Infección por Clostridium difficile

Descripción general

¿Qué es la ?

La Clostridium difficile o C. difficile es un tipo de bacterias que vive en los intestinos de muchas personas. Para estas personas, la C. difficile forma parte del equilibrio normal de las bacterias que viven en los intestinos. También está presente en el entorno, como en el suelo, el agua y las heces de animales.

La mayoría de las personas jamás experimentan ningún problema con la C. difficile. Pero si algo altera el equilibrio de los intestinos, la C. difficile puede comenzar a crecer descontroladamente. La bacteria comienza a liberar toxinas que atacan el recubrimiento de los intestinos. Esto provoca síntomas de infección por C. difficile.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la infección por ?

Los síntomas típicos de una infección leve por C. difficile incluyen:

Los síntomas de una infección por C. difficile más grave incluyen:

  • Diarrea líquida frecuente (3 ó más veces al día, todos los días, durante varios días).

  • Dolor abdominal o dolor abdominal al tacto.

  • Diarrea líquida frecuente (hasta 15 veces al día, todos los días).

  • Intenso dolor abdominal o dolor abdominal al tacto.

  • Pérdida del apetito.

  • Fiebre de bajo grado de hasta 101 °F en los niños o de 100 °F a 102 °F en los adultos.

  • Sangre o pus en las heces.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Llame a su médico si sus síntomas comienzan después de haber comenzado a tomar un antibiótico. Llámelo también si tiene síntomas que duran más de tres días o empeoran.

Causas y factores de riesgo

¿Quién tiene riesgo de desarrollar una infección por ?

Si usted goza de buena salud, probablemente no desarrolle una infección por C. difficile. El factor de riesgo más común para la infección por C. difficile es tomar medicamentos antibióticos. Los antibióticos pueden perturbar el equilibrio normal de los intestinos.

Los factores de riesgo para la infección por C. difficile incluyen:

  • Tomar antibióticos, especialmente un tipo de antibióticos que sea de amplio espectro (capaz de tratar una amplia variedad de bacteria), o haber estado tomando antibióticos durante un período de tiempo prolongado.

  • Cirugía del tracto gastrointestinal (GI).

  • Cirugía abdominal que requiera mover a un lado los intestinos.

  • Hospitalización.

  • Vivir en un hogar para ancianos o en un centro de cuidados crónicos.

  • Los problemas de colon, como la enfermedad inflamatoria intestinal o el cáncer colorrectal.

  • Sistema inmunitario debilitado.

  • Infección previa por C. difficile.

  • Tener 65 años o más.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la ?

Hay pruebas de muestras de heces que pueden determinar si usted tiene C. difficile. A veces, se necesitan pruebas de seguimiento para confirmar el diagnóstico. En determinados escenarios, es posible que su médico tome una radiografía o realice una tomografía computarizada (CT) del colón.

Usted podría obtener un resultado positivo en la prueba de detección de C. difficile sin tener ningún síntoma. Esto se conoce como colonización por C. difficile. Algunas personas son portadoras de C. difficile, pero no tienen la infección por C. difficile. Un resultado positivo en la prueba y la presencia de síntomas indican que la persona tiene una infección por C. difficile activa.

Tratamiento

¿Como se trata la infección por ?

Si usted estaba tomando antibióticos cuando comenzaron los síntomas, es probable que su médico le pida que deje de tomarlos. Es posible que se lo observe para detectar signos de deshidratación si ha tenido ataques de diarrea grave. Alrededor del 25% de los pacientes muestran mejoras 2 a 3 días después de dejar de tomar el antibiótico que estaba provocando la infección por C. difficile.

En los casos más graves, su médico podría recetar una dosis de 10 días de un antibiótico que haya demostrado su eficacia en el tratamiento de la infección por C. difficile, como el metronidazol o la vancomicina. Usted debería mejorar después de 72 horas de haber comenzado a tomar el medicamento, si bien es posible que la diarrea reaparezca temporalmente. En alrededor del 15% al 35% de los casos, se necesita otro ciclo de antibióticos.

Determinados probióticos o "bacterias buenas", como la Saccharomyces boulardii, podrían ser útiles para tratar las infecciones repetidas por C. difficile cuando se toman junto con los antibióticos que receta su médico. Asegúrese de consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento.

La atención en el hogar incluye:

Si usted tiene diarrea y piensa que podría estar provocada por la C. difficile, consulte a su médico antes de usar medicamentos antidiarreicos. Estos fármacos podrían empeorar la infección.

  • Beber abundante cantidad de líquido para reemplazar los líquidos que su cuerpo haya perdido debido a la diarrea.

  • Evitar temporalmente los productos lácteos y los alimentos que contengan trigo (su tubo digestivo podría estar muy sensible a estos productos y alimentos durante algunos días) y los alimentos altos en fibra (como frutas, maíz y salvado de trigo).

Complicaciones

¿Qué complicaciones puede causar la ?

Si la infección empeora, es posible que usted se deshidrate o no pueda evacuar las heces. En raras ocasiones, la infección por C. difficile puede provocar sepsis (una infección grave que se propaga por la sangre) o una perforación (agujero) intestinal.

Prevención

¿Cómo puedo evitar contraer ?

Dado que las esporas de C. difficile (pedacitos inactivos de C. difficile) pueden vivir durante largos períodos en las superficies (como asientos de inodoros, teléfonos y las manijas de las puertas), deben tenerse buenos hábitos de higiene para evitar las bacterias.

  • Lávese bien las manos con agua y jabón de manera frecuente.

  • Use guantes desechables si está cuidando a una persona que podría tener C. difficile.

  • Use productos que contengan lejía con cloro para desinfectar las superficies o los artículos que podrían haber entrado en contacto con una persona que tiene la infección.

  • Lave con detergente y lejía con cloro la ropa que podría haberse contaminado con heces.

  • Si está visitando a alguna persona ingresada en un centro de atención médica, lávese las manos antes, durante y después de la visita, en especial si usa los baños.

  • No use antibióticos, a menos que su médico los recomiende.

  • Si tiene infección por C. difficile, lávese las manos con agua y jabón antes de comer y después de usar el baño. Use un producto que contenga lejía con cloro para limpiar las superficies que es posible que haya tocado (las manijas de las puertas, los teléfonos o los teclados, por ejemplo) para evitar propagar la infección a otras personas.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Debo dejar de tomar mi antibiótico?

  • Si tengo diarrea, ¿cuándo debo llamar a mi médico?

  • ¿Cómo contraje una infección por Clostridium difficile?

  • Mi madre está en un hogar para ancianos y tienen actualmente una epidemia de infecciones por Clostridium difficile. ¿Debo realizarme una prueba?

  • Me han dado un diagnóstico de "portador de Clostridium difficile". ¿Qué precauciones debo tomar para proteger a mis amigos y a mi familia?

  • Tengo diverticulitis. ¿Estoy en riesgo de tener una infección por Clostridium difficile?

  • ¿Qué tratamiento es mejor para mí?

  • Si he tenido una infección por Clostridium difficile una vez, ¿tengo un riesgo más alto de tenerla nuevamente?