Los bebés y los pulgares, los dedos y los chupetes

Los bebés y los pulgares, los dedos y los chupetes

Se sabe que los bebés se llevan cosas a la boca. Incluidos los pulgares, los dedos y los chupetes. ¿Pero es bueno para ellos? Hay un gran debate y preocupación sobre el tema. Estos son algunos hechos sobre los bebés y sus cosas favoritas para chupar.

El camino hacia una mejor salud

En primer lugar, sabemos que la succión de los pulgares, los dedos y los chupetes es muy común en los bebés. Los bebés nacen con la necesidad de chupar. ¡Algunos incluso lo hacen antes de nacer! Comer no siempre satisface esa necesidad. Así que buscan en otros lugares.

Chupar tiene en realidad un efecto calmante y relajante en los bebés. Por lo tanto, si descubren su propia mano o un chupete que usted le ha facilitado, va llevarlo a la boca. ¿Cuál es mejor? Ambos tienen pros y contras.

Succión del pulgar y del dedo

La mayoría de los bebés se chupan el pulgar o el dedo, aunque sea por un periodo corto. ¿Pero qué sucede si esto se convierte en un hábito?

Pros:

  • Los dedos y los pulgares tienen un mantenimiento más bajo.
  • Los bebés saben dónde se hallan en la oscuridad. Si se cae, el bebé sabe cómo ponérselo de nuevo en la boca.
  • No caen al suelo y se ensucian.
  • No tiene que preocuparse por si lo pierde y su bebé se altera.

Contras:

  • El bebé toca un montón de cosas durante el día. Si le preocupan los gérmenes, el bebé se lleva una gran cantidad de ellos a la boca con el pulgar.
  • Los estudios han demostrado que chuparse el dedo puede aumentar el riesgo de que el bebé contraiga una infección en el oído.
  • Chuparse el dedo puede ser un hábito difícil de romper.
  • Chuparse el pulgar o el dedo luego de los 4 años (o cuando empiezan salir los dientes permanentes) puede hacer afectar los dientes o mordida del niño.

Los chupetes

Los chupetes se dan a menudo en el hospital. ¿Ayudan o simplemente causan más problemas?

Pros:

  • Reducen el dolor durante los procedimientos comunes. Podrían incluir las extracciones de sangre o inyecciones.
  • Hay evidencia de que reducen el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) mientras el bebé está durmiendo.
  • Los bebés prematuros tienen estancias hospitalarias más cortas y mejor alimentación con biberón.
  • Puede elegir cualquier tipo que desee en la tienda. La mayoría no son muy caros.
  • Puede limitar el uso en su hijo o incluso sacárselo. Esto podría hacer más fácil romper el hábito.

Contras:

  • Algunos bebés pueden amamantarse menos si tienen un chupete. Esto se conoce como la confusión del pezón.
  • Puede aumentar el riesgo de tener infecciones del oído.
  • El bebé puede perderlo durante la noche y despertarse llorando por él.
  • El bebé puede escupirlo, y el chupete puede caer al suelo. Entonces, hay que limpiarlo.
  • Usted no tiene un suministro infinito. Si lo pierde, el bebé probablemente no estará muy feliz.
  • El uso prolongado también puede conducir a problemas con los dientes de su hijo.

La succión es un instinto natural que ayuda al bebé. El hecho de incentivarlo a que se chupe el dedo o un chupete depende de usted.

Aspectos a tener en cuenta

Estos son algunos consejos si decide dar a su bebé un chupete:

  • Son más útiles para los bebés menores de 6 meses.
  • Nunca obligue al bebé a usar un chupete. Si se le sale mientras duerme, no se lo coloque de nuevo.
  • No coloque nada sobre el chupete para que sea más apetecedor. Esto incluye miel o azúcar.
  • Limpie y sustituya el chupete con frecuencia.
  • Nunca ate un chupete en el cuello, el brazo o la mano del bebé. Esto puede conducir a lesiones graves, incluso la muerte.
  • Evalúe poner fin al uso del chupete entre los seis meses y el año de edad. Después de ese tiempo será más difícil romper el hábito.
  • No permita que su hijo use un chupete después de los 4 años de edad.

Cuando desee romper el hábito

La mayoría de los niños dejan de succionar por su cuenta entre los 2 y los 4 años de edad. Si esto no sucede, es posible que necesite ayudarlo a romper el hábito. Esto puede ser muy difícil. Tenga en cuenta estos consejos antes de intentarlo.

  • Felicite a su hijo por no usar el chupete o chuparse el dedo. No lo regañe cuando lo hacen.
  • Su hijo puede chuparse el dedo o querer el chupete porque se siente ansioso o inseguro. Trate de corregir la causa de la ansiedad. Usted puede ser la fuente de consuelo para su hijo en lugar del chupete.
  • Recompense a su hijo cuando atraviese una experiencia difícil sin chuparse el dedo o usar el chupete.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué es mejor para mi bebé, el pulgar o un chupete?
  • ¿Qué tipo de chupete es mejor?
  • ¿A qué edad debería comenzar a oponerme a que mi hijo use el chupete?
  • ¿A qué edad debería comenzar a preocuparme por que mi hijo pueda estar dañándose los dientes o la boca?
  • ¿Qué hago si no puedo hacer que mi hijo deje de chuparse el dedo?