Accidente cerebrovascular

¿Qué es un accidente cerebrovascular?

Un accidente cerebrovascular es un problema médico. Sucede cuando el flujo de sangre hacia su cerebro se detiene. Cuando esto sucede, las células de su cerebro mueren (a los pocos minutos del accidente cerebrovascular). Existen dos tipos de accidentes cerebrovasculares: accidente cerebrovascular isquémico y accidente cerebrovascular hemorrágico. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos son los más comunes. Son provocados ​​por un coágulo de sangre. Ese coágulo bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro. En un ataque hemorrágico, un vaso sanguíneo se rompe y sangra en el cerebro.

Si tiene un accidente cerebrovascular, puede perder la capacidad de realizar alguna acción que esté controlada por la parte lesionada de su cerebro. Por ejemplo, podrías perder el uso de un brazo o de una pierna. Podría perder la capacidad de hablar. El daño puede ser temporal o permanente. Sin embargo, cuanto antes reciba tratamiento después de que comiencen los síntomas del ACV, mayores serán las posibilidades de que la sangre fluya hacia su cerebro. Esto evita más daños. Las personas que han tenido un accidente cerebrovascular tienen más probabilidades de sufrir otro. El riesgo es especialmente alto durante el año posterior a su primer accidente cerebrovascular.

Síntomas del ACV

Solicite ayuda de emergencia inmediatamente si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Debilidad repentina o entumecimiento de la cara, el brazo o la pierna en un lado del cuerpo
  • Oscurecimiento repentino o pérdida de la visión, particularmente en un ojo
  • Problemas para hablar o entender lo que otros dicen
  • Dolor de cabeza repentino y grave sin causa conocida
  • Mareos repentinos e inexplicables
  • Caídas o inestabilidad al caminar.

Además, estos síntomas pueden indicarle si alguien más tiene un ataque cerebral. Se llama “prueba CDDM”:

  • La C es por ‘cara caída’. ¿Se cae un lado de la cara cuando la persona intenta sonreír?
  • La primera D es por ‘debilidad en el brazo’. Cuando la persona levanta ambos brazos, ¿se mueve uno hacia abajo?
  • La segunda D es por ‘dificultad para hablar’. ¿Puede la persona repetir una oración simple (por ejemplo: “El cielo es azul”) correctamente? ¿Arrastra las palabras?
  • La T quiere decir ‘momento de llamar a un servicio de emergencias’. Es importante pedir ayuda de inmediato si una persona tiene alguno de estos síntomas.

Otra señal de advertencia de un accidente cerebrovascular se llama ‘ataque isquémico transitorio’ (AIT). Un AIT es un “miniaccidente cerebrovascular”. Causa los mismos síntomas enumerados anteriormente. Puede durar solo unos minutos. Sin embargo, no lo ignore. Tener un AIT aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular más adelante. Llame a su médico de inmediato si cree que está teniendo un AIT.

¿Cuáles son las causas del accidente cerebrovascular?

Ciertos factores de riesgo contribuyen a tener un derrame cerebral. Algunos factores de riesgo de accidente cerebrovascular se pueden cambiar, tratar o controlar. Por ejemplo, la hipertensión arterial es el mayor factor de riesgo de accidente cerebrovascular. La hipertensión arterial puede controlarse. Otros factores de riesgo incluyen:

  • fumar
  • tener sobrepeso
  • estar inactivo
  • tener diabetes no controlada
  • tener colesterol alto
  • ser mayor de 55 años
  • tener antecedentes familiares con ACV
  • ser afroamericano
  • ser mujer
  • haber tenido un accidente cerebrovascular o un ataque isquémico transitorio.

¿Cómo se diagnostica el accidente cerebrovascular?

La atención médica inmediata es fundamental después de un ataque cerebral. Su médico le preguntará sus síntomas y antecedentes de salud. Le realizará una exploración física. Su médico también querrá controlar su presión arterial y escuchar su corazón. Le preguntará si se cayó y sufrió una lesión en la cabeza. Si su médico sospecha que ha tenido un accidente cerebrovascular, le realizará más pruebas. Otras pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre. Esto le dará a su médico información sobre la rapidez con la que se coagula la sangre y los niveles de azúcar en la sangre, además de detectar un desequilibrio químico o una infección. Controlar qué tan rápido se coagula su sangre y su nivel de azúcar en sangre es necesario para evitar daños mayores.
  • Tomografía computada (TC). Una tomografía computada es similar a una radiografía. Esta prueba se realiza en la cabeza para ver el cerebro. Las imágenes del escáner le pueden indicar a su médico si ha tenido una hemorragia, un tumor, un accidente cerebrovascular u otras afecciones. Algunas veces, se inyecta un tinte en su brazo para “iluminar” los vasos sanguíneos. Esto le brinda al médico mejores detalles de lo que está sucediendo en su cerebro y su cuello.
  • Resonancia magnética (RMN). Una RMN es otro tipo de exploración que le permite al médico ver su cerebro. Una resonancia magnética es lo suficientemente sensible como para examinar el tejido cerebral dañado y hemorragias. A veces, también se usa un tinte para realizar la resonancia magnética.
  • Ecografía carotídea. Esta prueba usa ondas de sonido para crear imágenes del interior de las arterias carótidas de su cuello. Le puede mostrar a su médico qué tan bien fluye la sangre a través de las arterias carótidas. Además, muestra si tiene una acumulación de depósitos de grasa (placas) en esas arterias.
  • Angiograma cerebral. Esta prueba consiste en insertar un tubo delgado y flexible en la ingle (cerca de la parte superior del muslo). El tubo viaja por sus arterias principales hasta la arteria carótida. También se usa un tinte para esta prueba. Una vez que está dentro, una radiografía ayudará a su médico a tener una visión clara de las arterias del cuello y el cerebro.
  • Ecocardiograma transesofágico. Un ecocardiograma usa ondas de sonido para darle a su médico imágenes claras de su corazón. Un ecocardiograma puede detectar la fuente de coágulos de sangre de su corazón, que pueden haber viajado a su cerebro y haber causado su accidente cerebrovascular. Durante esta prueba, se inserta un tubo flexible en un pequeño dispositivo (transductor) en la garganta. Este conecta la parte posterior de la boca con el estómago. Esto le da a su médico imágenes claras de su corazón y de cualquier coágulo de sangre.

¿Se puede prevenir o evitar un accidente cerebrovascular?

Cambiar los factores de riesgo que puede controlar ayudará a reducir su riesgo de accidente cerebrovascular. Esto incluye:

  • Deje de fumar.
  • Reduzca su consumo de alcohol.
  • Controle su presión arterial.
  • Controle su colesterol.
  • Controle su nivel de azúcar en sangre con medicamentos, dieta y ejercicio si tiene diabetes.
  • Haga actividad física regularmente
  • Mantenga un peso saludable.

Hágase chequeos regulares para que su médico pueda ayudarlo a controlar las afecciones que aumentan su riesgo de sufrir un derrame cerebral. Pídale consejos a su médico sobre cómo hacer cambios en su estilo de vida para disminuir su riesgo de sufrir un derrame cerebral. Pregunte a su médico si tomar aspirina en dosis bajas ayudaría a reducir su riesgo de accidente cerebrovascular o ataque isquémico transitorio. La aspirina evita que la sangre forme coágulos que pueden obstruir las arterias. Si tomar ácido acetilsalicílico en dosis bajas es adecuado para usted, es importante que siga las instrucciones de su médico para que obtenga el mayor beneficio con la menor cantidad de efectos secundarios.

Tratamiento de un accidente cerebrovascular

La atención rápida y de emergencia es importante para tratar un accidente cerebrovascular. El tratamiento en la sala de emergencias depende de si usted tuvo un accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico. Las opciones de tratamiento inmediato incluyen el uso de medicamentos anticoagulantes (que disuelven los coágulos), cirugía u otros procedimientos.

Después del tratamiento inmediato, es importante controlar los problemas de salud subyacentes que causaron su accidente cerebrovascular. Eso significa controlar la diabetes, la presión arterial y el colesterol, y hacer cambios en su estilo de vida.

La rehabilitación después de un accidente cerebrovascular es una parte importante de la recuperación después de un derrame cerebral. Ayuda a construir su fuerza, su coordinación, su resistencia y su confianza. Un objetivo principal de la rehabilitación tras un accidente cerebrovascular es aprender a vivir con sus consecuencias. Así, podrá ser lo más independiente posible. Puede incluir fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla y terapia de deglución. Su médico decidirá qué tipo de rehabilitación será útil para usted. La rehabilitación puede comenzar tan pronto como termine el ACV y usted ya haya sido estabilizado. En muchos casos, comienza en el hospital entre 24 y 48 horas después del accidente cerebrovascular. La mayoría de las personas necesitan continuar la rehabilitación durante meses o años después de un ACV.

Si tiene un ser querido que sufrió un ACV, necesitará su ayuda y apoyo. Algunos lugares ofrecen clases para pacientes que han tenido accidentes cerebrovasculares y sus familias. Es recomendable asistir a algunas de las sesiones de rehabilitación de su ser querido. Esta es una buena manera de aprender cómo funciona la rehabilitación tras el ACV y cómo puede ayudar a que su ser querido se mejore.

Averigüe qué puede hacer solo, qué puede hacer con ayuda y qué es lo que no puede hacer en absoluto. Informe al personal de rehabilitación sobre las actividades que disfruta su ser querido. Ayude a su ser querido a practicar las habilidades aprendidas en la rehabilitación tras un accidente cerebrovascular. Por ejemplo, evite ayudar a su ser querido a hacer cosas que pueda hacer solo. Poner en práctica sus habilidades construirá la confianza de su ser querido.

Vivir con un ACV

Vivir con un accidente cerebrovascular significará controlar los problemas de salud que lo causaron. Además, significará vivir con efectos secundarios temporales o permanentes. Los siguientes son los efectos secundarios más comunes de un accidente cerebrovascular:

  • Debilidad o parálisis en un lado del cuerpo
  • Problemas en el habla y el lenguaje
  • Problemas de equilibrio o torpeza en los movimientos
  • Desconocer un lado del cuerpo
  • Dificultad al tragar
  • Problemas con el control de esfínteres
  • Problemas con la memoria, el pensamiento o la resolución de problemas
  • Visión deficiente o cambios en la visión
  • Entumecimiento.

La lesión cerebral y la pérdida de la función de un accidente cerebrovascular también pueden provocar cambios emocionales. Poco después del accidente, es posible que tenga problemas para controlar sus emociones. Sus estados de ánimo pueden cambiar más rápido que antes del accidente cerebrovascular. Por ejemplo, de repente puede comenzar a llorar o reír sin razón. Por lo general, esto mejora con el tiempo.

Es normal sentirse deprimido, triste o frustrado a medida que se acostumbra a los cambios provocados ​​por un derrame cerebral. Estas reacciones pueden ser tratadas. Hable con su médico sobre cómo se siente para que pueda ayudarlo.

Conducir es otro problema si ha tenido un derrame cerebral. Su médico puede aconsejarle si es seguro para usted conducir de nuevo. Tener un derrame cerebral puede afectar su movilidad, su visión y su pensamiento. Su tiempo de reacción puede ser más lento. Estos cambios pueden hacer que conducir un automóvil sea inseguro para usted y para otras personas. Si su médico le indica que puede volver a conducir de manera segura, comuníquese con el departamento de vehículos motorizados de su estado. Pregunte cuáles son las reglas para las personas que hayan tenido un accidente cerebrovascular. Es posible que deba realizar una prueba de manejo o una clase. Suele haber programas de capacitación para conductores a través de centros de rehabilitación.

Puede ser frustrante no poder conducir después de un accidente cerebrovascular. Otras opciones para trasladarse incluyen tomar transporte público, camionetas especializadas o taxis, o viajar como acompañante cuando conducen amigos y familiares. Los recursos de la comunidad, como grupos de personas mayores y organismos voluntarios locales, también pueden ayudar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Tomar una dosis baja de aspirina me provocará una úlcera?
  • ¿Puede tener un accidente cerebrovascular incluso si está controlando los problemas de salud que lo causan?
  • ¿Puede el estrés provocar un derrame cerebral?
  • ¿Puede un accidente cerebrovascular ser fatal?