Tabaco sin humo: Consejos para dejarlo

Fumar es un hábito dañino. Los productos de tabaco sin humo son igual de dañinos. En lugar de ser inhalado, el tabaco sin humo se consume por vía oral. El tabaco para mascar y el rapé son las dos formas principales de consumo.

Las formas más nuevas de tabaco sin humo incluyen:

  • Snus, que es similar al rapé pero no requiere escupir.
  • Pastillas de nicotina.
  • Tabaco soluble, que puede venir en láminas planas, palitos en forma de escarbadientes o bolitas en forma de Tic-Tac.

¿Por qué es importante dejar de consumir?

El tabaco sin humo contiene nicotina, que es adictiva. La nicotina cambia su forma de pensar y actuar. Si es adicto a la nicotina, anhela la «estímulo» que siente al usarla. Esto es cierto tanto para el tabaco sin humo como para el que se fuma. Cuanta más nicotina consuma, mayor será la cantidad que debe consumir para obtener el efecto «estimulante».

El consumo de tabaco sin humo tiene efectos a corto y largo plazo en su salud. Los efectos a corto plazo incluyen:

  • mal aliento
  • dientes manchados
  • caries dentales
  • retracción de las encías
  • úlceras en la boca

Con el tiempo, el uso puede causar cáncer. Esto se debe a que el tabaco sin humo contiene 28 carcinógenos o agentes cancerígenos. Los tipos más comunes de cáncer son los de boca, lengua, mejillas, encías y de esófago (garganta). La nicotina puede elevar la presión arterial y los niveles de colesterol. Aumenta su riesgo de sufrir un ataque cardíaco. El tabaco sin humo es un factor de riesgo para muchas otras afecciones de salud y problemas relacionados. Si está embarazada o intenta quedar embarazada, debe dejar de consumirlo de inmediato.

El camino hacia una mejor salud

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés), ciertos grupos de personas tienen más probabilidades de consumir tabaco sin humo. Estos grupos incluyen hombres, atletas y personas que viven en zonas rurales. El tabaco sin humo es adictivo, lo que dificulta dejar de consumirlo. En realidad, el torrente sanguíneo recibe más nicotina del tabaco sin humo que de los cigarrillos. Esta es una razón por la cual dejar el tabaco sin humo puede ser más difícil que dejar de fumar.

Para la mayoría de las personas, el consumo de tabaco sin humo es un hábito adquirido. Puede que lo use en ciertas situaciones, como eventos sociales o juegos deportivos. O puede que lo use cuando está cerca de ciertas personas. Puede ser difícil romper estos patrones de comportamiento. Sin embargo, hay consumidores de tabaco sin humo que han podido dejar de consumirlo con éxito, y usted también puede hacerlo. Su médico de familia puede ayudarlo a dejar de consumir. Los siguientes consejos también pueden ser de utilidad.

Haga una lista

Como ayuda para comprometerse, escriba sus razones para querer dejar el hábito. Por ejemplo, dejar de consumir evita posibles efectos sobre la salud. Le ahorra dinero. Le ayuda a dar un buen ejemplo para familiares y amigos. Mantenga su lista personal donde pueda verla todos los días. Le servirá para motivarse en el proceso.

Marque el calendario

Una vez que decida dejar de consumir, establezca una fecha y cúmplala. Elija una fecha de 2 a 4 semanas a partir de hoy. Dejar de consumir puede ser difícil, así que arme un plan que funcione para usted. Para comenzar, identifique los horarios y lugares en los que normalmente consume tabaco sin humo. Luego, planifique evitar estas situaciones o tenga a mano sustitutos del tabaco. Deshágase de todos sus productos de tabaco sin humo antes de su fecha establecida para dejar de consumir. Puede ser útil reducir la cantidad que masca o consume antes de llegar a la fecha.

Obtenga apoyo

Su familia, amigos y médico pueden brindarle apoyo. Si es posible, busque un amigo o familiar con quien dejar el hábito. Los estudios han demostrado que las personas que dejan el hábito con un compañero tienen más éxito. También puede pedirle a su médico que le recomiende un grupo de apoyo que pueda ayudarlo a dejar el hábito.

Aspectos a tener en cuenta

Hable con su médico acerca de si el chicle de nicotina u otro producto de reemplazo de nicotina es adecuado para usted. En general, las personas que se benefician más del reemplazo de nicotina incluyen:

  • Personas que consumen 3 o más latas o bolsas a la semana.
  • Personas que consumen tabaco sin humo dentro de los 30 minutos después de despertarse.
  • Personas que tragan el jugo del tabaco al mascar o consumir.

En algunos casos, su médico puede recomendar el tratamiento de reemplazo de nicotina. Esto puede ayudarlo a reducir gradualmente el consumo para dejar el hábito. Las opciones pueden incluir el uso de un parche de nicotina o goma de mascar. Informe a su médico sobre otras afecciones de salud que tenga.

Lo importante es que encuentre un sustituto saludable que usted disfrute. Puede usar un sustituto oral. Los ejemplos incluyen goma de mascar sin azúcar, caramelos duros o semillas de girasol. Comer carne seca puede imitar la textura del tabaco masticable, pero tiene más calorías. NO reemplace el tabaco sin humo por fumar, o viceversa. Debe dejar de consumir todos los productos de tabaco.

Muchas personas consumen tabaco sin humo cuando están aburridas. Elija una actividad que lo distraiga de consumirlo. Puede salir a caminar o llamar a un amigo.

Puede ser aún más difícil dejar el hábito si abusa o ha abusado del alcohol. Hable con su médico y use recursos que lo ayuden a dejar de consumir.

Está bien si no puede seguir el plan para dejar el hábito. Esto es normal. Sin embargo, esto no significa que deba volver a su antigua rutina. En cambio, debe volver a comprometerse y aprender de su error. Piense en lo que puede hacer para evitar esa situación la próxima vez.

Una vez que alcance su meta de dejar el hábito, felicítese a usted mismo. ¡Ha trabajado duro! Celebre usando parte del dinero que habría gastado en tabaco sin humo para comprarse un regalo o hacer algo que disfrute.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto tiempo debe durar mi plan para dejar el hábito?
  • ¿Debo dejarlo de un día para el otro o hacerlo gradualmente?
  • ¿Recomienda la terapia de reemplazo de nicotina? Si es así, ¿de qué tipo?
  • Una vez que haya dejado el hábito, ¿cómo puedo mantenerme sin consumir tabaco y nicotina?

Recursos

Sociedad Americana Contra el Cáncer: Riesgos para la salud del tabaco sin humo

Línea para dejar el hábito del Instituto Nacional del Cáncer, 1-877-44U QUIT (1-877-448-7848)