Meningitis

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación del tejido que rodea el cerebro y la médula espinal. Hay dos tipos comunes de meningitis. La meningitis viral es la más frecuente y la menos grave. Puede hacerle sentir que tiene gripe. No requiere tratamiento. La meningitis bacteriana es más grave. Puede causar daño cerebral o la muerte si no se trata a tiempo. Ambos tipos se propagan a través del contacto directo con una persona infectada, especialmente al compartir alimentos y bebidas.

Síntomas de la meningitis

Los síntomas son ligeramente diferentes para la meningitis viral y bacteriana.

Los síntomas de la meningitis viral incluyen:

  • fiebre;
  • falta de energía;
  • falta de apetito.
  • irritabilidad;
  • cansancio;
  • cuello rígido (en adultos).

Los síntomas de meningitis bacteriana aparecen rápidamente. Estas incluyen:

  • náuseas;
  • vómitos;
  • confusión;
  • sensibilidad visual (los ojos se vuelven sensibles a la luz).

La mayoría de la gente piensa que es gripe. Esto retrasa el tratamiento y lo pone en mayor riesgo de complicaciones. Las complicaciones pueden ocurrir dentro de unas pocas horas de los síntomas.

Esté atento a los signos inusuales de meningitis bacteriana con un bebé enfermo. Estos incluyen:

  • piel amarilla (ictericia);
  • problemas al succionar cuando tomar el biberón;
  • gritos agudos;
  • protuberancia en el punto blando en la parte superior de la cabeza de un recién nacido.

Un caso grave de meningitis bacteriana no tratada puede causar apoplejía, pérdida de audición, daño cerebral permanente y muerte.

¿Qué causa la meningitis?

La meningitis viral es causada por un grupo de virus. Este grupo es común a finales de primavera hasta el otoño. No todas las personas infectadas con estos virus desarrollarán meningitis.

La meningitis bacteriana es causada por algunos de los mismos gérmenes que causan la neumonía y la faringitis estreptocócica. Estos gérmenes también pueden causar una enfermedad grave llamada sepsis. La sepsis es la respuesta del cuerpo a una infección grave. Puede causar que sus órganos fallen, dañar los tejidos de su cuerpo e incluso provocarle la muerte.

Enfermedad que se contagia a través del contacto directo con una persona o sustancia infectada. Esto incluye compartir comida y bebida con esa persona. La meningitis viral y bacteriana afecta a personas de todas las edades. Los bebés pequeños y las personas jóvenes que viven en proximidad tienen más probabilidades de contraerlo. Esto incluye a estudiantes que asisten a campamentos y viven en residencias universitarias.

¿Cómo se diagnostica la meningitis?

Los médicos tomarán una muestra de la sangre de su hijo. Su médico también puede tomar una muestra de líquido de la columna vertebral de su hijo. Si se trata de meningitis bacteriana, otros exámenes de la misma muestra ayudarán a su médico a determinar el tratamiento.

Para un caso menos grave, de meningitis viral, los médicos limpiarán la nariz y la garganta de su hijo. También pueden limpiar el trasero de su hijo. Pueden pedir una muestra de heces. Para un caso grave de meningitis viral, los médicos tomarán una muestra de sangre y líquido cefalorraquídeo.

¿Se puede prevenir o evitar la meningitis?

La meningitis bacteriana se puede prevenir con una vacuna. Los niños deben recibir la vacuna a los 11 años y un refuerzo a los 16 años.

Para evitar la meningitis viral:

  • no comparta comidas ni bebidas con otros, incluidas pajillas y utensilios para comer.
  • evite tocar ciertas cosas que pueden transmitir la enfermedad (pañales sucios, pañuelos sucios, toallas usadas);
  • evite abrazar, besar o darle la mano a alguien que está enfermo;
  • tosa y estornude por debajo del codo en lugar de en las manos;
  • lávese las manos con jabón, en forma frecuente;
  • limpie los objetos comunes (picaportes, juguetes, cochecitos, sillas altas, teléfonos, computadoras, control remoto de la televisión);
  • quédese en casa y no vaya a la escuela ni al trabajo para evitar contagiar a otros.

Tratamiento de la meningitis

Dar una respuesta rápida es importante en el tratamiento de la meningitis. Si sospecha que tiene meningitis, vaya a un médico u hospital rápidamente. Los médicos pueden tratar la meningitis bacteriana temprano con antibióticos. También tratarán los primeros síntomas. Esto incluye la administración de líquidos por vía intravenosa. Esto ayuda a reemplazar lo que se ha perdido por vomitar o no hidratarse como se debe. Además, le administrarán medicamentos para el dolor de venta libre (dos marcas: Tylenol, Motrin) para la fiebre y el dolor de cabeza. Para casos más leves de meningitis viral, es posible que solo necesite reposo y líquidos. Para casos más graves, puede requerirse una estancia en el hospital.

Los medicamentos recetados pueden tratar complicaciones más graves, como convulsiones o apoplejía. Su médico también puede realizar pruebas de pérdida de audición. Así podrán comprobar si hay daño cerebral.

Vivir con meningitis

Consulte a su médico temprano para reducir las complicaciones graves. La respuesta rápida es importante. Los especialistas tratarán la pérdida de audición, apoplejía, convulsiones o daño cerebral. Le mostrarán cómo vivir con los problemas a largo plazo que puede enfrentar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Puede mi hijo recibir la vacuna contra la meningitis antes de los 11 años? ¿Es efectivo a una edad más temprana?
  • ¿Es dolorosa la extracción de líquido cefalorraquídeo?
  • ¿Tiene mi hijo mayor riesgo de contraer meningitis en la guardería?
  • ¿Hay una época del año en que los gérmenes que provocan meningitis empeoran?