Manejo personal de su salud: usted está a cargo

Compartir:

¿Qué es una enfermedad crónica?

Existen dos clases principales de enfermedades: agudas y crónicas. Una enfermedad aguda no dura mucho tiempo. Desaparece ya sea por si sóla o en respuesta al tratamiento: como a tomar un medicamento o después de someterse a una cirugía. La faringitis por estreptococo es un ejemplo de una enfermedad aguda.

Una enfermedad crónica es continua. Le afecta su salud durante un período de tiempo largo: posiblemente durante toda la vida. En muchos casos no existe cura para una enfermedad crónica. La diabetes y la presión sanguínea alta son ejemplos de enfermedades crónicas.

¿Qué puedo hacer si tengo una enfermedad crónica?

Es importante comprender que su enfermedad crónica es un problema serio. Si usted no lo cree, nunca se sentirá motivado para manejar efectivamente su enfermedad. Manejar su enfermedad supone elegir opciones en su estilo de vida y usar tratamientos médicos prescritos para estar lo más saludable que sea posible. Su enfermedad crónica le puede causar más problemas en el futuro, a menos que usted cuide de su cuerpo.

Cuando usted tiene un problema de salud crónico es fácil sentirse agobiado e impotente; como si su vida la controlara la enfermedad. Por ejemplo, es probable que usted tenga que ponerse inyecciones de insulina todos los días, usar un inhalador o llevar un registro de su presión sanguínea. Sin embargo, usted puede tomar los pasos necesarios para controlar los efectos negativos que la enfermedad crónica ejerce sobre su salud. Una manera para tomar control es el manejo personal.

¿Qué es el manejo personal de la enfermedad crónica?

Manejo personal de la enfermedad crónica significa que usted toma responsabilidad de hacer lo que es necesario para manejar su enfermedad de manera efectiva. Es importante que usted se responsabilice de su salud pues las recomendaciones de tratamiento que su médico le hace no le van a servir de nada si usted no las cumple. El médico no puede tomar decisiones por usted o hacer que usted cambie su comportamiento. Sólo usted puede hacer estas cosas.

En el manejo personal, usted y su médico son socios en el cuidado. Su médico le puede dar consejo e información invaluables para ayudarle a lidiar con su enfermedad. Sin embargo, el plan de tratamiento que funciona mejor para una persona con su condición no necesariamente funcionará mejor para usted. Hable con su médico acerca de las distintas opciones de tratamiento disponibles y ayúdele a crear un plan que sea apropiado para usted. Después de todo, nadie sabe más que usted acerca de sus sentimientos, de sus acciones y de cómo le afecta su problema de salud.

Como parte del manejo persona,l también es responsabilidad suya pedir la ayuda que usted necesite para lidiar con su enfermedad. Este apoyo puede provenir de amigos y miembros de familia, al igual que de su médico o de un grupo de apoyo para personas con el mismo problema de salud.

¿Cómo puede ayudar el manejo personal a una persona que tiene una enfermedad crónica?

Una vez que usted ha decidido tomar un papel activo en el manejo de su enfermedad, usted y su médico pueden trabajar juntos para fijar metas que le ayudarán a mejorar su salud. Estas metas harán parte de un plan de tratamiento general.

Escoja un problema. Mire con honestidad los aspectos no saludables de su estilo de vida. Comience con un comportamiento en particular que usted desearía cambiar con el objeto de tener un mejor control de su enfermedad. Por ejemplo, usted podría decidir que no come la cantidad suficiente de vegetales que debiera, que no hace suficiente ejercicio o que no se toma los medicamentos como su médico le indica.

Sea específico o específica. Una vez que ha identificado el problema, describa una meta específica para lidiar con éste. Entre más específica sea su meta más probabilidad de éxito va a tener. Por ejemplo, en vez de decir "voy a hacer más ejercicio" decida que tipo de ejercicio va a hacer. Especifique qué días de la semana va a hacer ejercicio y a qué horas del día lo va a hacer. Su nueva meta podría ser: "Durante mi hora de almuerzo los lunes, miércoles y viernes voy a caminar una milla en el parque".

Planifique con tiempo. Después de haber descrito su meta, piense en cosas que podrían salir mal y planee cómo lidiar con ellas. Por ejemplo, si llueve y no puede ir al parque, ¿adónde va a ir a caminar? Si usted planea cómo va a manejar los problemas con anterioridad éstos no van a prevenir el que usted cumpla sus metas.

Verifique su nivel de confianza. Hágase la pregunta: ¿"Qué tan confiado estoy de que voy a poder cumplir esta meta?" Si la respuesta es "No muy confiado" es probable que usted tenga que fijarse una meta más realista.

Haga un seguimiento. A medida que usted trabaja para lograr su meta, comuníquese con su médico para dejarle saber a él o ella cómo le está yendo. Si está teniendo dificultad para seguir el plan, hable con su médico para determinar la razón de esto. Los obstáculos que le atrasan, pueden ser experiencias que le enseñan y le ayudan a elaborar un plan nuevo para lograr cumplir su meta con éxito.

Una de las cosas más importantes que debe recordar es que usted puede cambiar su comportamiento. A pesar de que su enfermedad le haga sentirse impotente a veces, si usted trabaja con su médico para fijar las metas y si se responsabiliza de hacer los necesario para cumplirlas, usted hará cambios que serán conductivos a mejorar su salud.

Otras Organizaciones

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/14
Creado: 09/05

Compartir: