Regurgitación en los bebés

El término médico para “escupitajo” es reflujo gastroesofágico. Ocurre cuando la leche o los alimentos sólidos en el estómago vuelven a subir al esófago del bebé. El esófago es el tubo que conecta la boca y el estómago.

Escupir no es lo mismo que vomitar. Los bebés, por lo general, no se dan cuenta cuando escupen. El vómito es fuerte y doloroso.

Escupir es común en los bebés porque su sistema digestivo aún no está completamente desarrollado. La mayoría de las veces ocurre cuando han comido demasiado o han tragado aire mientras se alimentaban. Escupir es común para la mayoría de los bebés hasta aproximadamente el momento en que pueden comer alimentos sólidos (alrededor de los 6 meses a 1 año de edad).

Estos síntomas pueden ser aterradores, especialmente para los padres primerizos. En la mayoría de los casos, el simple hecho de escupir puede ser normal y no suele significar que el bebé tenga una alergia o intolerancia. La desaceleración o alteración de la alimentación suele mejorar estos síntomas.

Camino hacia el bienestar

Cada bebé escupe con una frecuencia y en cantidades diferentes. Hay cosas que puede hacer para ayudar a prevenir o facilitar los escupitajos.

Alimente a su bebé en posición vertical. Intente alimentarlo en un ambiente tranquilo para que su bebé no esté ansioso o distraído. Si amamanta, haga eructar a su bebé después de cada alimentación o cuando cambie de pecho. Si le da biberón, haga eructar a su bebé cada 3 a 5 minutos. Asegúrese de que el agujero de la tetina de la botella sea del tamaño adecuado. Si es demasiado grande, la leche puede salir demasiado rápido. Si es demasiado pequeño, se pueden formar burbujas de aire.

Después de alimentarlo, deje que el estómago de su bebé se asiente. Continúe manteniéndolo en posición vertical durante 20 a 30 minutos. Evite que se acueste o mueva demasiado.

Trate de no sobrealimentar a su bebé. Algunos bebés escupen menos si se les da menos leche en cada comida, pero aliméntelos con más frecuencia.

Aspectos para tener en cuenta

Escupir es complicado, pero es normal durante los primeros meses de su bebé. Rara vez implica asfixia, tos o dolor.

Sin embargo, debe ponerse en contacto con su médico si observa que su bebé:

  • no está aumentando de peso;
  • escupe una gran cantidad de leche (más de 1 o 2 cucharadas);
  • escupe o vomita con fuerza;
  • tiene menos pañales mojados de lo normal;
  • parece muy cansado o lento;
  • escupe líquido verde o marrón.

Consulte a su médico si su bebé tiene alguno de los síntomas mencionados anteriormente. Primero, su médico verificará si su bebé está sano y está creciendo bien. Luego, comprobará si su bebé tiene problemas respiratorios. Si su médico cree que su bebé está bien, no hay nada más que hacer.

Si el reflujo de su bebé está causando problemas de salud, su médico puede recetarle medicamentos. Este medicamento es el mismo que se usa para la acidez estomacal en adultos. El médico puede realizar otras pruebas si su bebé aún no aumenta de peso o desarrolla otros síntomas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿El escupitajo de mi bebé es normal o tiene un problema de reflujo?
  • ¿Qué está causando que mi bebé escupa y hay algo que pueda hacer para evitarlo?
  • ¿Mi bebé está escupiendo por una reacción a algo que él/ella o yo comimos?
  • ¿A qué edad puedo esperar que mi bebé deje de escupir?
  • ¿Mi bebé corre el riesgo de tener algún problema de salud?

Recursos

Institutos Nacionales de Salud, MedlinePlus: Escupir – Autocuidado