Ataque cardíaco | Medicamentos

Si ha tenido un ataque cardíaco, es probable que su médico le haya recetado medicamentos que deberá tomar durante mucho tiempo. Estos medicamentos:

  • Ayudan a mejorar el flujo sanguíneo a su corazón.
  • Previenen los coágulos sanguíneos.
  • Reducen su riesgo de tener más problemas cardíacos en el futuro.

El camino hacia una salud mejor

A continuación hay información sobre los medicamentos que se recetan comúnmente para tratar un ataque cardíaco. Esta incluye sus beneficios, riesgos y efectos secundarios. Si tiene preguntas o inquietudes sobre los medicamentos que está tomando, hable con su médico.

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

Los inhibidores de la ECA pueden ayudar si su corazón no bombea bien la sangre. Este tipo de medicamento mejora el flujo sanguíneo al ayudar a dilatar (abrir) las arterias. También disminuye la presión arterial.

Si tiene síndrome coronario agudo (SCA), su médico puede querer que tome un inhibidor de la ECA. Tener SCA significa que se ha reducido el flujo sanguíneo a su corazón. La causa podría ser una variedad de afecciones. Un inhibidor de la ECA podría ser el único medicamento que necesite. O su médico puede recetarle uno en combinación con otros medicamentos. Estos podrían incluir un diurético o un betabloqueante.

Efectos secundarios: Los inhibidores de la ECA no suelen causar efectos secundarios molestos. El efecto secundario más común es una tos seca. Algunos efectos secundarios incluyen:

  • Mareos.
  • Falta de apetito.
  • Fatiga (sentirse sin energía).
  • Problemas renales.
  • Un aumento en el nivel de potasio en la sangre.

Riesgos: Debido a que los inhibidores de la ECA pueden causar defectos de nacimiento, las mujeres embarazadas no deben tomar este medicamento.

En casos raros, los inhibidores de la ECA pueden provocar una reacción alérgica grave. Esta reacción puede causar inflamación en ciertas áreas del cuerpo. Es más común en personas afroamericanas y personas que fuman. Puede ser mortal. Debe recibir atención médica inmediata si experimenta inflamación después de tomar un inhibidor de la ECA.

Aspirina

Es posible que su médico quiera que tome una dosis baja de aspirina todos los días. La aspirina ayuda a evitar que su sangre forme coágulos. Los coágulos de sangre pueden obstruir las arterias que llevan sangre y oxígeno al corazón. Los bloqueos en estas arterias aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Efectos secundarios: Los efectos secundarios comunes de la aspirina incluyen náuseas y malestar estomacal. Algunas personas se sienten nerviosas o tienen dificultad para conciliar el sueño cuando toman aspirina. Llame a su médico si sus síntomas son molestos.

Riesgos: La aspirina puede aumentar su riesgo de úlceras estomacales. También puede causar sangrado en el estómago y los intestinos. Los médicos recetan una dosis baja de aspirina para las personas que tienen SCA. La dosis suele ser de entre 81 y 162 mg por día. La dosis baja proporciona los mismos beneficios que una dosis más alta. Pero hay menos riesgo de una hemorragia interna.

Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de la terapia con aspirina. Le recetará la dosis de aspirina adecuada para usted y le dirá cómo tomarla.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes reducen la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Ayudan a mejorar el flujo sanguíneo al corazón, reducen el dolor en el pecho y previenen más daños al corazón. Es posible que su médico quiera que tome un betabloqueante solamente. O puede querer que lo tome en combinación con otros medicamentos. Estos podrían incluir un diurético o un inhibidor de la ECA.

Efectos secundarios: Los efectos secundarios de los betabloqueantes tienden a ser leves. Los efectos secundarios comunes incluyen manos frías, fatiga, mareos y debilidad. Los efectos secundarios menos comunes incluyen dificultad para respirar, dificultad para dormir, depresión y disminución del deseo sexual.

Riesgos: Los betabloqueantes no se recomiendan para personas con asma. Este tipo de medicamento puede desencadenar ataques graves de asma.

Los betabloqueantes pueden hacer que sea difícil para las personas con diabetes reconocer signos de bajo nivel de azúcar en la sangre. Uno de estos signos es el latido cardíaco rápido. Si tiene diabetes, su médico probablemente le dirá que controle su azúcar en la sangre con frecuencia.

Suspender los betabloqueantes aumenta abruptamente el riesgo de problemas cardíacos. Si necesita dejar de tomar un betabloqueante, es importante que lo haga gradualmente. Siga las instrucciones de su médico con cuidado.

Antiplaquetarios

Los medicamentos antiplaquetarios ayudan a prevenir los coágulos de sangre. No permiten que ciertas células de la sangre (llamadas plaquetas) se agrupen. Esto reduce el riesgo de obstrucciones en las arterias coronarias, que pueden provocar un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular. A veces se prescriben junto con una terapia con aspirina.

Efectos secundarios: Algunos efectos secundarios comunes de los medicamentos antiplaquetarios incluyen:

  • náuseas
  • malestar estomacal
  • dolor de estómago
  • diarrea
  • comezón
  • erupción

Hable con su médico si experimenta efectos secundarios mientras toma este medicamento.

Riesgos: Debido a que los medicamentos antiplaquetarios evitan la coagulación de la sangre, pueden aumentar el riesgo de sangrado grave en algunas personas.

Diuréticos

Los diuréticos ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de sodio (sal) y líquidos. Reducen la cantidad de líquido que fluye a través de los vasos sanguíneos. Esto disminuye su presión arterial.

Los diuréticos se recetan comúnmente para tratar la presión arterial alta. A veces se usan en combinación con betabloqueantes e inhibidores de la ECA.

Efectos secundarios: Los efectos secundarios comunes de los diuréticos incluyen:

  • aumento de la micción
  • aumento de la sed
  • fatiga
  • calambres musculares
  • presión arterial baja

Los efectos secundarios menos comunes incluyen aumento del azúcar en la sangre, aumento del colesterol, períodos menstruales irregulares en las mujeres e impotencia en los hombres.