Enfermedad de Parkinson

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un tipo de trastorno del movimiento que afecta el sistema nervioso y causa problemas con el movimiento muscular. Es una enfermedad crónica y progresiva. Significa que no desaparece y que los síntomas empeoran con el tiempo.

Algunas células nerviosas del cerebro producen una sustancia química llamada dopamina. La dopamina envía señales para ayudar con el movimiento y la coordinación. En las personas con enfermedad de Parkinson, estas células mueren o no funcionan correctamente. Disminuye el nivel de dopamina que producen, y eso afecta la capacidad de la persona para controlar su movimiento de forma normal.

No existe cura para la enfermedad de Parkinson, pero el tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

Los 4 síntomas motores primarios de la enfermedad de Parkinson son los siguientes:

  • Temblor (sacudidas o agitación) en las manos, brazos, piernas, mandíbula o cara. Los temblores causados por el Parkinson pueden ser apenas perceptibles al principio. Empeoran con el tiempo. Los temblores tienden a empeorar cuando la persona está en reposo y a mejorar cuando la persona se mueve. El temblor puede afectar un lado del cuerpo más que el otro.
  • Movimientos lentos (bradicinesia). Con el tiempo, una persona que tiene Parkinson puede comenzar a moverse lentamente y usar mucho tiempo para realizar tareas simples. Estas incluyen levantarse de una silla, abotonarse una camisa o cortar la comida.
  • Músculos rígidos (también llamada rigidez). Con el tiempo, los músculos del cuerpo pueden contraerse y ponerse rígidos, lo que dificulta moverlos. Esto puede hacer difícil que una persona realice tareas simples, como alimentarse, ponerse de pie o caminar.
  • Postura y problemas de equilibrio. La enfermedad de Parkinson puede dificultar que una persona se pare o se siente derecha. También puede causar problemas de equilibrio al sentarse, pararse o caminar. Esto puede provocar caídas.

Otros síntomas motrices incluyen los siguientes:

  • Sensación de que los pies están pegados al piso y es imposible dar un paso.
  • Contracción de la escritura a mano. Los movimientos lentos causan problemas con las acciones repetitivas. Esto puede hacer que la escritura a mano se reduzca con el tiempo.
  • Expresión tipo máscara. La cara de una persona puede parecer menos expresiva de lo normal.
  • Movimientos rápidos. Algunas personas con Parkinson presentan movimientos que son demasiado rápidos en lugar de demasiado lentos.

También hay una serie de síntomas no motores que experimentan los pacientes con Parkinson, por ejemplo:

  • pérdida de olfato
  • estreñimiento
  • cambios de ánimo
  • trastornos del sueño
  • salivación excesiva
  • pérdida o aumento de peso
  • problemas de visión o dentales
  • fatiga o pérdida de energía

Algunas personas con Parkinson desarrollan problemas cognitivos. Estos incluyen problemas con la memoria, confusión y pensamiento lento. En algunos casos, desarrollan demencia relacionada con el Parkinson. Esta es una forma diferente de demencia que es exclusiva de los pacientes con Parkinson.

¿Qué causa la enfermedad de Parkinson?

Los médicos no saben exactamente qué causa la enfermedad de Parkinson. En un pequeño número de personas, la genética parece tener algo que ver. Estas personas podrían haber heredado los genes de la enfermedad de Parkinson de un miembro de la familia, o podrían tener una mutación genética. Los factores ambientales también pueden desempeñar un papel. Por ejemplo, la exposición por largo tiempo a ciertas toxinas, como los pesticidas, puede aumentar el riesgo de la enfermedad de Parkinson. Las personas mayores de 60 años presentan un mayor riesgo de desarrollar Parkinson. Los hombres lo desarrollan con más frecuencia que las mujeres.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Parkinson?

No existe una prueba que pueda confirmar que tiene Parkinson. Debe experimentar al menos 2 de los 4 síntomas motores principales antes de que su médico lo considere. Le preguntará acerca de su historial médico y le hará un examen físico. Si su médico cree que tiene la enfermedad de Parkinson, puede derivarlo a un neurólogo. El neurólogo le hará completar tareas que usen su sistema nervioso. Están destinadas a evaluar su equilibrio, músculos, marcha y agilidad. También puede hacerle pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada, para descartar otras afecciones.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad de Parkinson?

No hay una forma conocida de prevenir o evitar el desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson

No existe cura para la enfermedad de Parkinson, pero los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas. En general, producen muy buenos resultados, especialmente, en las primeras etapas de la enfermedad. El medicamento más común utilizado para tratar la enfermedad de Parkinson es la carbidopa-levodopa. Ayuda a aumentar la cantidad de dopamina en su cerebro. Otros tipos de medicamentos también pueden ayudar, como los agonistas de dopamina o los anticolinérgicos. Su médico le recomendará el mejor tratamiento para usted.

Además de los medicamentos, su médico también puede recomendarle que haga ejercicio o fisioterapia. Estos pueden ayudarlo a controlar mejor sus movimientos. En algunos casos, la cirugía también puede ayudar a aliviar los síntomas. La estimulación cerebral profunda ha sido aprobada para tratar muchas etapas del Parkinson. Se insertan electrodos en el cerebro y se envían impulsos eléctricos para estimularlo.

Vivir con la enfermedad de Parkinson

Vivir con una enfermedad crónica puede ser frustrante y desalentador. El Parkinson empeorará gradualmente. Con el tiempo, tendrá problemas con las tareas simples, como caminar, hablar y comer, entre muchas otras. Es común que las personas con Parkinson desarrollen depresión. Existen medicamentos antidepresivos que pueden ayudar con sus síntomas de depresión. Si se ha sentido constantemente triste o desesperanzado, llame a su médico. Hay ayuda disponible.

Unirse a un grupo de apoyo puede ser particularmente útil para los pacientes con Parkinson. Es útil tener personas a su alrededor que sepan exactamente por lo que está pasando. También es una buena idea llevar una dieta saludable, hacer ejercicio y mantenerse lo más activo posible.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Podría la enfermedad de Parkinson ser un signo de otra afección?
  • ¿La enfermedad de Parkinson es hereditaria? ¿Estoy en riesgo?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Qué se está haciendo para encontrar una cura para la enfermedad de Parkinson?
  • ¿Qué tipos de medicamentos tratan la enfermedad de Parkinson? ¿Tienen efectos secundarios?
  • ¿Cuáles son mis posibilidades de desarrollar demencia relacionada con el Parkinson?
  • ¿Eventualmente, necesitaré atención a largo plazo?
  • ¿Puedo morir por la enfermedad de Parkinson?