Regurgitación en los bebés

El término médico para “regurgitación” es reflujo gastroesofágico. Sucede cuando la leche o los alimentos sólidos en el estómago regresan al esófago de su bebé. El esófago es el tubo que conecta la boca y el estómago.

Regurgitar no es lo mismo que vomitar. Por lo general, los bebés no se dan cuenta cuando regurgitan. El vómito es enérgico y doloroso.

La regurgitación es común en los bebés porque su sistema digestivo aún no está completamente desarrollado. Ocurre con mayor frecuencia cuando han comido demasiado o han tragado aire mientras se alimentaban. La regurgitación es común para la mayoría de los bebés hasta el momento en que pueden comer alimentos sólidos (entre los 6 meses y el año de edad).

El camino al bienestar

Cada bebé es diferente con respecto a la frecuencia y la cantidad que regurgitan. Hay cosas que puede hacer para ayudar a prevenir o aliviar la regurgitación.

Alimente a su bebé en posición vertical. Trate de alimentarlo en un entorno tranquilo para que su bebé no esté ansioso o distraído. Si amamanta, haga eructar a su bebé después de cada alimentación o cuando cambie de seno. Si lo alimenta con un biberón, haga eructar a su bebé cada 3 a 5 minutos. Asegúrese de que el orificio en la tetina del biberón sea del tamaño correcto. Si es demasiado grande, la leche puede salir demasiado rápido. Si es demasiado pequeño, se pueden formar burbujas de aire.

Después de una comida, deje que el estómago de su bebé se asiente. Continúe sosteniéndolo en posición vertical de 20 a 30 minutos. Evite acostarlo o moverlo demasiado.

Trate de no sobrealimentar a su bebé. Algunos bebés regurgitan menos si les da menos leche en cada comida pero los alimenta con más frecuencia.

Aspectos a tener en cuenta

La regurgitación puede ser desagradable, pero es normal durante los primeros meses de su bebé. Raramente implica asfixia, tos o dolor.

Sin embargo, debe contactar a su médico si nota ciertos signos. Si su bebé:

  • No aumenta de peso.
  • Regurgita una gran cantidad de leche (más de 1 o 2 cucharadas).
  • Regurgita o vomita con fuerza.
  • Moja menos pañales de lo normal.
  • Parece muy cansado o inactivo.
  • Regurgita un líquido verde o marrón.

Cuándo consultar a su médico

Consulte a su médico si su bebé tiene alguno de los síntomas mencionados anteriormente. Primero, su médico se asegurará de que su bebé esté sano y creciendo bien. Luego, verificará si su bebé tiene problemas respiratorios. Si su médico cree que su bebé está bien, no se necesita hacer nada más.

Si el reflujo de su bebé está causando problemas de salud, su médico puede recetarle un medicamento. Este medicamento es el mismo que se usa para la acidez estomacal en adultos. El médico puede hacer otras pruebas si su bebé sigue sin aumentar de peso o desarrolla otros síntomas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi bebé está regurgitando de manera normal? ¿O tienen un problema de reflujo?
  • ¿Qué está causando que mi bebé regurgite y hay algo que pueda hacer para prevenirlo?
  • ¿Mi bebé regurgita debido a una reacción a algo que comió o que yo comí?
  • ¿A qué edad puedo esperar que mi bebé deje de regurgitar?
  • ¿Está mi bebé en riesgo de padecer problemas de salud?