Hiperhidrosis

Descripción general

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es la sudoración excesiva. Si bien todos sudan cuando tienen calor, hacen ejercicio o están estresados, las personas que tienen hiperhidrosis sudan mucho y sudan la mayor parte del tiempo, aun sin los factores desencadenantes habituales.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la hiperhidrosis?

Si usted tiene hiperhidrosis, es posible que le sude todo el cuerpo o que le suden, principalmente, las manos, los pies, las axilas, la cara y el área genital. Es posible que su ropa se empape de sudor. La piel puede ponerse blanca y arrugada, o roja e irritada por la humedad.

A menudo, la humedad provocada por el sudor está acompañada de olor. Por lo general, el sudor por sí solo no tiene olor. Pero una vez que está en la piel, las bacterias y otros gérmenes comienzan a descomponerlo. Este es el motivo por el cual la hiperhidrosis puede provocar olor en el cuerpo.

La hiperhidrosis puede causar un efecto desagradable en su vida. Es posible que se sienta molesto o incómodo en situaciones sociales. Es posible que se sienta acomplejado debido a la humedad y el olor. También puede tener miedo de entrar en contacto o estrechar las manos con otras personas, o de levantar el brazo para agarrar algo. Puede sentirse avergonzado de estar en público, pasar tiempo con sus amigos e ir al trabajo o a la escuela. Estas son reacciones muy normales a tener hiperhidrosis.

¿Debería consultar a mi médico?

Con demasiada frecuencia, las personas se aguantan la hiperhidrosis y no buscan ayuda. Tal vez, usted piensa que es ridículo o vergonzoso. Sin embargo, la hiperhidrosis puede tener un impacto negativo en su vida y causar aislamiento social, depresión y ansiedad. Además, puede ser signo de un problema de salud grave. Es prudente que busque los consejos de su médico. Comuníquese con su médico si:

  • Parece que suda mucho más que lo normal.

  • Su sudoración no tiene una causa, por ejemplo, hacer ejercicio o estar en un clima caluroso.

  • Además, tiene dolor de pecho, fiebre, falta de aire o la sensación de que el corazón está latiendo fuerte.

  • Está bajando de peso involuntariamente.

  • La mayoría de las veces, su sudoración se produce o empeora por la noche.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la hiperhidrosis?

Hay 2 tipos de hiperhidrosis.

La hiperhidrosis primaria (que también se llama hiperhidrosis focal) tiende a afectar ambos lados del cuerpo y se produce en los pies, las manos, las axilas, la cabeza y la cara. A veces, afecta áreas más grandes del cuerpo. Parece ser hereditaria, a menudo, comienza en la infancia y se produce cuando está despierto. Por lo general, es muy difícil determinar la causa de la hiperhidrosis primaria.

Más a menudo, la hiperhidrosis es provocada por otro factor. Esto se llama hiperhidrosis secundaria (que también se llama hiperhidrosis generalizada). Tiende a involucrar áreas grandes del cuerpo y puede producirse tanto durante el día, como por la noche. La hiperhidrosis secundaria puede ser provocada por:

  • Ansiedad.

  • Cambios hormonales (como la menopausia).

  • Problemas con el control del nivel de azúcar en la sangre.

  • Tiroides hiperactiva.

  • Enfermedad cardíaca.

  • Cáncer.

  • Determinadas infecciones u otras afecciones.

  • Cafeína.

  • Determinados medicamentos, como aspirina, algunos medicamentos para la presión arterial y antidepresivos.

Diagnóstico y pruebas

¿Qué sucederá en la cita con mi médico?

Es probable que su médico le haga preguntas acerca de sus síntomas y antecedentes médicos. Los signos de la hiperhidrosis pueden ser evidentes para su médico, y es posible que no se necesite realizar ninguna prueba. Además, es posible que lo revisen para detectar otros problemas que podrían estar provocando sus síntomas. Por ejemplo, su médico puede pedirle análisis de orina y de sangre para detectar afecciones, por ejemplo, tiroides hiperactiva y nivel bajo de azúcar en la sangre. Si su médico sugiere pruebas específicas para la hiperhidrosis, estas simplemente miden el nivel de humedad en la piel.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer para manejar la hiperhidrosis?

Una serie de factores pueden ayudarlo a manejar la hiperhidrosis día a día.

  • Si le molesta el olor, pruebe bañarse diariamente con jabón antibacteriano. Esto ayudará a eliminar las bacterias y otros gérmenes que se juntan en la piel, que pueden ser los que provocan olor cuando suda.

  • Asegúrese de secarse por completo. Las bacterias y otros gérmenes crecen en áreas húmedas.

  • Asegúrese de dejar que sus zapatos se sequen por completo antes de usarlos nuevamente. No utilice el mismo par de zapatos 2 días seguidos.

  • Use calcetines de algodón o calcetines que eliminen la humedad de la piel. Si es necesario, cambie sus calcetines a lo largo del día.

  • El algodón y otras fibras naturales pueden ayudarlo a sentirse más fresco y le dan la sensación de que la piel puede respirar. Sin embargo, cuando hace ejercicio, las telas especiales diseñadas para eliminar la humedad de la piel podrían ser más cómodas.

  • Los protectores de la ropa, que son almohadillas que puede colocarse debajo de los brazos, pueden ser de utilidad y ayudarlo a sentirse más seguro de que el sudor no pasará a su camisa o blusa.

  • Algunas personas consideran que tener a la mano una camisa o un par de calcetines adicionales las ayuda a sentirse más seguras de estar en público. Tomar esta medida le da la opción de cambiarse, si su ropa se humedece y usted se siente incómodo.

  • Manténgase al día con el lavado de ropa. Asegúrese de lavar y secar bien la ropa antes de usarla nuevamente.

  • Pruebe rasurarse las áreas molestas, por ejemplo, debajo de los brazos.

  • Si determinados alimentos o bebidas parecen empeorarle la sudoración, evítelos. Estos podrían incluir la cafeína, los alimentos condimentados y el alcohol.

  • Las técnicas de relajación podrían ser útiles (como yoga y meditación), en especial, si el estrés desencadena la sudoración. Incluso si el estrés no desencadena directamente la sudoración, esta puede provocar estrés por sí sola, de modo que las técnicas de relajación pueden ser útiles.

¿Cómo se trata la hiperhidrosis?

Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudar a controlar la hiperhidrosis. A continuación, se indican algunos ejemplos. Hable con su médico acerca de qué podría ser adecuado para usted.

  • Antitranspirantes. Si los antitranspirantes habituales no lo han ayudado, puede probar un producto con un nivel más alto de hexahidrato de cloruro de aluminio (nombres de marca: Certain Dri, Drysol, Hypercare, Xerac). Este es el ingrediente del antitranspirante que cierra los conductos sudoríparos. Puede probar un producto de la tienda o puede hablar con su médico acerca de una receta médica. Estos productos se aplican en la piel después de secarla con una toalla, por la noche, varias veces a la semana. Es posible que su médico le sugiera que se lo aplique todas las noches o, incluso, dos veces al día durante la primera semana y, luego, una o dos veces a la semana para ayudar a mantener controlada la sudoración.

  • Medicamentos de venta con receta para la hiperhidrosis. Es posible que su médico le recete medicamentos, por ejemplo glicopirrolato o bromuro de propantelina, para ayudar a detener la estimulación de las glándulas sudoríparas. Estos fármacos pueden causar efectos secundarios, como boca seca, estreñimiento y visión borrosa. Con el tiempo, tomarlos puede provocar problemas más graves. Hable con su médico para ver si estos medicamentos podrían ser de utilidad para usted.

  • Medicamentos para tratar la causa de la hiperhidrosis secundaria. Si usted tiene hiperhidrosis secundaria provocada por otra afección, el medicamento que trata esa afección puede ayudar a controlar su sudoración. Por ejemplo, si el estrés es parte de lo que le desencadena sudar mucho, entonces un medicamento para tratar la ansiedad puede ser de utilidad para usted.

  • Iontoforesis. Esta opción de tratamiento implica usar una máquina especial que aplica una pequeña cantidad de electricidad para cerrar las glándulas sudoríparas. Generalmente, este tratamiento se usa para las manos y los pies.

  • Toxina botulínica tipo A (marca: Botox). Por lo general, este tratamiento se inyecta en las axilas para bloquear los nervios que provocan la sudoración. La toxina botulínica puede dar buenos resultados, pero también puede ser costosa y dolorosa y, a veces, provocar síntomas parecidos a los de una gripe. Cada tratamiento es eficaz durante alrededor de 4 a 8 meses.

  • Cirugía. Si su hiperhidrosis es grave y otros tratamientos no han dado resultado, la cirugía puede ser una opción. Un cirujano puede extraer o cortar los nervios que activan determinadas glándulas sudoríparas, o puede extraer algunas glándulas sudoríparas por completo. Por lo general, la cirugía se usa solo como último recurso. Muchas personas que se someten a una cirugía vuelven a tener sudoración o tienen un empeoramiento de la sudoración (que se llama sudoración compensatoria) más adelante. Además, la cirugía tiene el riesgo de causar daños nerviosos y arteriales.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi hiperhidrosis?

  • Estoy avergonzado por mi cantidad de sudor. ¿Ayudará un antitranspirante de venta con receta?

  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento para mí? ¿Necesitaré tomar medicamentos?

  • ¿Necesito hacer cambios en mi estilo de vida?

  • ¿Cuándo puedo esperar el alivio de mis síntomas?

  • ¿La hiperhidrosis es un signo de un problema de salud más grave?

  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?