Manteniendo medicamentos fuera del alcance de los niños

Los medicamentos están destinados a ayudarlo a sentirse mejor. También pueden ayudar a tratar una afección médica. Si los medicamentos no se toman de la manera correcta, pueden ser perjudiciales. Este es especialmente el caso con los niños. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 60.000 niños pequeños van a la sala de emergencias cada año porque ingirieron medicamentos mientras sus padres o cuidadores no los miraban. Es por eso que es tan importante evitar que sus hijos lleguen a sus medicamentos.

El camino hacia una mayor seguridad

La mejor manera de garantizar la seguridad de su hijo es mantener todos los medicamentos fuera del su alcance y vista. Esto incluye medicamentos y vitaminas recetados y de venta libre. También existen otras cosas que puede hacer. Los siguientes consejos lo ayudarán a proteger sus medicamentos del alcance de los niños y a mantener a su hijo seguro.

Elija un lugar que sus hijos no puedan alcanzar.

Busque un lugar en su hogar que sea demasiado alto para que su hijo lo pueda alcanzar o ver. Camine por su casa y decida cuál es el lugar más seguro para guardar sus medicamentos y vitaminas. Recuerde que algunos niños pueden trepar. Pueden usar el inodoro o encimeras para llegar a lugares altos. Por lo tanto, los gabinetes con cerradura son el lugar más seguro para guardar sus medicamentos y vitaminas.

Mantenga alejados los medicamentos y las vitaminas todo el tiempo.

Cada vez que tome medicamentos y vitaminas, vuelva a guardarlos. Esto incluye medicamentos y vitaminas que toma todos los días. Nunca los deje en la mesada de la cocina o al lado de la cama de un niño enfermo. Es posible que deba volver a administrarle medicamentos a su hijo en unas pocas horas. Incluso entonces, guarde el medicamento después de usarlo. No lo deje a mano por conveniencia.

Enséñele a su hijo sobre la seguridad de los medicamentos.

Dígale a su hijo qué es un medicamento. Explique a su hijo que usted debe ser quien le dé los medicamentos. No le diga a su hijo que el medicamento es un dulce o sabe a caramelo para que lo tome. No permita que su hijo juegue a ser médico con frascos vacíos de medicamentos.

Dígales a sus invitados sobre la seguridad de los medicamentos.

Pídales a sus invitados que coloquen carteras, bolsos o abrigos con medicamentos en un lugar alto y alejado. Pídales que mantengan los medicamentos fuera de su vista cuando estén en su hogar. Y asegúrese de guardar su cartera, bolso o abrigo con medicamentos almacenados de forma segura lejos de su hijo también.

Escuche el clic para garantizar que la tapa de seguridad esté bloqueada.

Siempre use las tapas de seguridad que se suministran con los medicamentos. Asegúrese de volver a cerrar la tapa de seguridad del frasco de medicamento después de usarlo. Si el medicamento tiene un tapón de cierre que gira, gírelo hasta que escuche el clic. Pero recuerde que, aunque muchos medicamentos y vitaminas tienen tapas de seguridad, es posible que los niños aún puedan abrirlos. Mantenga siempre sus medicamentos y vitaminas almacenados de manera segura en un lugar donde sus hijos no puedan alcanzarlos ni verlos.

Aspectos a tener en cuenta

Puede tomar cada paso que se le ocurra para mantener sus medicamentos alejados de su hijo. Pero los accidentes pueden suceder. Debe estar preparado en caso de una emergencia.

Llame a su centro de control de intoxicaciones al 800-222-1222 de inmediato si cree que su hijo podría haber tomado un medicamento o vitamina. Si no está seguro, llame de todos modos. Agende el número del centro de control de intoxicaciones en su teléfono para que pueda tenerlo disponible cuando lo necesite. Asegúrese de publicar el número en su casa donde las niñeras u otras personas que cuidan a su hijo pueden encontrarlo. El tratamiento inmediato es importante. Asegúrese de llamar al control de intoxicaciones de inmediato y siga sus instrucciones.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo mantener los medicamentos alejados de mi hijo?
  • ¿Pueden las vitaminas o los complementos dañar a mi hijo?
  • ¿Qué debo hacer si creo que mi hijo ingirió un medicamento?