Peligros de los cigarrillos electrónicos/Vapear

Los cigarrillos electrónicos (o e-cigarrillos) se desarrollaron como una alternativa a los cigarrillos de tabaco tradicional. A menudo se comercializan como una alternativa más segura a fumar. Pero no son seguros. Siguen poniendo una droga adictiva y productos químicos en su cuerpo y en el aire a su alrededor.

¿Qué es un cigarrillo electrónico?

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos para fumar que funcionan con baterías. Algunos parecen cigarrillos o pipas tradicionales. Otros están diseñados para parecer bolígrafos o memorias USB. Utilizan un cartucho lleno de líquido. El líquido contiene nicotina, saborizantes y otros productos químicos. Cuando chupa la boquilla del dispositivo, se activa un elemento calentador. Esto calienta el líquido y lo convierte en vapor. A continuación, inhala el vapor. Es por esto que se llama “vapear”.

¿Por qué se utilizan?

Los fabricantes de cigarrillos electrónicos los comercializan para varios usos. Los investigadores están todavía en las primeras etapas del estudio de los cigarrillos electrónicos. Pero los estudios han demostrado que la mayoría de estas afirmaciones no son ciertas. Los fabricantes afirman que los cigarrillos electrónicos son:

  • Una alternativa más segura a fumar cigarrillos. Afirman que los cigarrillos electrónicos no contienen los productos químicos nocivos que contienen los cigarrillos.
  • Una forma de “fumar” sin volverse adicto. Algunos cartuchos no contienen nicotina. Los fabricantes dicen que puede hacer todo el procedimiento de fumar sin hacerse daño.
  • Capacidad de “fumar” en lugares donde no se permite el consumo de cigarrillos. Muchos lugares todavía no han prohibido vapear, por lo que puede “fumar” aparentemente donde quiera.
  • Una manera de dejar de fumar. Los vendedores afirman que es más fácil dejar de fumar si se cambia a vapear primero.

Camino hacia una mejor salud

¿Qué hace el vapeo al cuerpo?

En la mayoría de los casos, cuando se vapea, se ingiere nicotina. La nicotina afecta a su cuerpo en muchas maneras.

  • Estimula el sistema nervioso central. Esto aumenta la presión arterial, la respiración y la frecuencia cardíaca. Las dosis más altas de nicotina pueden causar que la presión arterial y la frecuencia cardíaca suban. Esto puede conducir a un ritmo cardíaco anormal (arritmia). En casos raros, esto puede causar insuficiencia cardíaca o la muerte. Con el tiempo, la nicotina puede conducir a problemas médicos. Estos incluyen enfermedades del corazón, coágulos de sangre y úlceras de estómago.
  • Aumenta el nivel de dopamina en el cerebro. Este mensajero químico afecta la parte del cerebro que controla los sentimientos de recompensa. Esto le hace sentir placer por la conducta. Puede motivarlo a usar nicotina una y otra vez para conseguir esa sensación de placer. Esto lo hace a pesar de saber que es un riesgo para su salud y bienestar. Eso es lo que hace a la nicotina adictiva.

¿Cuáles son los peligros de vapear?

Los expertos en salud tienen varias preocupaciones sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos y vapear.

  • No hay evidencia de que sea seguro usar los productos a largo plazo.
  • Los ingredientes en el líquido no están etiquetados.
  • El nivel de nicotina puede no estar en la etiqueta. En grandes dosis, la nicotina puede ser tóxica.
  • Puede haber productos químicos en el líquido. Se sabe que algunos de ellos causan cáncer. Un estudio encontró una sustancia química tóxica que se encuentra en los anticongelantes.
  • Se comercializan por razones que los fabricantes no tienen evidencias sobre las cuales apoyarse.
  • Diminutas partículas son liberadas por el elemento de calentamiento y pueden ser perjudiciales.
  • El líquido en el cartucho puede ser venenoso si alguien lo toca, lo huele o lo bebe. Ha habido un aumento de casos de envenenamiento de niños menores de 5 años que han tenido acceso al líquido.
  • El vapor de segunda mano del cigarrillo electrónico contiene productos químicos que dañan los pulmones y el corazón de las personas que no están vapeando.
  • Sirven como un producto de introducción para los preadolescentes y adolescentes. Muchos niños comienzan con el vapeo y luego pasan a otros productos de tabaco.

Los adolescentes y el vapeo

Los cigarrillos electrónicos son ahora la forma más usual de tabaco para los adolescentes en los Estados Unidos. Las razones para esto son:

  • fácil disponibilidad;
  • publicidad efectiva;
  • variedad de sabores;
  • la creencia de que son una alternativa más segura.

Pero los adolescentes enfrentan riesgos mayores por los cigarrillos electrónicos. La adolescencia es un momento crítico en el desarrollo del cerebro. Esto pone a los jóvenes en riesgo de sufrir efectos a largo plazo de forma única. La nicotina afecta el desarrollo de los circuitos del cerebro que controlan la atención y el aprendizaje. Pone a los niños en mayor riesgo de tener trastornos del estado de ánimo y problemas permanentes con el control de impulsos. También afecta el desarrollo del sistema de recompensa del cerebro. Esto puede hacer que otras drogas más peligrosas sean más placenteras para el cerebro en desarrollo de un adolescente.

Todavía hay mucho que aprender acerca de los cigarrillos electrónicos y el vapeo. Puesto que es algo relativamente nuevo, no hay estudios a largo plazo sobre los efectos que puede tener. Hasta que se conozcan estos efectos a largo plazo, los médicos están alentando a los pacientes a evitar los cigarrillos electrónicos.

Aspectos a tener en cuenta

Si usted fuma y quiere dejar de fumar, los cigarrillos electrónicos pueden no ser el mejor camino a seguir. La acción de vapear imita la acción de fumar. Usted podría dejar de fumar cigarrillos, pero seguiría siendo adicto a la nicotina.

La FDA ha aprobado 7 métodos para dejar de fumar. Estos incluyen chicles de nicotina, parches de nicotina y medicamentos. (El vapeo no es uno de los 7 métodos aprobados.) Ya sea que está dejando de fumar cigarrillos o de vapear, cualquiera de estos métodos puede ser útil. Éstos son algunos otros consejos que pueden ayudar:

  • Hable con su médico. Podría sugerirle una terapia de reemplazo de nicotina. También podría recetarle medicamentos para ayudarlo a dejar de fumar.
  • Haga un plan. Fije una fecha para comenzar el proceso de dejar de fumar. Trate de hacerlo de golpe. Si eso es demasiado duro, puede establecer metas como parte de su proceso. Estas pueden ser tan pequeñas como un cigarrillo electrónico menos al día durante una semana. A continuación, puede seguir recortando con un cronograma hasta que ya no fume o vapee.
  • Manténgase ocupado. Saque la idea de fumar de su mente, manteniéndose ocupado. Haga actividades con sus manos para mantenerlas ocupadas. Planee con anticipación los momentos en que sabe que va a querer fumar, como por ejemplo después de una comida o cuando sale.
  • Postergue los antojos. Los antojos pueden ser difíciles de resistir, pero por lo general pasan. Dígase a sí mismo que debe esperar hasta un momento determinado y la necesidad de fumar a menudo se habrá ido para entonces.
  • Busque apoyo. Rodéese de personas que lo apoyan. Dígale a sus amigos y familiares que está dejando de fumar para que puedan ser de apoyo. Si no quiere que nadie sepa que fuma o vapea, únase a un grupo de apoyo en línea o presencial.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Son los cigarrillos electrónicos una mejor alternativa a los cigarrillos regulares?
  • ¿Qué tan malo es el vapeo para mí?
  • ¿Es el humo de segunda mano del vapeo dañino?
  • ¿Cómo puedo dejar de fumar cigarrillos electrónicos?
  • Quiero dejar de fumar cigarrillos. ¿Debo cambiar a cigarrillos electrónicos primero?