Cardiopatía congénita

¿Qué es la cardiopatía congénita?

La cardiopatía congénita es un problema en el corazón que está presente al nacer. «Congénito» es otra forma de decir que su bebé nació con él. «Defecto cardíaco congénito» es otro término para la cardiopatía congénita. Significa que el corazón se desarrolló con algún tipo de defecto o debilidad. La afección puede ser fatal.

Los problemas cardíacos congénitos son el tipo más común de defectos de nacimiento. Pueden ser simples o complejos. Podrían incluir:

  • defectos en la válvula cardíaca;
  • un orificio en el corazón;
  • defectos en una de las cavidades; y
  • anormalidades del músculo cardíaco.

Síntomas de la cardiopatía congénita

Los síntomas dependen del tipo de problema. Algunos problemas cardíacos causan síntomas de inmediato. Otros causan síntomas a medida que el niño crece. A veces, nunca hay síntomas. Muchos bebés que tienen un defecto cardíaco congénito crecen y se vuelven saludables y fuertes.

Los defectos cardíacos congénitos graves pueden causar los siguientes síntomas en los recién nacidos:

  • respiración rápida;
  • color azul en la piel, los labios y las uñas;
  • fatiga o mala alimentación; y
  • soplo cardíaco (un sonido adicional que se escucha cuando un médico lo ausculta).

En niños mayores o adultos, los problemas cardíacos congénitos pueden causar síntomas como:

¿Qué causa la cardiopatía congénita?

Los médicos no siempre saben qué causa un defecto cardíaco congénito. Algunos factores de riesgo para defectos cardíacos congénitos incluyen:

  • El riesgo es mayor si un padre o hermano tiene un problema cardíaco congénito.
  • Ciertos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, pueden aumentar el riesgo.
  • Ciertas infecciones durante el embarazo, como la rubéola, pueden aumentar el riesgo de que su bebé tenga problemas cardíacos.

Se ha descubierto que algunos medicamentos, productos químicos y alcohol contribuyen a los problemas cardíacos. También se han encontrado problemas cardíacos en bebés de mujeres con diabetes que no controlan su azúcar en la sangre durante el embarazo.

¿Cómo se diagnostica la cardiopatía congénita?

Los problemas cardíacos graves se pueden diagnosticar con una ecografía durante el embarazo. A veces, el problema se diagnostica inmediatamente después del nacimiento del bebé. No se pueden encontrar problemas cardíacos menos graves hasta que el niño sea mayor o, incluso, en la edad adulta.

Varias pruebas pueden mostrar qué tipo de enfermedad cardíaca puede tener su bebé. Las pruebas también pueden ayudar a su médico a ver qué tan bien está funcionando el corazón. No todos los bebés necesitan estas pruebas. Un médico ordenará pruebas si sospecha que su bebé tiene un defecto cardíaco congénito o si tiene un factor de alto riesgo. Aquí hay algunas pruebas que podrían hacerle a su bebé:

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Mide la actividad eléctrica en el corazón.
  • Oximetría de pulso:Muestra cuánto oxígeno hay en la sangre del bebé.
  • Ecocardiograma: Esto le da al médico una imagen de ultrasonido del corazón del bebé.
  • Radiografía de tórax:Esto muestra qué tan bien está creciendo el corazón y si los pulmones de su bebé tienen líquido.
  • Cateterización cardíaca:Esta prueba utiliza un tinte en el corazón para brindarle al médico una imagen clara del problema cardíaco.
  • Resonancia magnética cardiovascular: Esta imagen se está volviendo más popular porque produce mejores imágenes que otros métodos.

¿Se puede prevenir o evitar la cardiopatía congénita?

En muchos casos, no hay nada que pueda hacer para prevenir la cardiopatía congénita. Pero hay pasos que puede seguir para protegerse y proteger a su bebé.

  • Informe a su médico si está embarazada antes de tomar cualquier medicamento.
  • Pregúntele a su médico qué tipos de químicos o sustancias podrían ser perjudiciales para su bebé.
  • Si tiene diabetes o diabetes gestacional, controle su nivel de azúcar en sangre.
  • Hágase un análisis de sangre al comienzo de su embarazo para ver si es inmune a la rubéola. Si no lo es, vacúnese inmediatamente después del parto.

Tratamiento para la cardiopatía congénita

El tratamiento depende del problema cardíaco y de su gravedad. Algunas personas no necesitan ningún tratamiento. Otros problemas cardíacos necesitan tratamiento con medicamentos, procedimientos o cirugía. Su médico le hablará sobre las opciones de tratamiento para usted o para su hijo.

Muchos bebés con enfermedades cardíacas necesitan medicamentos para fortalecer su corazón o para prevenir otros problemas. Es muy importante que le dé el medicamento exactamente como le indique su médico.

Algunos bebés necesitan someterse a una cirugía. Algunos problemas cardíacos deben corregirse tan pronto como nazca el bebé. Otros problemas pueden esperar hasta que el niño sea mayor. A veces, la reparación requiere más de una operación. Después de la cirugía, su bebé probablemente permanecerá en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) durante unos días. Allí, los médicos y las enfermeras pueden vigilarlo de cerca. Muchos niños vuelven a la normalidad solo unos días después de la cirugía cardíaca.

Vivir con una cardiopatía congénita

Los bebés con enfermedades cardíacas pueden cansarse fácilmente mientras se alimentan. Intente dar pequeñas cantidades de leche a la vez. Luego alimente a su bebé con más frecuencia. Es posible que necesite más alimentos porque un defecto cardíaco hace que el corazón trabaje más. Esto hace que su bebé queme más calorías, al igual que usted quema más calorías cuando hace ejercicio.

¿La cardiopatía congénita puede causar otros problemas?

Algunas personas con problemas cardíacos congénitos tienen un mayor riesgo de otros problemas cardíacos, que incluyen:

  • Endocarditis: Esta es una infección de las válvulas cardíacas o del revestimiento de las cavidades cardíacas.
  • Hipertensión pulmonar: Este es un aumento en la presión sanguínea que va a los pulmones.
  • Arritmia: Los latidos del corazón van demasiado rápido o demasiado lento, o se salta un latido.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva: Esto sucede cuando un corazón no bombea sangre como debería. Hace que se acumule líquido en los pulmones o en el cuerpo.
  • Miocardiopatía: Su corazón no puede bombear sangre correctamente.

Incluso si se soluciona el problema, su hijo deberá ser monitoreado por problemas cardíacos por el resto de su vida.

Lidiar con el problema cardíaco de su hijo

Cuidar a un bebé o un niño con un problema cardíaco puede causar conmoción y ser estresante. Necesita toda la información y el apoyo que pueda obtener. Conéctese con los padres de otros niños con problemas cardíacos. Ellos entienden por lo que está pasando y pueden compartir habilidades para afrontar la situación. El médico de su hijo puede ayudarlo a conectarse con grupos de apoyo. También hable con un terapeuta si tiene problemas para sobrellevarlo. Pueden ayudarlo a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de problema cardíaco tiene mi hijo?
  • ¿Cuál es la causa probable del problema cardíaco de mi hijo?
  • ¿Qué tipo de tratamiento necesita mi hijo? ¿Medicamentos? ¿Cirugía?
  • ¿Cuáles son los riesgos asociados con el tratamiento?
  • ¿Cuál es el tiempo de recuperación para este tratamiento?
  • ¿Cuáles son algunos signos de que la afección de mi hijo está empeorando?
  • ¿Mi hijo está en riesgo de tener problemas de salud a largo plazo?