Niños y Adolescentes|Prevención y Bienestar|Salud de la familia|Sexo y Control de la Natalidad|Sexo y Sexualidad
adolescentes|Hombre|niño|pediátrico

Los Chicos y la Pubertad

Última actualización octubre 2022 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Kyle Bradford Jones

La pubertad se define como el período o la edad en la que una persona es capaz por primera vez de reproducir hijos sexualmente.

Para los niños varones, la pubertad representa un momento de cambio, tanto físico como emocional. Si bien los niños a menudo escuchan cosas sobre la pubertad a través de la escuela, las influencias de los medios y los amigos, es importante que su hijo reciba información sobre estos cambios de usted y su médico.

El momento de la pubertad es diferente para cada niño. Sin embargo, suele comenzar entre los 9 y los 16 años. Los niños generalmente comienzan la pubertad dos años más tarde que las niñas. Esto puede ser frustrante para los niños, ya que ven a las niñas madurar y crecer.

El camino hacia un mayor bienestar

El cambio puede ser aterrador, confuso y emocionante para un niño que atraviesa la pubertad. Es posible que su hijo quiera saber cuánto crecerá, por qué su voz está cambiando o cuándo podrá afeitarse por primera vez. Divida el tema explicándole las etapas de la pubertad. Estas etapas lo afectarán física y emocionalmente.

Comparta con él los siguientes cambios que ocurrirán durante la pubertad:

Cambios en su cuerpo

Su hijo notará un crecimiento acelerado en sus manos y pies. Sus manos y pies probablemente aparecerán fuera de proporción con el resto de su cuerpo. Esto puede contribuir a la torpeza. Eventualmente, su hijo notará un aumento significativo en su altura. Si tuvo sobrepeso cuando era niño, podría parecer que ha perdido peso a medida que crece. Cuando un niño llega al final de la pubertad, puede haber crecido y tener 14 pulgadas más de altura y 40 libras más de peso. Además, el cuello de su hijo puede engrosarse, sus hombros se ensancharán y sus caderas se ensancharán. Sus huesos faciales cambiarán y la línea de su mandíbula se volverá más definida. Empezará a parecerse a un hombre. Su hijo también empezará a sonar como un hombre. Su voz se quebrará durante meses a medida que pase de esa cualidad infantil al tono profundo que tendrá cuando sea adulto.

El vello corporal aparecerá lentamente en el cuerpo de su hijo y se hará más grueso a medida que se acerque el final de la pubertad. Pequeñas cantidades de vello comenzarán a aparecer en las axilas, y el vello de piernas y brazos se hará más notorio. Comenzará a tener vello púbico alrededor del pene y el escroto. Comienza a aparecer vello facial y en el pecho. Se vuelve más prominente cerca del final de la pubertad. Es posible que su hijo tenga que afeitarse una vez a la semana durante los primeros años de la escuela secundaria. También puede ver un aumento de granos, sudoración debajo de las axilas y olor corporal. La higiene diaria será importante.

Los genitales de su hijo también cambiarán. Su pene y testículos se harán más grandes. Tendrá erecciones más frecuentes, que es cuando el pene se vuelve duro, más grande y se endereza hacia afuera de su cuerpo. A veces, una erección conduce a la eyaculación, que es cuando el semen sale del pene. Las eyaculaciones pueden ocurrir en cualquier momento, incluso durante la noche. Algunos llaman a esto un “sueño húmedo”. Esto sucede cuando aumenta el nivel de testosterona de un niño. El semen tiene espermatozoides. Una vez que su hijo comienza la pubertad, su semen puede fertilizar el óvulo de una mujer y producir un bebé durante las relaciones sexuales.

La mitad de todos los niños pueden experimentar una afección que hace que sus senos se agranden. Sin embargo, la afección generalmente desaparece después de 6 meses a 2 años.

Finalmente, muchos niños descubrirán que sus músculos se desarrollan a medida que pasan por la pubertad. Incluso si no levantan pesas, los niños pueden ver que sus músculos se vuelven más definidos.

Estos cambios ocurren debido a nuevas hormonas que conducen al crecimiento y cambios en el cuerpo. No todos los niños experimentarán los mismos cambios al mismo tiempo. Cada niño que pasa por la pubertad puede tener diferentes líneas de tiempo y experiencias.

Cambios en las emociones y el pensamiento.

Los niños experimentarán una variedad de emociones a medida que pasan por la pubertad. A veces, pueden sentirse irritables, tristes e incluso deprimidos. Pueden sentir muchas emociones diferentes relacionadas con su sexualidad, incluido el deseo, la confusión y el temor. Las emociones comienzan a estabilizarse al final de la pubertad. Es probable que su hijo muestre más independencia de mamá y papá y tenga más interés en desarrollar vínculos más estrechos con amigos e intereses amorosos. Sus hábitos de trabajo y organización pueden mejorar, al igual que sus planes para el futuro.

Aspectos a tener en cuenta

La mayoría de los niños atraviesan la pubertad con poco más que vergüenza por el cambio de voz, el acné, las erecciones inesperadas, las hormonas fluctuantes y las emociones. Sin embargo, consulte a su médico si su hijo:

  • No ha comenzado la pubertad a los 14 años.
  • Tiene dolores asociados con su crecimiento acelerado.
  • Tiene acné que parece peor de lo normal.
  • Experimenta estados de ánimo o depresión que son más preocupantes de lo que esperaba.
  • Tiene pensamientos de suicidio o de hacerse daño a sí mismo o a otros.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Mi hijo dejó de crecer a una edad temprana. ¿Debería preocuparme?
  • ¿A qué edad mi hijo podría engendrar un hijo?
  • ¿Qué medicamento puede tomar mi hijo para su acné?
  • ¿Cuáles son los signos entre un adolescente malhumorado y algo más serio?
  • Mi hijo parece dominado por su interés en todo lo relacionado con el sexo (o parece no tener ningún interés). ¿Es normal?
@media print { @page { padding-left: 15px !important; padding-right: 15px !important; } #pf-body #pf-header-img { max-width: 250px!important; margin: 0px auto!important; text-align: center!important; align-items: center!important; align-self: center!important; display: flex!important; }