Cuidado de su bebé premature

Cuidado de su bebé premature Family Doctor Logo

¿Necesitan atención especial los bebés prematuros?

Sí, es posible que los bebés que nacen de manera prematura (antes de su fecha prevista) necesiten atención especial durante los 2 primeros años, en especial si fueron muy pequeños al nacer (si pesaron menos que 3 libras o 1.36 kilogramos). Aquí le presentamos algunos consejos sobre cómo cuidar de su bebé cuando él o ella lleguen del hospital a su casa.

El crecimiento y el desarrollo de su bebé

Es importante que lleve a su bebé al consultorio del médico poco después de que él o ella hayan salido del hospital. El médico revisará cuánto peso ha ganado su bebé y averiguará el progreso que el bebé esté teniendo en casa.

Hable con su médico sobre la alimentación del bebé. La leche materna es el mejor alimento para el bebé. Si su bebé no succiona o no se engancha a su pezón de manera correcta, estos son problemas que pueden resolverse con ayuda. Pídale a su médico que involucre a un experto en lactancia. Además de amamantar a su bebé, podría darle leche materna usando un biberón. También podría alimentarlo solo con el biberón en lugar de amamantarlo. Puede extraerse la leche materna y almacenarla si prefiere usar un biberón para alimentar a su bebé, o si se encuentra lejos de él o de ella por motivos de trabajo o debido a las necesidades de atención que él o ella tenga. Es posible que necesite usar leche de fórmula especial si su bebé se alimenta con este tipo de leche en lugar de leche materna. Su médico podría recomendarle vitaminas y hierro. Con frecuencia, a los bebés prematuros se les da vitaminas para ayudarles a crecer y mantenerse saludables. También es posible que su bebé necesite hierro adicional porque los bebés prematuros no suelen tener tanto hierro almacenado en sus cuerpos como los bebés que nacen a término. Aproximadamente 4 meses después de tomar gotas de hierro, su bebé tendrá casi la misma cantidad de hierro que la que tendría un bebé que nació a término. Es posible que el médico quiera que su bebé siga tomando gotas de hierro por un año o más tiempo.

Existe la posibilidad que durante los 2 primeros años de edad su bebé no crezca a la misma velocidad que uno nació a término. Usualmente los bebés prematuros son más pequeños durante este periodo de tiempo. A veces crecen en fases aceleradas y a veces alcanzan, a tiempo, el tamaño de un bebé que nació a término. El médico podría utilizar un cuadro especial que lleva un registro del crecimiento de bebés prematuros y utilizarlo para darle seguimiento a su bebé. El médico también querrá saber cosas como qué tan activo es su bebé, cuando se siente solo por primera vez y cuando gatee por primera vez. Esta es información que los médicos quieren saber sobre todos los bebés y no solo sobre los bebés prematuros.

El horario de alimentación de su bebé

Al principio, los bebés prematuros necesitan alimentarse de 8 a 10 veces al día. No deje pasar más de 4 horas desde la última vez que alimentó a su bebé pues esto puede causarle deshidratación (deshidratación significa falta de líquidos). Si su bebé usa entre 6 y 8 pañales al día significa que está consumiendo suficiente leche materna o leche de fórmula. Con frecuencia, los bebés prematuros regurgitan después de alimentarse. Esto es normal, pero usted querrá asegurarse de que su bebé siga ganando peso. Hable con su médico si cree que su bebé está perdiendo o dejó de ganar peso.

El cambio: de la leche a alimentos sólidos

La mayoría de los médicos recomienda darle alimentos sólidos al bebé cuando hayan pasado entre 4 y 6 meses de la fecha en que tendría que haber nacido (no la fecha en que nació). Los bebés prematuros no están tan desarrollados cuando nacen como lo están los bebés que nacieron a término, por lo que pueden tardarse en desarrollar su habilidad para tragar. Si su bebé tiene problemas médicos, es posible que su médico le recomiende una dieta especial.

Cómo duerme su bebé

Los bebés prematuros duermen durante periodos más cortos, a pesar de que duermen más horas al día que los bebés que nacieron a término.

A todos los bebés, incluyendo a los prematuros, se les debe acostar boca arriba y boca abajo. Use un colchón firme y no una almohada. Es posible que dormir sobre el estómago y en un colchón suave aumente el riesgo de que su bebé sufra el síndrome de muerte súbita del lactante (sudden infant death syndrome, SIDS). Este síndrome se refiere a la muerte súbita e inexplicable de un bebé que aún no ha cumplido 1 año de edad (usualmente sucede mientras el bebé está durmiendo, por eso también se le conoce como “muerte de cuna”).

La vista y audición de su bebé

Tener los ojos bizcos es más común en bebés prematuros que en bebés que nacieron a término. El término médico para esta afección es estrabismo. Es frecuente que este problema desaparezca por sí solo en la medida en que su bebé crezca y se desarrolle. Es posible que su médico quiera que lleve a su bebé con un oculista si tiene este problema.

Algunos bebés prematuros padecen de una enfermedad de los ojos llamada retinopatía del prematuro (retinopathy of prematurity, ROP). En los bebés que tienen esta afección, los vasos sanguíneos pequeños en el ojo crecen de manera anormal. La retinopatía ocurre con frecuencia solamente a los bebés que nacen muy pronto, a las 32 semanas de embarazo o antes. Si existiera la posibilidad de que su bebé tenga esta afección, su médico le aconsejará llevar al bebé con un oculista para que le realice chequeos regulares. La retinopatía del prematuro se puede tratar para evitar que el bebé pierda la vista.

Los bebés prematuros son más propensos a tener problemas de audición que los bebés que nacieron a término. Si al hablarle a su bebé pareciera que no le escucha, dígaselo a su médico para que pueda revisar si tiene problemas de audición. Puede poner a prueba la audición de su bebé al colocarse detrás de él o a su lado y hacer sonidos. Si su bebé no gira su cabeza hacia el sonido o no reacciona ante un ruido fuerte, usted deberá informárselo a su médico.

Las vacunas para su bebé

Las vacunas (también llamadas inyecciones) se les ponen a los bebés prematuros a la misma edad que a los bebés que nacieron a término. Es posible que su bebé necesite una vacuna contra la gripe cuando él o ella cumplan 6 meses de edad. Puede que los bebés prematuros se enfermen más de la gripe que los bebés que nacen a término. Hable con su médico sobre las vacunas contra la gripe para toda su familia. Esto puede ayudar a proteger al bebé y que nadie en la familia le contagie la gripe.

Cómo viajar en automóvil con su bebé

Cuando viaje en automóvil con su bebé, utilice un asiento de carro para bebés (u otro tipo de portabebés, según lo recomendado por el médico). Asegúrese de que ni el cuerpo ni la cabeza de su bebé se agite de un lado a otro cuando él o ella estén en su asiento. Puede utilizar toallas enrolladas o mantas pequeñas para que el bebé tenga dónde apoyarse mientras esté en su asiento.

El asiento del bebé deberá estar instalado en los sillones traseros del vehículo. Cuando sea usted quien conduzca el vehículo y su bebé vaya con usted, manténgalo vigilado utilizando el espejo retrovisor. También puede hacer que un amigo o un miembro de la familia se sienten al lado del bebé en el asiento trasero del vehículo. Nunca deberá dejar solo al bebé en el carro, ni siquiera por unos cuantos minutos.

Fuente