Higiene dental: Cómo cuidar los dientes de su hijo

Los dientes sanos son importantes para la salud general de su hijo. Lo ayudan a comer y a hablar. Un buen cuidado bucal ayuda a establecer buenos hábitos dentales a medida que su hijo crece. El cuidado bucal deficiente puede provocar infecciones, enfermedades u otros problemas dentales.

Haga que la higiene dental sea divertida con estos consejos:

  • Deje que los niños ayuden a elegir su propio cepillo de dientes. Pueden elegir uno que tenga un color o personaje favorito.
  • Deje que los niños ayuden a elegir el dentífrico. Pueden elegir su sabor favorito.
  • Lea libros o mire videos que hablen sobre higiene dental.
  • Use un temporizador para asegurarse de que los niños se cepillen los dientes durante 2 minutos. O ponga su canción favorita para ayudar a llevar un registro del tiempo.
  • Recompense a los niños por un buen cuidado bucal. No les de comida o golosinas azucaradas. Ofrezca algo saludable o simple, como rodajas de manzana o una estrella dorada.
  • Planifique una actividad divertida después de la visita al dentista de su hijo.

El camino hacia una salud mejor

El papel del flúor

El flúor es importante para la salud dental de su hijo. Se sabe que reduce las caries en los dientes de leche (primarios) y adultos (permanentes). También ayuda a fortalecer los dientes al endurecer el esmalte dental. La mayoría de los niños obtienen flúor en el agua potable. Muchas ciudades están obligadas a agregar flúor al agua del grifo. Los filtros de agua, como Brita, no eliminan el flúor y está bien usarlos. No debe usar filtros de agua de “ósmosis inversa”.

Si su agua no contiene flúor, es posible que su hijo necesite tomar un suplemento oral. Hable con su médico para ver si su hijo lo necesita. Una vez que su hijo comience a ir al dentista, recibirá un barniz de flúor o una limpieza dental.

Demasiado flúor puede causar manchas en los dientes y ser perjudicial para la salud de su hijo. Asegúrese de que su hijo no trague el dentífrico o enjuague bucal con flúor. Siga todas las instrucciones para los suplementos de flúor.

Cepillado y uso del hilo dental

La higiene dental debe comenzar cuando su hijo es un bebé. Comience a usar un cepillo de dientes suave para niños alrededor de la edad de 1 o 2 años. Debe cepillar los dientes de su hijo con agua al menos dos veces al día. También puede agregar una pequeña cantidad de pasta de dientes que no contenga flúor. Este tipo de pasta dental es segura si su hijo la traga. Una vez que su hijo tenga la edad suficiente para escupir la pasta de dientes, puede cambiar a una que tenga flúor. Solo use una pequeña cantidad. Enséñele a su hijo a esparcirlo entre sus dientes, encías y lengua. Haga que su médico o dentista le muestren la forma correcta de cepillar los dientes de su hijo.

Es probable que su hijo necesite ayuda para cepillarse los dientes hasta que tenga 7 u 8 años. Para ese entonces puede comenzar a usar un cepillo de dientes de mayor tamaño. Debe cambiar los cepillos de dientes cada 3 a 6 meses o cuando las cerdas se vean gastadas. Los niños deben cepillarse los dientes durante 2 minutos. Usar hilo dental es otra parte clave de la rutina de cuidado bucal de su hijo. Enseñe a su hijo a usar hilo dental al menos una vez al día. Puede comprar hilo dental que viene en un asa para que sea más fácil.

También debe enseñarle a su hijo a cepillarse la lengua. Esto ayuda a reducir la cantidad de bacterias en la boca.

Asegúrese de que su hijo sepa que debe cepillarse los dientes antes de acostarse, después de comer y beber (excepto agua).

Caries

Las caries son agujeros que se forman en los dientes. Esto puede ocurrir cuando se acumulan bacterias (gérmenes) en la boca. El azúcar en los alimentos y bebidas se convierte en ácido, que puede corroer los dientes. Las caries son comunes en los niños porque sus dientes pueden ser más difíciles de cepillar. Todos en su familia deben cuidar bien sus dientes. Las personas que tienen caries pueden transmitir las bacterias que causan la caries a los bebés nonatos, bebés y niños.

Su hijo puede estar en riesgo de caries si:

  • Tiene manchas blancas o áreas marrones en los dientes.
  • Tiene necesidades especiales de atención médica continuas.
  • No va al dentista con frecuencia.
  • Nació prematuro o tuvo un bajo peso al nacer.

Dieta

Los niños que comen muchos alimentos y bebidas azucarados también tienen un alto riesgo de padecer caries. Es importante elegir alimentos saludables. Evite el exceso de azúcar. No permita que su hijo tome mucho refresco, jugo de frutas o bebidas endulzadas. Limite los refrigerios dulces y las bebidas entre comidas. Si su hijo consume azúcar, asegúrese de que se cepille los dientes después.

La goma de mascar es segura para los niños mayores. Puede proporcionar beneficios, tales como:

  • Fortalecimiento de la mandíbula.
  • Producción de saliva.
  • Eliminación de pedazos de comida.
  • Equilibrio del ácido que puede causar caries.
  • Aliento fresco.

Sin embargo, la goma de mascar que contiene azúcar puede causar caries. Limite la cantidad de goma de mascar con azúcar que consume su hijo o solo dele la variante sin azúcar.

Seguridad de la boca

La seguridad es otra gran parte de la higiene dental. Si su hijo practica deportes, debe usar un protector bucal. Este es un retenedor suave de plástico que cubre los dientes y, a veces, los labios. Ayuda a proteger la boca de su hijo de lesiones. Hable con su dentista si necesita un protector bucal a medida.

De dientes de leche a dientes adultos

En general, los dientes de leche comienzan a aparecer entre los 4 y 7 meses de edad. Los primeros dientes que salen son generalmente los dos dientes frontales inferiores. La mayoría de los niños tienen los 20 dientes de leche a los 3 años de edad.

Los niños pueden perder sus dientes de leche desde los 6 y hasta los 12 años. Durante este proceso, su hijo tiene una mezcla de dientes cuando los de leche se caen y se abren paso los adultos. Alrededor de este tiempo, su dentista puede hablar con usted y su hijo sobre posibles problemas dentales. Algunos niños necesitan tratamiento de ortodoncia, como aparatos ortopédicos. El conjunto completo de dientes adultos es de 32 piezas. Esto incluye las muelas del juicio, que en la mayoría de las personas no salen hasta finales de la adolescencia o principios de la edad adulta.

Aspectos a tener en cuenta

Es normal que los bebés se chupen los pulgares, los dedos o un chupete. La mayoría de los niños abandonan este hábito solos a los 4 años de edad. El uso prolongado puede causar problemas con la alineación de los dientes. Hable con su dentista si su hijo todavía tiene el hábito de succionar después de los 4 años. Puede observar los problemas a medida que se desarrollan los dientes de su hijo. En la mayoría de los niños, no hay razón para preocuparse por el hábito de succionar hasta alrededor de los 6 años, cuando aparecen los dientes frontales permanentes.

Cuándo consultar al médico

La Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica (AAPD, por sus siglas en inglés) recomienda que los niños vean a un dentista alrededor de su primer cumpleaños. Esto le da al dentista la oportunidad de buscar problemas tempranos en los dientes de su hijo. Los dentistas pediátricos se especializan en el tratamiento de la salud dental infantil. El dentista le hablará sobre el cuidado bucal adecuado.

Visitar al dentista desde una edad temprana ayudará a que su hijo se sienta más cómodo. También establece el buen hábito de los chequeos dentales regulares. Todos deberían ver al dentista dos veces al año.

Contacte a su dentista de inmediato si:

  • Su hijo tiene dolor de dientes o una infección dental o bucal.
  • Su hijo pierde un diente permanente. Si encuentra el diente, póngalo en leche y llévelo al dentista con usted. Es posible que puedan volver a colocarlo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi hijo necesita tomar suplementos orales de flúor?
  • ¿Cuál es el mejor tipo de cepillo de dientes para mi hijo?
  • ¿Mi hijo puede usar enjuague bucal?
  • ¿Tiene mi hijo un alto riesgo de caries?
  • ¿Con qué frecuencia mi hijo debe visitar al dentista?
  • ¿Son seguras las radiografías dentales para mi hijo?
  • ¿Está bien que mi hijo masque chicle?