Hernia

¿Qué es una hernia?

Una hernia es un desgarro en el músculo o tejido que permite que parte de su interior protruya. Puede ser una protuberancia de un órgano interno o de los intestinos. A veces se puede ver la hernia, dependiendo de su ubicación y tamaño. Ciertas actividades, como agacharse o levantar objetos pesados, pueden empeorar la afección.

Las hernias suelen producirse en la ingle. Las hernias inguinales son comunes y suceden principalmente en los hombres. Las hernias femorales son mucho menos comunes y suceden principalmente en mujeres. El abdomen es otro lugar donde suelen producirse hernias. Si se producen hernias en la línea media del abdomen, se llaman hernias ventrales. Si ocurren en el sitio de una cicatriz quirúrgica anterior, son hernias incisionales. Las hernias umbilicales ocurren en relación con el ombligo y se presentan más comúnmente en los bebés.

En una hernia hiatal, parte del área superior del estómago pasa a través de una apertura en el diafragma, o pared torácica. Este tipo de hernia puede causar la filtración de ácido del estómago hacia el esófago. El esófago es un conducto que conecta la garganta con el estómago. Los efectos de la hernia hiatal incluyen acidez estomacal, indigestión y reflujo ácido.

Las hernias también pueden ser defectos de nacimiento. Una hernia diafragmática congénita ocurre cuando el diafragma no se forma de manera correcta. Esto puede crear un espacio para que el estómago se mueva hacia el pecho. A veces, los médicos descubren el defecto cuando se trata de un bebé. Otras veces, esto no ocurre hasta más tarde en la vida. En casos graves, el estómago puede ejercer presión en los órganos en el pecho, como los pulmones y el corazón. La cirugía puede ayudar a reparar el diafragma de manera que no se desarrollen otros problemas, como dificultades respiratorias.

Síntomas de una  hernia

Según el tipo de hernia, podría no desarrollar síntomas. Un signo común de una hernia es la protuberancia visible en la zona afectada. Otros síntomas informados incluyen presión, tos, acidez estomacal y dificultad al tragar. Los síntomas graves de una hernia son dolor punzante, vómitos y estreñimiento. Si la hernia se ablanda o si no puede empujarla a su lugar, diríjase a la sala de emergencias. Las hernias pueden hacer que sus órganos o tejidos se infecten, obstruyan o estrangulen.

¿Qué causa una hernia?

Diversos tipos de hernias pueden tener diferentes causas. En general, una hernia comienza con la presión sobre un órgano o los intestinos. Una hernia se forma cuando esta presión ocurre en la misma zona que se encuentra un músculo o tejido debilitado. Algunas personas nacen con músculos o tejidos débiles que no están completamente desarrollados. Sin embargo, la mayoría de las personas desarrollan hernias cuando el cuerpo envejece y los músculos se debilitan.

También se pueden desarrollar hernias, o empeorar una ya existente, debido a ciertos movimientos y hábitos. Estos incluyen:

  • recoger objetos pesados (especialmente levantarlos de forma incorrecta y con músculos débiles);
  • el uso excesivo del mismo músculo;
  • realizar movimientos tensos (como los que se producen al tener tos continua, diarrea o estreñimiento o al estornudar);
  • el exceso de peso o tener una nutrición deficiente;
  • el tabaquismo;
  • la presión de parte del órgano o tejido a través de un corte de la cirugía (hernia incisional).

¿Cómo se diagnostica una hernia?

En general, un médico puede detectar una hernia en un examen físico. También podría ordenar exámenes para evaluar con mayor profundidad su afección y la causa. Una ecografía utiliza ondas sonoras para examinar el cuerpo. Una radiografía de bario toma imágenes del área digestiva y los intestinos. La tomografía computarizada (TC) también utiliza radiografías para obtener imágenes. Una endoscopia estudia el esófago y el estómago utilizando una pequeña cámara en el extremo de un tubo flexible.

¿Se puede prevenir o evitar una hernia?

No siempre se pueden prevenir las hernias. Algunas son causadas por genética que no se puede evitar. Una hernia diafragmática congénita es un defecto de nacimiento. También es posible que la persona haya nacido con músculos débiles que facilitan el desarrollo de una hernia más tarde en la vida.

Se puede reducir la posibilidad de que se produzcan algunos tipos de hernias al:

  • ingerir porciones más pequeñas;
  • bajar de peso si padece obesidad;
  • evitar o limitar el consumo de alcohol y tabaco;
  • evitar o limitar ciertos alimentos, como las cosas picantes o que tienen alto contenido de fibra;
  • usar técnicas adecuadas de levantamiento de objetos que eviten distensiones.

Tratamiento para una hernia

Las opciones de tratamiento dependen del tipo de hernia que tenga y su estado de salud. Al principio, el médico puede sugerir el control de su afección para detectar cambios. Esto también puede incluir hacer cambios en su dieta, actividades y hábitos. Los medicamentos pueden ayudar a disminuir los síntomas de la hernia.

Si la hernia no mejora o empeora, el médico considerará la posibilidad de una cirugía. Existen dos tipos de tratamientos quirúrgicos. La cirugía laparoscópica es menos invasiva. El médico o cirujano hará pequeñas incisiones en la zona afectada para reparar la hernia. La cirugía de reparación abierta requiere una incisión más grande para hacer la reparación.

Como parte de la cirugía, el médico puede utilizar una malla quirúrgica. Esto se considera un dispositivo médico. El propósito de la malla quirúrgica es actuar como un soporte para el músculo o tejido debilitado. Los productos de malla pueden ser sintéticos o estar hechos de tejido animal. La malla quirúrgica se presenta en dos formas. Una malla temporal que el cuerpo absorberá. Funciona para fortalecer músculos y tejido a lo largo del tiempo. Una malla permanente que está destinada a proporcionar soporte muscular a largo plazo.

Vivir con una hernia

La mayoría de los tipos de hernias se pueden tratar y corregir. Sin embargo, es común que las hernias vuelvan a producirse. En algunos casos, la malla quirúrgica puede ayudar a reducir esta posibilidad. Hable con el médico o cirujano acerca de la mejor opción de tratamiento para usted y cómo prevenir las hernias recurrentes.

Las personas que tienen una hernia diafragmática congénita pueden tener otros problemas de salud. Hable con el médico acerca de cómo tratarlos y controlarlos.

Preguntas para hacer al médico

  • ¿Existen ejercicios que pueda hacer para fortalecer los músculos y prevenir una hernia?
  • ¿Cuál es la probabilidad de que la hernia vuelva a producirse?
  • Mi hernia solo me molesta de vez en cuando. ¿Es necesario ver a un médico?