Previniendo la gripe

A medida que se acerca el otoño de cada año, marca el momento de los cambios climáticos, las vacaciones con la familia y la tos, los estornudos, el dolor de garganta y los dolores de cabeza. Cuando se presentan estos síntomas, ¿cómo saber si tiene un resfriado común o gripe?

El resfriado común y la gripe (o influenza) son enfermedades respiratorias contagiosas causadas por virus. Comparten muchos síntomas similares, pero son 2 condiciones diferentes.

Los síntomas del resfriado son por lo general más leves. Se desarrollan lentamente y pueden incluir:

  • fiebre de hasta 102°F (38°C)
  • secreción o congestión nasal (a menudo con secreción de color verde o amarilla)
  • dolor de garganta
  • tos
  • estornudos
  • fatiga
  • dolores musculares
  • dolor de cabeza
  • ojos llorosos

Los síntomas de la gripe son más severos. Suelen aparecer de repente y pueden incluir:

  • fiebre de más de 102°F (38°C)
  • congestión nasal
  • náuseas
  • escalofríos y sudores
  • fatiga
  • dolores musculares, especialmente en la espalda, brazos y piernas
  • tos
  • dolor de cabeza
  • pérdida del apetito
  • vómitos y diarrea (más común en niños)

El camino hacia una mejor salud

Si termina con un resfriado o gripe, hay maneras de sentirse mejor mientras su cuerpo lucha contra el virus.

  • Descanse lo suficiente. Esto es especialmente importante si tiene fiebre. El descanso ayuda a su cuerpo a combatir las infecciones.
  • Deje de fumar. Evite también ser fumador pasivo. El humo puede empeorar los síntomas de resfriado.
  • Beba muchos líquidos. Pruebe beber agua, té y sopas claras. Los líquidos ayudan a aflojar la mucosidad y también pueden prevenir la deshidratación.
  • Evite el alcohol. El alcohol puede deshidratarlo y empeorar síntomas como la congestión.
  • Haga gárgaras con agua salada tibia varias veces al día para aliviar el dolor de garganta. Los aerosoles o pastillas para la garganta también pueden ayudar a aliviar el dolor. Tenga cuidado con las pastillas, ya que pueden ser un peligro de asfixia para niños pequeños.
  • Use gotas nasales de solución salina (agua salada). Ayudan a aflojar la mucosidad y a humedecer la piel sensible de la nariz. Son seguras para usar en niños pequeños y bebés. También puede usar una jeringa de pera para succionar el moco de su nariz.
  • Use un humidificador. Este agrega humedad al aire, lo que puede ayudar a aliviar el pecho y la congestión nasal.
  • Tome medicamentos. Los medicamentos de venta libre no pueden curar un resfriado o la gripe, pero pueden aliviar algunos de sus síntomas. Hable con su médico antes de administrar cualquier medicamento a niños. Algunos medicamentos son perjudiciales para niños pequeños y bebés.
  • Consiga una receta (si es gripe). Los antibióticos no matarán los virus del resfriado o la gripe. Sin embargo, si tiene gripe, su médico le puede recetar un medicamento antiviral para tratarla. Esto puede acortar la duración de la gripe.

Aspectos a tener en cuenta

Los virus causan resfriados y gripe, por lo que no hay cura. Sin embargo, hay pasos que puede seguir para protegerse y proteger a otros de enfermarse.

  • Lávese las manos con frecuencia. Esto ayudará a detener la propagación de gérmenes.
  • Coma sano, haga ejercicio y duerma lo suficiente. Hacer estas cosas ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.
  • Tosa y estornude en su brazo (en lugar de su mano). ¡Piense en todos los gérmenes que puede transmitir si usa las manos!
  • Limpie las superficies comunes con desinfectante antibacteriano. Las áreas obvias son mesas y encimeras, pero no olvide limpiar las manijas de las puertas, los interruptores de luz e incluso los juguetes de su hijo.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo. Puede ser contagioso antes de tener síntomas y después de comenzar a sentirse mejor.
  • Manténgase alejado de las personas que están enfermas. Esto es especialmente importante para niños pequeños y bebés, mujeres embarazadas, personas mayores de 65 años y cualquier persona con una afección médica crónica, como el asma. Las personas de estos grupos tienen un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con la gripe.
  • Vacúnese contra la gripe. La mejor manera de protegerse contra la gripe es vacunándose contra la influenza estacional. Esta vacuna es especialmente importante para las personas con alto riesgo de complicaciones relacionadas con la gripe.

Cuándo consultar al médico

Por lo general, los síntomas del resfriado y la gripe seguirán su curso de forma natural y comenzará a sentirse mejor en unos días o una semana. Hay casos en los que sus síntomas o los síntomas de su hijo pueden provocar enfermedades más graves. Llame a su médico si usted o su hijo tienen los siguientes síntomas:

En niños:

  • Fiebre alta (más de 103°F [39.4 °C]) o fiebre que dura más de 3 días.
  • Síntomas que duran más de 10 días.
  • Dificultad para respirar, respiración rápida o sibilancias.
  • Piel de color azulado.
  • Dolor o secreción del oído.
  • Cambios en el estado mental (como no despertarse, irritabilidad o convulsiones).
  • Síntomas parecidos a los de la gripe que mejoran pero vuelven con fiebre y una tos peor.
  • Agravamiento de una afección médica crónica (como diabetes o enfermedades del corazón).
  • Vómitos o dolor abdominal.

En adultos:

  • Fiebre alta prolongada (más de 102°F [38 °C]) con fatiga y dolores corporales.
  • Síntomas que duran más de 10 días o empeoran en lugar de mejorar.
  • Dificultad para respirar o disnea.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Mareos o sensación de estar a punto de desmayarse.
  • Confusión o desorientación.
  • Vómitos graves o persistentes.
  • Dolor fuerte en los senos paranasales, en el rostro o en la frente.
  • Glándulas muy hinchadas en el cuello o la mandíbula.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué medicamentos de venta libre funcionan mejor para mis síntomas?
  • ¿Qué medicamentos de venta libre son más seguros para mi hijo?
  • ¿Existen remedios naturales para mis síntomas?
  • Si decido no vacunarme contra la gripe, ¿corro el riesgo de tener alguna complicación si termino contrayendo la gripe?

Recursos

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Vacuna contra la gripe estacional