Embarazo adolescente y acceso a los anticonceptivos

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en 2015 nacieron alrededor de 230,000 bebés de mujeres entre 15 y 19 años. Estas tasas de natalidad son menores que en años anteriores. Sin embargo, muchos embarazos adolescentes no son planeados y pueden prevenirse.

El camino hacia una mejor salud

Los CDC y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) respaldan un enfoque basado en la evidencia para la educación sobre la salud sexual, lo que incluye una educación integral. La AAFP recomienda la educación sexual enfocada no solo en la abstinencia. Los médicos de cabecera están capacitados para discutir todos los asuntos relacionados con la salud sexual. Los adolescentes deberían poder hablar con médicos, padres y otros adultos de confianza. Pueden proporcionar información sobre cómo prevenir el embarazo.

Existen dos formas principales de prevenir el embarazo.

  1. Abstinencia: La única forma de prevenir el embarazo al 100% es no tener relaciones sexuales.
  2. Métodos anticonceptivos: Existen muchos tipos de anticonceptivos. Las mujeres pueden utilizar métodos anticonceptivos en forma de píldora, parche o inyección. Otra opción es un dispositivo intrauterino (DIU). Tanto hombres como mujeres pueden usar condones y/o espermicidas.

Los adolescentes pueden obtener una receta para anticonceptivos de su médico de cabecera. Algunas clínicas locales, como Planned Parenthood, también pueden brindar acceso a métodos anticonceptivos.

Tenga en cuenta que los métodos anticonceptivos solo funcionan cuando se usan de manera consistente. Si olvida tomar una píldora o utilizar un condón, aún existe la posibilidad de quedar embarazada. En este caso, puede hablar con su médico sobre la anticoncepción de emergencia como una posible opción.

Si decide ser sexualmente activo, debería usar condón de todas maneras. Es la única forma de prevenir las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Aspectos a tener en cuenta

Los riesgos para la salud durante el embarazo son mayores para las adolescentes y sus bebés. Estos riesgos incluyen:

  • Nacimiento prematuro.
  • Bajo peso al nacer.
  • Presión arterial alta.

De ser posible, debe abstenerse de tener relaciones sexuales o practicar sexo seguro. Los adolescentes deben hablar sobre educación sexual con sus padres, un médico y/o un consejero.

Cuándo consultar al médico

Consulte a su médico si es, o está pensando en volverse, sexualmente activo. Pueden hablar sobre sus opciones para prevenir el embarazo y las ETS. Si no puede ver a un médico, visite una clínica local, como Planned Parenthood. Pueden proporcionar asistencia para la salud sexual.

Si queda embarazada, consulte a su médico de inmediato. Es importante comenzar la atención prenatal lo antes posible. Las adolescentes que están embarazadas también deben:

  • Evitar el alcohol, el tabaco y otras drogas.
  • Tomar una vitamina prenatal para fomentar un crecimiento saludable y ayudar a prevenir defectos de nacimiento.
  • Utilizar condones, si aún son sexualmente activas. Los condones protegen contra las ETS que podrían dañar al bebé.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Puede cualquier persona obtener anticonceptivos?
  • ¿Cuál es el mejor tipo de método anticonceptivo para usar?
  • ¿Qué tan efectivos son los anticonceptivos?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de los anticonceptivos?
  • ¿Mis padres necesitan saber si quiero usar anticonceptivos?
  • ¿Cuáles son mis opciones si estoy embarazada?