Cuidado estacional de ancianos/control de personas mayores

Controlar a las personas mayores es un aspecto importante de su cuidado. Varias personas mayores viven en sus casas y muchas viven solas. Por lo general, estos adultos mayores pueden cuidarse solos. Pero a veces necesitan ayuda.

Cuando controla a personas mayores, se asegura de que estén físicamente bien. Debe controlar que no se hayan caído y que no estén demasiado enfermas para cuidarse solos. También puede asegurarse de que estén a salvo. Puede ayudarlos con las tareas de la casa para garantizar su seguridad.

Hay ciertas épocas del año en las que es especialmente importante controlar a las personas mayores. Esto incluye durante los meses de invierno y verano. Durante estas épocas, las temperaturas y condiciones extremas pueden causar problemas a los adultos mayores. Pero los accidentes y eventos inesperados pueden suceder en cualquier momento. Por lo tanto, es importante controlar a las personas mayores durante todo el año.

Camino hacia una mayor seguridad

Estas son algunas formas en que puede ayudar a los adultos mayores cuando los controla.

En el invierno

  • Esté atento a las áreas donde podrían caerse. Quite la nieve de sus aceras. Los adultos mayores no deben palear la nieve. Esto es especialmente cierto para las personas con presión arterial alta o cardiopatías. Coloque sal para caminos, arena para gatos o arena en los senderos para reducir las posibilidades de resbalones.
  • Verifique el termostato. Asegúrese de que la temperatura en la casa sea lo suficientemente alta. Ajuste el termostato a 65 grados o más. Los adultos mayores corren un mayor riesgo de hipotermia. La hipotermia es cuando la temperatura corporal baja. Puede conducir a una enfermedad o la muerte.
  • Anímelos a vestirse en capas cuando salgan. Utilizar 2 o 3 capas delgadas de ropa resulta más abrigado que usar 1 capa gruesa. También asegúrese de que tengan zapatos o botas resistentes y antideslizantes para usar. Si usan un bastón o un andador, verifique que tenga una punta de goma segura.
  • Tenga cuidado con los calefactores. Si las personas mayores poseen calefactores portátiles para mantenerse calientes, asegúrese de que estén ubicados a una distancia mínima de 3 pies de cualquier mueble, pared o cortina. Recuérdeles a las personas mayores que no deben dejar estos calefactores sin supervisión, y que los apaguen antes de acostarse o salir de la casa.
  • Busque signos de depresión estacional. El trastorno afectivo estacional (TAE) es un aumento de los síntomas depresivos durante los meses de invierno. Las personas mayores corren más riesgo de desarrollar TAE debido a las afecciones de salud, la pérdida de las redes sociales y los cambios químicos en el cerebro que vienen con la edad. Los síntomas que debe buscar incluyen cambios en el apetito o el sueño, tristeza, ansiedad, pérdida de interés o sentimientos de desesperanza.

En el verano

  • Cuidado con la deshidratación. Este es un problema común en las personas mayores. Es posible que ellos no tengan sed, por lo que no beban la cantidad suficiente que necesita su cuerpo. Además, algunos medicamentos pueden causar deshidratación. Busque síntomas como fatiga, mareos, confusión y menos viajes al baño. Anime a las personas mayores a beber más agua. Ofrézcales un refrigerio de alimentos que contengan agua, como sopas o frutas.
  • Verifique el termostato. Asegúrese de que los aires acondicionados estén funcionando y configurados para mantener la casa lo suficientemente fresca. La temperatura en la casa debe mantenerse por debajo de 85 grados. Si no hay aire acondicionado, asegúrese de que los ventiladores funcionen y se utilicen para ayudar a hacer circular el aire. También puede llevar a las personas mayores a lugares como centros comerciales, cines o bibliotecas para pasar un buen rato.
  • Anímelos a permanecer adentro. Durante el calor del día, es importante que las personas mayores permanezcan adentro, donde esté fresco y cómodo. Manténgalos alejados del sol siempre que sea posible. Si se exponen al sol, asegúrese de proteger su piel. Deben usar mangas y pantalones largos, un sombrero de ala ancha y mucho protector solar.
  • Valla a menudo. Cuando las temperaturas son altas, intente controlar a las personas mayores dos veces al día.

Otras épocas del año

  • Barra las hojas. En el otoño, las hojas pueden cubrir los caminos y rutas de acceso. Esto aumenta el riesgo de caída de un adulto mayor. Mantenga las superficies libres de hojas, especialmente después de que llueva. Las hojas mojadas son aún más resbaladizas que las secas.
  • Cuidado con las alergias. En la primavera, las alergias pueden causar síntomas desagradables para las personas mayores. Estos incluyen secreción nasal, estornudos, congestión y picazón en los ojos. Ayúdelos a reducir su riesgo de desarrollar alergias. Mantenga las ventanas cerradas, no los saque al aire libre en días con altos conteos de polen, y haga que se laven las manos con frecuencia.

Aspectos a tener en cuenta

No siempre vivimos a la vuelta de la esquina de nuestro ser querido. Puede que visitarlos todos los días no sea una opción. Cuando no lo es, podría haber un servicio que pueda ayudarlo. Los departamentos de policía en todo el país ofrecen un sistema de llamadas automatizadas para personas mayores que viven solas. Las personas mayores reciben una llamada automática todos los días. La llamada les pedirá que presionen un cierto número si están bien. Si no responden, se les hará 1 o más llamadas adicionales. Si aún no responden, se llamará a un contacto de emergencia. Si es necesario, un oficial de policía irá a la casa para controlarlos.

El sistema no sustituye la visita en persona. Pero puede brindarte tranquilidad cuando está demasiado lejos para visitarlo. Llame al número que no es para emergencias de su departamento de policía local para ver si tienen un servicio de llamadas diarias para adultos mayores.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Con qué frecuencia debería controlar a mi ser querido?
  • ¿Cuáles son las afecciones comunes que las personas mayores pueden desarrollar?
  • ¿Qué síntomas debo tener en cuenta?
  • ¿En qué momento no es seguro que mi ser querido viva solo?