cardíaco. No demore la obtención de atención médica inmediata si está experimentando síntomas de ataque cardíaco.

El tratamiento del ataque cardíaco también incluye medicamentos que lo ayudarán incluso después de que usted deja el hospital. Estos medicamentos ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, previenen la formación de coágulos y reducen los riesgos de tener otro ataque cardíaco. Estos medicamentos incluyen: aspirina, betabloqueantes, estatinas, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés) y aceite de pescado. Su médico recetará los medicamentos que sean adecuados para usted.

Si tuvo un ataque cardíaco, su médico también hablará con usted sobre los cambios en el estilo de vida que usted puede hacer para evitar tener más problemas cardíacos.

¿Qué es un programa de rehabilitación cardíaca?

Antes de dejar el hospital, es probable que su médico hable con usted sobre inscribirse en un programa de rehabilitación cardíaca. Un programa de rehabilitación cardíaca proporciona información que lo ayudará a entender sus factores de riesgo. El programa también lo guiará para comenzar un estilo de vida saludable para el corazón que pueda prevenir futuros problemas cardíacos. También obtendrá información sobre el ejercicio y la dieta, y cómo alcanzar y mantener un peso saludable. También obtendrá información sobre las maneras de controlar su nivel de estrés, la presión arterial y los niveles de colesterol.

Su programa de rehabilitación cardíaca probablemente comenzará mientras aún esté en el hospital. Después de que deje el hospital, su rehabilitación continuará en un centro de rehabilitación. El centro de rehabilitación podría estar en el hospital o en otra ubicación.

La mayoría de los programas de rehabilitación cardíaca duran de 3 a 6 meses. Su médico hablará con usted sobre la frecuencia con la que deberá asistir al programa Una vez que usted se inscribe en un programa de rehabilitación cardíaca, es muy importante tener una asistencia regular. Cuanto más aprenda y cuantos más cambios realice en el estilo de vida, a fin de vivir una vida saludable para el corazón, mejores serán sus probabilidades de prevenir problemas cardíacos adicionales en el futuro.

Medicamentos

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, probablemente su médico le haya recetado medicamentos que usted deberá tomar durante mucho tiempo. Estos medicamentos ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, prevenir la formación de coágulos de sangre y reducir los riesgos de tener problemas cardíacos adicionales en el futuro.

A continuación, se incluye una descripción general de los medicamentos que, por lo general, se recetan para tratar el ataque cardíaco e información sobre sus beneficios, sus riesgos y sus efectos secundarios. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre los medicamentos que está tomando, asegúrese de consultar a su médico para obtener más información.

Inhibidores de la ACE

Los inhibidores de la ACE son un grupo de fármacos que pueden ayudar si el corazón no está bombeando bien la sangre. Este tipo de medicamentos mejora el flujo de sangre ayudando a abrir (dilatar) las arterias y a reducir la presión arterial.

Si usted tiene ACS, su médico podría recomendarle que tomara un inhibidor de la ACE, solo o en combinación con otros medicamentos, como un diurético o un betabloqueante.

Efectos secundarios. Los inhibidores de la ACE, por lo general, no provocan efectos secundarios molestos. El efecto secundario más común es una tos seca. Los efectos secundarios menos frecuentes incluyen mareos, disminución del apetito, fatiga (sentirse sin energía), problemas en los riñones y el aumento del nivel de potasio en la sangre.

Riesgos. Debido a que los inhibidores de la ACE pueden provocar defectos de nacimiento, las mujeres embarazadas no deben tomar este tipo de medicamentos.

En raras ocasiones, los inhibidores de la ACE pueden provocar una reacción alérgica grave (que se llama reacción anafiláctica) que provoca hinchazón en determinadas áreas del cuerpo. Esta reacción es más común en las personas de raza negra y en las personas que fuman. Puede poner la vida en peligro. Usted debe recibir atención médica inmediata si después de tomar un inhibidor de la ACE se produce hinchazón.

Aspirina

Su médico podría recomendarle que tome una dosis baja de aspirina todos los días. La aspirina ayuda a impedir que se formen coágulos en la sangre. Los coágulos de sangre pueden obstruir las arterias que llevan sangre y oxígeno al corazón (que se llaman arterias coronarias). Las obstrucciones en las arterias coronarias aumentan el riesgo de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes de la aspirina incluyen náuseas y malestar estomacal. Algunas personas se sienten nerviosas o tienen dificultad para dormirse cuando toman aspirina. Llame a su médico si sus síntomas son graves.

Riesgos. La aspirina puede aumentar su riesgo de tener úlcera estomacal y sangrado gastrointestinal (sangrado en el estómago y el intestino). Los médicos, por lo general, recetan una dosis baja de aspirina (entre 81 mg por día y 162 mg por día) en el caso de las personas que tienen ACS. La dosis baja brinda los mismos beneficios que una dosis más alta, pero trae aparejado un menor riesgo de provocar sangrado interno.

Hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios de la terapia con aspirina. Este le recetará la dosis de aspirina que sea adecuada para usted y le indicará exactamente cómo tomarla.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes son un grupo de fármacos que reducen la frecuencia cardíaca y la presión arterial. También ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, a reducir el dolor de pecho y a prevenir daños adicionales al corazón.

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es posible que su médico le recete un betabloqueante. Es posible que le recomiende que tome un betabloqueante, solo o en combinación con otros medicamentos, como un diurético o un inhibidor de la ACE.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios de los betabloqueantes tienden a ser leves. Los efectos secundarios comunes incluyen manos frías, fatiga, mareos y debilidad. Los efectos secundarios menos comunes incluyen falta de aire, dificultad para dormir, depresión y disminución del impulso sexual.

Riesgos. Los betabloqueantes no se recomiendan en el caso de las personas que tienen asma. Este tipo de medicamentos puede desencadenar ataques de asma graves.

Los betabloqueantes pueden hacer que sea difícil reconocer los signos de un nivel bajo de azúcar en la sangre (como los latidos cardíacos rápidos) en las personas que tienen diabetes. Si usted tiene diabetes, es probable que su médico le indique que se controle a menudo el nivel de azúcar en la sangre.

La suspensión abrupta de los betabloqueantes aumenta el riesgo de tener problemas cardíacos. Si necesita dejar de tomar betabloqueantes, es importante hacerlo en forma gradual, de acuerdo con las instrucciones de su médico.

Fármacos antiplaquetarios

Los fármacos antiplaquetarios se recetan, a veces, junto con terapia de aspirina. Este tipo de medicamentos ayuda a prevenir los coágulos de sangre no permitiendo que determinadas células presentes en la sangre (que se llaman plaquetas) se aglutinen. Esto reduce el riesgo de que se produzcan obstrucciones en las arterias coronarias, las cuales pueden provocar un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Efectos secundarios. Algunos efectos secundarios comunes de los fármacos antiplaquetarios incluyen náuseas, malestar estomacal, dolor de estómago, diarrea, comezón y sarpullido. Hable con su médico si experimenta efectos secundarios mientras toma este medicamento.

Riesgos. Debido a que los fármacos antiplaquetarios previenen la formación de coágulos de sangre, también pueden aumentar el riesgo de sangrado grave en algunas personas.

Diuréticos

Los diuréticos (que también se llaman píldoras para orinar) ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de sodio (sal) y de líquido. Este tipo de medicamentos reduce la presión arterial disminuyendo la cantidad de líquido que fluye a través de los vasos sanguíneos.

Los diuréticos se recetan habitualmente para tratar la presión arterial alta. A veces, se usan en combinación con betabloqueantes e inhibidores de la ACE.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes de los diuréticos incluyen el aumento de la orina, el aumento de la sed, fatiga, calambres musculares y presión arterial baja. Los efectos secundarios menos comunes incluyen el aumento del nivel de azúcar en la sangre, el aumento del colesterol, periodos menstruales irregulares en las mujeres e impotencia en los hombres.

Riesgos. Las personas que toman diuréticos pueden tener una cantidad de potasio en la sangre que sea demasiado alta o demasiado baja, según el tipo de diurético que tomen.

Estatinas

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es posible que su médico le recete una estatina. Las estatinas son un grupo de fármacos que se usan para reducir los niveles de colesterol “malo” (que también se llama LDL o lipoproteína de baja densidad). Las estatinas también ayudan a aumentar los niveles de colesterol “bueno” (que también se llama HDL o lipoproteína de alta densidad).

La mayoría de las personas que toman estatinas deberán continuar tomando este tipo de medicamentos durante el resto de su vida.

Efectos secundarios. El dolor muscular es el efecto secundario más común de las estatinas. El dolor puede ser leve o intenso. Los efectos secundarios menos comunes incluyen náuseas, diarrea, gases y estreñimiento. Las personas que toman estatinas también pueden desarrollar sarpullido. Este efecto secundario es más común cuando se toma estatina en combinación con otro fármaco que se usa para reducir los niveles de colesterol (que se llama niacina).

Usted tiene un riesgo más alto de presentar efectos secundarios a causa de las estatinas si:

Algunas personas pueden sentirse desalentadas por los efectos secundarios provocados por las estatinas. Sin embargo, por lo general los efectos secundarios no ponen la vida en peligro. Su médico puede ayudarlo a descubrir maneras de manejarlos. Si a usted le preocupa los efectos secundarios, hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios de tomar estatinas.

Riesgos. En algunas personas, las estatinas pueden provocar daño hepático. Es probable que su médico le recomiende que se realice una prueba de la función hepática en forma periódica.

      • Es una mujer.
      • Tiene 65 años o más.
      • Tiene una enfermedad del hígado o de los riñones.
      • Tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.
      • Toma varios tipos de medicamentos.

Complicaciones

¿Qué tiene que ver la depresión con el ataque cardíaco que tuve?

La depresión es común después de un ataque cardíaco. Una de cada 3 personas que tienen un ataque cardíaco informa sentimientos de depresión. Las mujeres, las personas que han tenido depresión antes y las personas que se sienten solas y sin apoyo social ni emocional tienen un riesgo más alto de tener depresión después de un ataque cardíaco.

Muchas personas que tienen depresión no la reconocen, no buscan ayuda ni reciben tratamiento. Estar deprimido puede hacer que sea más difícil para usted recuperarse físicamente. Sin embargo, la depresión puede tratarse.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad clínica, igual que la diabetes o la presión arterial alta. Entre los síntomas emocionales y físicos de la depresión, se incluyen muchos de los siguientes:

      • Sentirse triste o llorar a menudo (estado de ánimo deprimido).
      • Perder interés en las actividades cotidianas que solían ser divertidas.
      • Cambios en el apetito y el peso.
      • Dormir demasiado o tener problemas para dormir.
      • Sentirse agitado, malhumorado o perezoso.
      • Pérdida de energía.
      • Sentirse muy culpable o sin ningún valor.
      • Problemas para concentrarse o tomar decisiones.
      • Pensamientos de muerte o de suicidio.

¿Cómo sabré si estoy deprimido?

Las personas que están deprimidas tienen parte de los síntomas de la lista anterior casi todos los días, todo el día, durante 2 o más semanas. El estado de ánimo deprimido y la pérdida de interés en las actividades cotidianas son dos de los síntomas más comunes.

Si tiene algunos de los síntomas de depresión o todos ellos, consulte a su médico de familia. Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas, su salud y los antecedentes de problemas de salud de su familia.

Obtenga más información sobre la depresión.

Prevención

¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir el ataque cardíaco?

Un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir el síndrome coronario agudo (ACS, por sus siglas en inglés). Esto incluye:

      • Si fuma, dejar el hábito, y evitar el humo de segunda mano.
      • Mantener una dieta saludable baja en grasas y baja en colesterol.
      • Hacer ejercicio en forma regular.
      • Manejar el estrés.
      • Controlar la presión arterial.
      • Controlar el nivel de azúcar en la sangre si tiene diabetes.
      • Consulte a su médico en forma regular para realizarse chequeos.

¿Deberé tomar medicamentos por el resto de mi vida?

Probablemente. Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es probable que su médico quiera que usted tome determinados medicamentos durante mucho tiempo para reducir su riesgo de tener problemas cardíacos adicionales. Su médico puede responder cualquier pregunta que usted tenga sobre estos medicamentos, como los beneficios y los riesgos de tomarlos.

La aspirina puede reducir el riesgo de tener un ataque cardíaco. Su médico podría recomendarle que tome una dosis baja de aspirina todos los días para evitar que se le formen coágulos en la sangre que podrían, finalmente, obstruir las arterias. Hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios de la terapia con aspirina.

Los fármacos antiplaquetarios también pueden ayudar a detener la formación de coágulos de sangre. Los coágulos de sangre pueden obstruir las arterias que llevan sangre y oxígeno al corazón (que se llaman arterias coronarias) y provocar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Es especialmente importante tomar estos fármacos durante, al menos, un año si se le ha colocado un stent en el corazón.

Los betabloqueantes son un grupo de fármacos que reducen la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón.

Los inhibidores de la ACE son un grupo de fármacos que pueden ayudar si el corazón no está bombeando bien la sangre. Este medicamento ayuda a abrir (dilatar) las arterias y reducir la presión arterial. Esto mejora el flujo de sangre.

Las estatinas son un grupo de fármacos que se usan para reducir el colesterol “malo” (que también se llama lipoproteína de baja densidad [LDL, por sus siglas en inglés]) y podría ayudar a aumentar el colesterol “bueno” (que también se llama lipoproteína de alta densidad [HDL, por sus siglas en inglés]). Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es posible que su médico le recete una estatina.

Soy mujer. ¿Puede la terapia de reemplazo de estrógeno reducir mi riesgo de tener una enfermedad cardíaca?

No. Los médicos indicaban la terapia de reemplazo de estrógeno, que también se llama terapia de reemplazo hormonal (HRT, por sus siglas en inglés), porque tenían la esperanza de que pudiera ayudar a brindar protección contra determinadas enfermedades, además de tratar los síntomas de la menopausia. Alguna vez se pensó que la HRT podría ayudar a proteger contra las enfermedades cardíacas. Hay nuevos estudios que muestran que cuando se trata de la salud cardíaca, en realidad, la HRT es más perjudicial que beneficiosa. Si está recibiendo HRT para ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas, hable con su médico sobre si debe suspenderla.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable del ataque cardíaco que tuve?
  • ¿Cuán grave fue el ataque cardíaco que tuve?
  • ¿Qué tratamiento recomienda? ¿Necesito tomar medicamentos? ¿Necesito cirugía?
  • ¿Necesito participar en un programa de rehabilitación cardíaca?
  • ¿Cuándo puedo retomar mi actividad física y sexual normal?
  • ¿Cuál es mi riesgo de tener otro ataque cardíaco?
  • ¿Tienen mis familiares un mayor riesgo de tener un ataque cardíaco?
  • ¿Necesito tomar uno o más medicamentos para prevenir otro ataque cardíaco?
  • ¿Interactuará(n) el (los) medicamento(s) con uno o más de los medicamentos que ya estoy tomando?
  • ¿Qué cambios en el estilo de vida debo hacer en el hogar para prevenir otro ataque cardíaco?

Fuente

Assessment and Treatment of Depression Following Myocardial Infarction by TP Guck, PH.D., MG Kavan, PH.D., GN Elsasser, PHARM.D., and EJ Barone, M.D. (American Family Physician agosto 15, 2001, http://www.aafp.org/afp/20010815/641.html)

Portions of this article were supported by an educational grant from Daiichi Sankyo, lnc. and Lilly USA, LLC.