Lo que usted necesita saber sobre el nacimiento prematuro

Toda mujer anhela un embarazo de ensueño. Un período de 40 semanas, sin preocupaciones, en el que todo sale según lo planeado. Sin embargo, 1 de cada 10 bebés en los Estados Unidos nace prematuramente. Y cuando un bebé ha tenido menos tiempo para desarrollarse en el útero, con frecuencia nace con problemas. Esto se debe a que muchos órganos, incluyendo el cerebro, los pulmones y el hígado, todavía se están desarrollando en las últimas semanas de embarazo. Los problemas van desde leves a severos, y pueden incluir problemas respiratorios y de alimentación, parálisis cerebral, retrasos en el desarrollo y problemas de visión y audición.

Cuanto antes se produzca el parto, más probable es que el bebé tenga problemas más graves. Se definen como prematuros los bebés nacidos vivos antes de la finalización de las 37 semanas de embarazo. Las sub-categorías de nacimiento prematuro se basan en la edad gestacional (cuán avanzado está el embarazo). Se mide en semanas, a partir del primer día del último ciclo menstrual de la mujer hasta la fecha actual:

  • extremadamente prematuros (nacidos antes de las 28 semanas)
  • muy prematuros (desde las 28 hasta antes de las 32 semanas)
  • moderado a prematuros tardíos (desde las 32 hasta antes de las 37 semanas)

El nacimiento prematuro es el factor más importante que contribuye a la muerte del bebé. La mayoría de las muertes se producen entre los bebés nacidos antes de las 32 semanas de embarazo.

¿Qué causa el parto prematuro?

Los médicos no siempre saben por qué una mujer da a luz antes de las 37 semanas. Sin embargo, varios factores pueden poner a las mujeres en mayor riesgo. Estos incluyen:

  • Ser menor de 19 o mayor de 40 años.
  • Tener un ingreso maternal o una situación socioeconómica bajos.
  • Tener una infección o una enfermedad crónica, como la diabetes.
  • Haber tenido un parto prematuro previo.
  • El embarazo de gemelos, trillizos o más.
  • Tener la presión arterial alta durante el embarazo.
  • El consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo.
  • Abuso de drogas durante el embarazo.
  • Atención prenatal tardía.
  • Pasar por un evento estresante durante el embarazo.

¿Se puede prevenir el parto prematuro?

Algunos factores de riesgo no se pueden cambiar. Pero usted puede tomar ciertas medidas para reducir su riesgo de tener un parto prematuro:

  • No fume. Si lo hace, deje de hacerlo inmediatamente. Para obtener ayuda, hable con su médico y pídale apoyo.
  • No consuma alcohol o drogas.
  • Visite a su médico para recibir atención prenatal tan pronto sospeche que está embarazada. Respete todas sus citas durante el embarazo.
  • Reciba tratamiento por cualquier afección crónica que pueda tener.
  • Reduzca el estrés.
  • Conozca los signos. Si usted cree que puede estar en trabajo de parto, llame a su médico inmediatamente. Los signos de trabajo de parto incluyen:
    • contracciones
    • cambio en el flujo vaginal
    • presión en la pelvis
    • dolor sordo y leve en la espalda
    • calambres que se sienten como un período menstrual
    • calambres abdominales con o sin diarrea

Cuestiones a considerar

Los bebés prematuros necesitan un cuidado especial. La unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) es la nursery del hospital que se especializa en el cuidado de los bebés prematuros. Los profesionales de la salud que trabajan allí tienen una formación especializada y equipos diseñados para satisfacer las necesidades básicas del niño. Las mismas incluyen: calor, nutrición y protección. Esto asegura que su bebé va a recibir el mejor cuidado posible para su crecimiento y desarrollo adecuados.

Usted podrá involucrarse en el cuidado de su bebé, incluso si está en la NICU. Los bebés prematuros no pueden alimentarse directamente del pecho o el biberón hasta que tienen 32 a 34 semanas de edad gestacional. La leche materna puede ser bombeada por la madre y alimentar al bebé a través de un tubo. La leche materna tiene una clara ventaja sobre la leche de fórmula: Contiene anticuerpos que ayudan a proteger a su bebé de las infecciones que su sistema inmune inmaduro no puede combatir.

Dado que los bebés prematuros necesitan más nutrición que los bebés a término, se pueden añadir vitaminas y minerales a la leche materna o a la leche de fórmula.

Después de la NICU

Una vez que sus sistemas estén más desarrollados y puedan funcionar por su cuenta, el bebé podrá ir a casa. El bebé todavía puede requerir cuidado especial, sobre todo si era muy pequeño al nacer.

Cuándo consultar a un médico

Usted verá una cantidad de especialistas cuando el bebé esté en la NICU. Asegúrese de hacer cualquier pregunta que tenga. Una vez que su bebé esté autorizado para volver a casa, usted tendrá que ver a un médico de inmediato. El médico controlará el peso de su bebé y se asegurará de que todo vaya bien en casa. En cada una de las visitas de control de su bebé, el médico verificará el crecimiento de su bebé y utilizará una tabla de crecimiento especial para los bebés prematuros para hacer el seguimiento de su crecimiento. Puede ser más lento que el de un bebé a término. No obstante, no se preocupe; la mayoría de los bebés prematuros alcanzan a los bebés nacidos a término después de los primeros 2 años.

Póngase en contacto con su médico acerca de la alimentación de su bebé. La leche materna es siempre lo mejor. Los bebés prematuros pueden tener problemas con la succión o para prenderse. Pídale ayuda a su médico o que le recomiende un especialista en lactancia si es necesario.

Ciertos problemas de visión y audición son más comunes en los bebés prematuros. Los ojos bizcos (o estrabismo), por ejemplo, con frecuencia desaparecen por sí solos. Hable con su médico para que le recomiende un oculista para llevar a su bebé. La retinopatía del prematuro (ROP), una afección en la que los pequeños vasos sanguíneos del ojo crecen de manera anormal y puede presentarse en bebés que nacieron a las 32 semanas de embarazo, o antes.

Los bebés prematuros son más propensos a tener problemas de audición. Hable con su médico si su bebé no reacciona a los ruidos fuertes.

Su médico también prestará especial atención a los hitos del desarrollo de su bebé. También se controlarán de cerca las habilidades motoras tales como sonreír, sentarse y caminar a medida que vaya creciendo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto debería estar comiendo mi bebé y con qué frecuencia?
  • ¿Cuánto tiempo debería estar durmiendo mi bebé y con qué frecuencia?
  • ¿Cuál es la edad gestacional de mi bebé?
  • ¿Qué hitos del desarrollo debería estar buscando y cuando?
  • ¿Cómo puedo proteger a mi bebé de las enfermedades?
  • ¿Deberían otros en la casa recibir vacunas especiales?
  • ¿Cuándo puedo sacar a mi bebé?
  • ¿Cómo puedo colocar correctamente a mi bebé en su asiento del coche?
  • ¿Hay algún tema especial acerca de las vacunas ya que mi bebé nació prematuramente?