Vacunas antineumocócicas para personas mayores

¿Qué es una vacuna neumocócica?

Una vacuna neumocócica es una inyección que puede prevenir la enfermedad neumocócica. Una enfermedad neumocócica es cualquier enfermedad causada por una bacteria neumocócica, incluida la neumonía. De hecho, la causa más común de neumonía son las bacterias neumocócicas. Este tipo de bacteria también puede causar infecciones del oído, infecciones sinusales y meningitis.

Los adultos de 65 años o más se encuentran entre los grupos de mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica.

Para prevenir la enfermedad neumocócica, existen dos tipos de vacunas antineumocócicas: la vacuna antineumocócica de polisacáridos (PPSV23) y la vacuna conjugada neumocócica (PCV13).

¿Qué es PPSV23?

PPSV23 protege contra 23 tipos de bacterias que causan la enfermedad neumocócica. Se recomienda para todos los adultos de 65 años y mayores. Cualquier persona con ciertas condiciones médicas que tenga 2 años o más también puede necesitar la vacuna.

La mayoría de las personas solo necesitan una dosis de PPSV23. Pero incluso si ya ha recibido una dosis antes de cumplir 65 años, debe recibir otra dosis de PPSV23 después de cumplir 65 años. Su médico también puede recomendarle que reciba una dosis de otro tipo de vacuna antineumocócica, PCV13.

¿Qué es PCV13?

PCV13 es una vacuna que protege contra 13 tipos diferentes de bacterias que causan la enfermedad neumocócica. Los bebés y niños pequeños generalmente reciben 4 dosis de PCV13: a los 12-15 meses de edad y luego a las edades de 2, 4 y 6. También se recomienda que cualquier persona de 2 años o más reciba PCV13 si tiene ciertas condiciones médicas y aún no han recibido la vacuna.

Su médico de familia puede decidir darle PCV13 si tiene 65 años o más. Él o ella le explicará que, si no tiene una condición inmunocomprometida, una fuga de líquido cefalorraquídeo o un implante coclear, es posible que no tenga que vacunarse. Sin embargo, debido a que ayuda a prevenir la neumonía, se recomienda que elija ponérsela de todos modos. Usted y su médico de familia tomarán esta decisión juntos.

El camino hacia una mejor salud

Las vacunas antineumocócicas pueden protegerlo contra la neumonía, que es contagiosa y se propaga por contacto cercano de persona a persona. La neumonía es una infección de los pulmones y puede provocar muchos síntomas, que incluyen:

  • tos
  • fiebre
  • dificultad para respirar
  • escalofríos
  • dolor en el pecho
  • tos con mucosidad

Para las personas mayores, la neumonía puede ser muy grave y potencialmente mortal. Esto es especialmente cierto si tienen una condición crónica, como diabetes o EPOC. La neumonía también puede desarrollarse después de haber tenido gripe o un virus respiratorio como COVID-19. Es extremadamente importante mantenerse al día con las vacunas de la gripe cada año, además de las vacunas antineumocócicas.

Si bien PPSV23 y PCV13 no protegen contra todos los tipos de neumonía, pueden hacer que sea menos probable que experimente complicaciones graves, y posiblemente mortales, de la enfermedad.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia recomienda que las personas de la tercera edad que no hayan recibido ninguna vacuna antineumocócica reciban primero una dosis de PCV13 y luego una dosis de PPSV23 entre 6 y 12 meses después. Las vacunas no pueden administrarse al mismo tiempo. Si recientemente ha recibido una dosis de PPSV23, su médico esperará al menos un año para administrarle PCV13.

Aspectos a tener en cuenta

Es importante hablar con su médico de familia antes de vacunarse. Informe a su médico si ha tenido una reacción alérgica a las vacunas en el pasado o si tiene alguna alergia grave. También debe decirle si se siente enfermo. Las personas con enfermedades menores, como un resfriado, aún pueden vacunarse. Pero si tiene una enfermedad moderada o grave, es posible que su médico quiera que espere hasta que se sienta mejor antes de recibir una vacuna.

Es posible tener una reacción a la vacuna. Si experimenta alguno de los siguientes síntomas después de ponerse cualquiera de las vacunas, asegúrese de informar a su médico.

  • enrojecimiento, hinchazón o dolor en el sitio de inyección
  • pérdida del apetito
  • fiebre
  • pérdida de energía
  • dolor de cabeza
  • escalofríos
  • irritabilidad

Si ve signos de una reacción alérgica grave después de abandonar el consultorio de su médico, llame al 911 y vaya al hospital de inmediato.

 Preguntas que hacerle a su médico

  • ¿Cuándo debo pedir cita para recibir cada tipo de vacuna antineumocócica?
  • ¿Debo ponerme las vacunas si he tenido neumonía recientemente?
  • ¿Debo esperar a cumplir 65 años antes de recibir cada dosis de vacunas antineumocócicas?
  • Si tengo una reacción negativa a un tipo de vacuna antineumocócica, ¿es probable que tenga la misma reacción a la otra?

 Se proporcionaron fondos para el aumento de las tasas de inmunización neumocócica en adultos a través del Proyecto de capítulos estatales de AAFP (y este artículo) a través de subvenciones de Pfizer Independent Grants for Learning and Change (IGLC).