Previniendo la gripe

Previniendo la gripe

¿Qué es la influenza?

La influenza (también conocida como "gripe") es una infección viral en la nariz, la garganta y los pulmones. Aproximadamente entre 10 y 20 por ciento de estadounidenses se contagian de influenza cada año. Algunas personas pueden enfermarse mucho a causa de la influenza.

La influenza puede causar fiebre, tos, dolor de garganta, secreción nasal o nariz congestionada, dolor de cabeza, dolores musculares y cansancio. La mayoría de personas se siente mejor después de 1 o 2 semanas. Sin embargo, para algunas personas, la influenza puede causar enfermedades graves como la neumonía. La vacuna contra la influenza puede ayudarle a protegerse de esta enfermedad.

¿Quién tiene mayor riesgo?

Las siguientes personas tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza:

  • Los niños pequeños, especialmente los que son menores de dos años de edad.
  • Adultos de 65 años de edad y mayores.
  • Todas las mujeres que están o quedarán embarazadas durante la temporada de influenza.
  • Las personas que viven en asilos de ancianos o centros de atención de largo plazo.
  • Las personas que tienen padecimientos de salud de largo plazo.

¿Cómo puedo evitar contraer la influenza?

La mejor manera para evitar contagiarse de influenza es ponerse la vacuna contra la influenza cada año. Debe ponerse la vacuna tan pronto como esté disponible cada otoño, aunque también puede ponérsela en cualquier momento durante la temporada de influenza (por lo general, hasta marzo). La vacuna está disponible por medio de una inyección o un aerosol nasal. Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que no se utilice la vacuna por medio del aerosol nasal para la temporada de gripe del 2016 y 2017. Hay información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y de otros grupos que demostró la poca o relativamente baja efectividad de la vacuna en aerosol nasal durante temporadas anteriores de influenza.

Cuando son más efectivas, las vacunas funcionan al exponer su sistema inmunológico a una forma inactiva del enfermedad infecciosa, más pequeño que las bacterias, que debe tener un huésped vivo para crecer y reproducirse.</p></div>" rel="tooltip">virus de la influenza. Su cuerpo acumulará anticuerpos contra el virus para protegerle de contraer la influenza. La vacuna en aerosol nasal contiene virus activos, pero debilitados. Usted no puede contraer la influenza por medio de la vacuna contra esta enfermedad o por medio de la vacuna en aerosol nasal.

También puede reducir su riesgo de contraer la influenza lavándose las manos con frecuencia, lo cual detiene la propagación de los gérmenes. Comer saludable, hacer ejercicio y dormir suficiente también es importante para la prevención de la influenza ya que ayudan a reforzar su sistema inmunológico.

Si está enfermo, asegúrese de cubrir su boca cuando tose y de lavar sus manos con frecuencia para prevenir contagiar de influenza a otras personas.

Es posible que algunas personas que reciben la vacuna se contagien de la influenza, pero podría ser un caso más leve que las personas que no están vacunadas.

¿Debo ponerme la vacuna contra la influenza?

Sí. Todas las personas de seis meses de edad o más deben ponerse la vacuna contra la influenza.

¿Hay alguien que no deba ponerse la vacuna contra la influenza?

Sí. Las siguientes personas deben hablar con su médico antes de ponerse la vacuna contra la influenza:

  • Las personas que hayan tenido una reacción alérgica grave a una vacuna contra la influenza en el pasado.
  • Las personas que tengan alergia a los huevos.
  • Las personas que hayan desarrollado anteriormente el síndrome Guillain-Barré (una reacción reversible que causa pérdida parcial o completa del movimiento de los células largas y delgadas que se contraen cuando son estimuladas.</p></div>" rel="tooltip">músculos, debilidad o una sensación de hormigueo en el cuerpo) en un plazo de seis semanas de haberse puesto la vacuna contra la influenza.
  • Los niños menores de seis meses de edad.

¿Hay alguien que no deba ponerse la vacuna en aerosol nasal?

Sí. Las siguientes personas deben hablar con su médico antes de ponerse la vacuna en aerosol nasal:

  • Los niños menores de dos años de edad.
  • Los adultos de 50 años de edad y mayores.
  • Las personas que tengan padecimientos de salud de largo plazo.
  • Las personas que tengan un sistema inmunológico débil.
  • Los niños o adolescentes que estén en una terapia de largo plazo con aspirina.
  • Las personas que tengan diabetes, enfermedad renal, enfermedad cardíaca o enfermedad de los pulmones.
  • Las personas con historial del síndrome de Guillain-Barré.
  • Mujeres embarazadas.
  • Las personas que hayan tenido una reacción alérgica grave a una vacuna contra la influenza en el pasado o que sean alérgicas a los huevos.

¿Es efectiva la vacuna en aerosol nasal?

Aunque las personas mencionadas anteriormente siempre deberán consultar con su médico sobre la vacuna en aerosol nasal, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que no se utilice la vacuna por medio del aerosol nasal para la temporada de gripe del 2016 y 2017. Hay información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y de otros grupos que demostró la poca o relativamente baja efectividad de la vacuna en aerosol nasal durante temporadas anteriores de influenza.

Si me pongo la vacuna contra la influenza, ¿aún puedo contraer la enfermedad?

Sí. Incluso con la vacuna contra la influenza, no está protegido al 100%. Cada año, la vacuna contra la influenza contiene diferentes cepas (clases) del virus. Las cepas elegidas son las que los científicos consideran que tienen mayor probabilidad de presentarse en los Estados Unidos ese año. Si la elección es correcta, la vacuna puede tener 70 a 90 por ciento de efectividad para prevenir la influenza en los adultos saludables. Incluso si contrae la influenza después de haber sido vacunado, sus síntomas contra la influenza pueden ser más leves que si no se puso la vacuna. También puede reducir el riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza.

Una nota sobre las vacunas

Algunas veces no se puede producir la cantidad necesaria de ciertas vacunas para cubrir a todas las personas que las necesitan. Información adicional...

¿Es segura la vacuna?

Sí. La vacuna contra la influenza es segura. Existen pocos efectos secundarios. Si le pusieron la vacuna contra la influenza, su brazo podría estar adolorido por varios días. Usted podría tener fiebre baja, sentirse cansado o tener dolor muscular durante un breve período. Si recibió la vacuna en aerosol nasal, podría tener secreción nasal, dolor de cabeza, tos o dolor de garganta.

¿Puedo ponerme la vacuna contra la influenza si estoy embarazada o amamantando?

Si está embarazada durante la temporada de influenza, no puede ponerse la vacuna en aerosol nasal. Sin embargo, se recomienda que las mujeres que piensen quedar embarazadas durante la temporada de influenza se pongan la vacuna. El embarazo puede aumentar el riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza.

También es seguro ponerse la vacuna contra la influenza mientras está amamantando a su bebé. La vacuna contra la influenza no puede causar que su bebé lactante se enferme.

¿Qué son los medicamentos antivirales contra la influenza?

Los medicamentos antivirales contra la influenza son medicamentos con receta médica que se pueden usar para ayudar a tratar la influenza. Si usted toma uno de estos medicamentos en el plazo de dos días de haberse enfermado, esta puede reducir sus síntomas, disminuir la cantidad de tiempo que esté enfermo y hacer que sea menos contagioso para otras personas. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen la influenza mejoran sin usar un medicamento antiviral contra la influenza. Su médico decidirá si uno de estos medicamentos es adecuado para usted.

¿En dónde puedo obtener más información sobre la vacuna contra la influenza?

Para obtener más información, puede llamar a la línea directa nacional de información de vacunación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades a estos números:

1-800-232-2522 (inglés)

1-800-232-0233 (español)

Otras Organizaciones

Las Citas