Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?

La EPOC es una enfermedad que dificulta la respiración. Los dos tipos principales de EPOC son la bronquitis crónica y el enfisema. La bronquitis crónica ocurre cuando hay un aumento de la inflamación y la mucosidad en las vías respiratorias. (Las vías respiratorias son los tubos que transportan el aire desde y hacia los pulmones). Esta inflamación hace que las vías respiratorias se estrechen, lo que dificulta el paso del aire a través de ellas. El enfisema ocurre cuando las paredes de los alvéolos dentro de los pulmones están dañadas. Esto atrapa aire dentro de sus pulmones. Puede hacer que sienta que le falta de aliento.

La EPOC se desarrolla lentamente y empeora con el tiempo. Cuando la EPOC es grave, puede interferir con las tareas básicas. Esto incluye hacer tareas domésticas ligeras, caminar o incluso lavarse y vestirse.

Síntomas de la EPOC

La EPOC puede causar una variedad de síntomas, que incluyen:

  • Una tos permanente.
  • Una tos que produce mucosidad.
  • Falta de aliento, especialmente durante la actividad física.
  • Una sensación apretada en el pecho.
  • No poder respirar profundamente.

Los síntomas de la EPOC comienzan lentamente. Empeoran durante un período de años si no se diagnostican y tratan temprano. Si se retrasa el diagnóstico y el tratamiento pueden provocarse complicaciones. Estas podrían incluir problemas cardíacos (latidos cardíacos irregulares e insuficiencia cardíaca), presión arterial alta e infecciones respiratorias. Las infecciones pueden dañar aún más sus pulmones.

¿Qué causa la EPOC?

La EPOC es causada por un daño en los pulmones. El daño se produce al respirar sustancias no saludables durante un tiempo. Esto incluye:

  • la contaminación del aire
  • humos químicos
  • gases
  • vapores
  • nieblas
  • polvo
  • humo de tabaco (incluido el humo de segunda mano)

La causa de la mayoría de los casos de EPOC es el tabaquismo.

Usted tiene un mayor riesgo de desarrollar EPOC si fuma o está cerca de humo de segunda mano. Su riesgo también aumenta si tiene una exposición a largo plazo a cosas que irritan sus pulmones. Esto podría incluir ciertos químicos, contaminación del aire o polvo. Algunas personas tienen una condición genética que puede causar EPOC, incluso si nunca han estado expuestas a irritantes pulmonares.

¿Cómo se diagnostica la EPOC?

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) no recomienda exámenes generales de detección de EPOC. Si presenta síntomas de EPOC, su médico le realizará un examen. Le preguntará acerca de sus antecedentes médicos. Le colocará un estetoscopio en el pecho y la espalda para escuchar cómo respira.

Un examen importante para diagnosticar la EPOC se llama prueba de espirometría. Esta prueba simple y no invasiva mide la cantidad de aire que puede expulsar de los pulmones. Implica respirar en un tubo que está conectado a una computadora. La computadora puede mostrar un gráfico (como velas o una pared de ladrillos) para ayudarlo con la prueba. Se le pide que respire profundamente y sople en el tubo para apagar tantas velas (o derribar tantos ladrillos) como pueda. Se le puede pedir que repita la prueba varias veces para obtener una buena lectura.

La prueba de espirometría le dirá a su médico si tiene EPOC y qué tan grave es. También se puede usar para determinar si algo más está causando sus síntomas, como asma o insuficiencia cardíaca. La lectura de su espirometría ayudará a su médico a decidir el mejor tratamiento para usted.

¿Se puede prevenir o evitar la EPOC?

En la mayoría de los casos, la EPOC es una enfermedad evitable. La mejor manera de prevenir la EPOC es no fumar. También debe limitar su exposición a cosas que pueden irritarle los pulmones con el tiempo. Esto incluye humo de segunda mano, contaminación del aire (evite estar afuera los días en que la contaminación del aire sea alta), productos químicos y polvo.

Tratamiento

Si está en riesgo de EPOC, un diagnóstico temprano es clave. Según la AAFP, la muerte por EPOC se puede prevenir con un diagnóstico y tratamiento tempranos. El tratamiento incluye:

Cambios en el estilo de vida: Deje de fumar si fuma cigarrillos, cigarros o cigarrillos electrónicos. No fume.

Medicamentos: Su médico puede recetarle uno o más medicamentos para aliviar sus síntomas y ayudarlo a respirar. Estos medicamentos pueden incluir:

  • Antibióticos para el tratamiento de infecciones.
  • Broncodilatadores: medicamento que se inhala para relajar los músculos que rodean las vías respiratorias.
  • Esteroides orales o inhalados: para controlar la inflamación en los pulmones y ayudarlo a respirar.

Los medicamentos inhalados incluyen un recipiente pequeño y portátil que lleva consigo. Puede usar el medicamento según sea necesario o como su médico le haya recomendado. Pregúntele a su médico si debe usar un espaciador. Este es un dispositivo pequeño y hueco que lo ayuda a inhalar más medicamento a los pulmones donde es necesario.

Algunos medicamentos inhalados se administran a través de un nebulizador. Un nebulizador es una máquina que convierte la medicina líquida en vapor que inhala. Se usa comúnmente para tratar a personas que tienen EPOC más grave. También ayuda a las personas que tienen problemas para usar inhaladores manuales.

Vacunas: Ciertas vacunas pueden prevenir infecciones respiratorias peligrosas, como la gripe y la neumonía. Estas infecciones pueden causar serios problemas a las personas con EPOC.

Terapia de oxígeno: Es posible que tenga que usar oxígeno regularmente para ayudarlo a respirar. Esto implica usar una mascarilla o puntas nasales y llevar el tanque de oxígeno con usted para que lo use según lo necesite o como lo haya recomendado su médico.

Rehabilitación pulmonar: Esta es una combinación de terapias para ayudarlo a controlar su enfermedad y mejorar su calidad de vida. Un equipo de profesionales de la salud lo ayudará a crear un plan para ayudarlo a sentirse mejor. Su plan puede incluir un programa de dieta y ejercicio, estrategias de respiración y formas de conservar energía.

Cirugía: Esto es poco frecuente. Podría implicar una operación de reducción pulmonar o un trasplante de pulmón. Este suele ser un tratamiento de último recurso.

Vivir con EPOC

La EPOC es una afección de por vida. Pero hay cosas que puede hacer para controlar sus síntomas.

Una cosa que debe hacer es trabajar con su médico para desarrollar un plan de acción para la EPOC. Un plan de acción para la EPOC puede ayudarlo a reconocer cuándo cambian sus síntomas. También le dice qué acciones tomar cuando esto sucede. Es importante seguir su plan todos los días, así que hágalo parte de su rutina diaria.

Usted juega un papel activo en el manejo de los síntomas de la EPOC a través de cambios en el estilo de vida. El manejo de los síntomas también puede retrasar la progresión de la enfermedad. Si tiene EPOC, debe:

  • Evitar las cosas que irritan sus pulmones. Si fuma, deje de hacerlo. También evite la contaminación del aire, humos químicos, polvo y humo de segunda mano.
  • Tener atención médica continua. Es importante que vea a su médico regularmente. Tome los medicamentos que le recete. Llame a su médico o programe una cita si tiene alguna pregunta, nuevos síntomas o siente que los síntomas han empeorado.
  • Manejar su enfermedad. Realice cambios en el estilo de vida para minimizar los efectos de sus síntomas. Realice actividades lentamente. Encuentre formas simples de realizar actividades cotidianas, como cocinar o limpiar. Use ropa y zapatos que sean fáciles de poner y quitar. Pida ayuda en lugar de intentar hacer todo usted mismo.
  • Prepararse para emergencias. Hable con su médico sobre qué síntomas indican una emergencia. De esa manera, sabrá cuándo llamar al médico o ir a la sala de emergencias. Tenga a mano los números de teléfono de su médico, el hospital y alguien que pueda ayudarlo a obtener atención médica. Llame a su médico si sus síntomas empeoran, si tiene signos de una infección como fiebre o si tiene problemas para respirar.
  • Obtener apoyo emocional. Vivir con EPOC puede ser difícil. Puede sentirse ansioso, deprimido, asustado o estresado. Hablar con alguien sobre sus sentimientos puede ser de ayuda. Puede hablar con un consejero o unirse a un grupo de apoyo. La familia y los amigos también pueden ayudar. No tenga miedo de decirles a los demás cómo se siente.

Recuerde que el diagnóstico temprano puede conducir a un tratamiento adecuado, que puede ayudarlo a sentirse mejor. Cuanto más tiempo deje sin tratar su EPOC, peor se sentirá. La EPOC grave dificultará la actividad física. Esto afectará incluso las actividades más simples, como vestirse o ir de compras.

Los síntomas de la EPOC pueden hacer que se sienta fatigado (demasiado cansado). Tener dificultad para respirar también interfiere con la alimentación. Su médico puede analizar un plan de dieta, nutrición y suplementos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mis síntomas son causados por EPOC u otra enfermedad?
  • ¿Qué cambios de estilo de vida debo hacer en casa para ayudar a aliviar mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los riesgos para la salud asociados con la EPOC?
  • ¿Qué vacunas necesitaré?
  • ¿Es seguro para mí hacer ejercicio? ¿Qué tipo de ejercicio puedo hacer?

 

La financiación y el apoyo para este material han sido proporcionados Boehringer Ingelheim.