Enfermedad de manos, pies y boca

¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca?

La enfermedad de manos, pies y boca (HFMD) es una afección común y contagiosa que se produce en la niñez y es causada por un virus. La enfermedad es fácilmente detectable debido a sus síntomas clásicos: úlceras o ampollas dentro y fuera de la boca, como así también una erupción (puntos rojos) o úlceras en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Los bebés y niños menores de 5 años son los más propensos a contraer el virus. Pero pueden contraerla también los niños mayores, los adolescentes y los adultos. Un brote leve de la enfermedad se produce por lo general durante el verano y a principios del otoño. No debe confundirse con la enfermedad de pie y boca, que afecta a las ovejas, al ganado vacuno y a los cerdos.

Síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca

Si su hijo tiene la enfermedad de manos, pies y boca, es posible que experimente los siguientes síntomas:

  • Fiebre (que puede ser alta)
  • Dolor de cabeza
  • Poco apetito
  • Dolor de garganta
  • No sentirse bien o extremadamente cansado
  • Úlceras o ampollas dolorosas alrededor o en la boca (mejillas, encías y garganta): en general comienzan como puntos rojos planos
  • Erupción de puntos rojos planos en las manos y en los pies (estos puntos levemente dolorosos podrán transformarse en ampollas y en ciertas oportunidades pueden desparramarse por las rodillas, los codos, los glúteos o la zona genital)

Por lo general, estos síntomas no aparecen todos juntos, sino por etapas. No todos tendrán todos estos síntomas. Algunas personas, especialmente adultos, contraen la enfermedad y no muestran ningún síntoma. Pero inclusive así, pueden contagiarla a otros.

En general, los síntomas aparecen entre 3 y 7 días después de haber estado en contacto con alguien que padece la enfermedad.

A partir de algunas complicaciones, pueden desarrollarse más síntomas. Dado que las úlceras hacen que resulte doloroso tragar, tanto niños como adultos pueden deshidratarse. La fiebre alta puede causar convulsiones.

¿Qué causa la enfermedad de manos, pies y boca?

El coxackievirus causa la enfermedad de manos, pies y boca. Pertenece a una familia de virus conocida como enterovirus. Se encuentra en el tracto digestivo (la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el ano).

El virus se transmite de persona a persona cuando un individuo enfermo estornuda, tose o se suena la nariz. Usted puede contagiarse si se toca la nariz, los ojos o la boca después de tocar algo contaminado con el virus, tal como un juguete. También puede contraerlo si toca las heces (caca) o las ampollas de una persona que está infectada.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de manos, pies y boca?

El médico de su hijo revisará sus signos de enfermedad reciente y examinará las úlceras o ampollas de su hijo para diagnosticar la enfermedad de manos, pies y boca. En casos poco frecuentes, el médico podrá tomar una muestra con un hisopo de la parte posterior de la garganta de su hijo para enviarlo al laboratorio. Podría pedirle que recolecte una muestra de heces de su hijo para enviar al laboratorio. El laboratorio podrá hacer un análisis para determinar la presencia del virus y descartar otras causas posibles de los síntomas.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad de manos, pies y boca?

La enfermedad de manos, pies y boca es contagiosa. De modo que es importante evitar el contacto con alguien que la padece. Pero es posible que su hijo no siempre sepa cuando otra persona tiene el virus (especialmente en las primeras etapas). Asegúrese de que tanto usted como su hijo pongan en práctica una buena higiene:

  • Lávese las manos con frecuencia y muy bien, con agua y jabón.
  • Trate de no tocarse los ojos, la nariz o la boca, especialmente con las manos sin lavar.
  • Desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia, tales como picaportes y juguetes, especialmente si alguien está enfermo.

Tratamiento de la enfermedad de manos, pies y boca

No hay cura para la enfermedad de manos, pies y boca. Dado que es causada por un virus, los antibióticos no van a funcionar. El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas.

Su médico podrá hacerle recomendaciones para aliviar las molestias de su hijo:

  • Dé a su hijo analgésicos de venta libre para tratar la fiebre y el dolor de garganta. Los mismos incluyen aspirina, paracetamol (marca: Tylenol) o ibuprofeno (un nombre de marca: Advil). Fíjese en la parte posterior del envase o consulte a su médico la dosis adecuada. No le dé aspirina para el dolor a su hijo menor de 18 años. La aspirina se ha vinculado con el síndrome de Reye, una afección poco frecuente pero grave, que puede ser mortal si no se trata precozmente.
  • El dolor de las úlceras de la garganta también se puede aliviar haciendo gárgaras con agua salada (mezcle media cucharadita de sal en un vaso con agua caliente y revuelva).
  • Asegúrese de que su hijo tome mucho líquido. Los productos lácteos fríos son mejores que el jugo o la gaseosa. La acidez del jugo y la gaseosa pueden irritar las úlceras de la boca y pueden causar una sensación de ardor. Si su hijo tiene dificultades para tragar, trate de darle paletas que no sean de jugos.

Su hijo deberá recuperarse completamente entre 5 y 7 días.

Vivir con la enfermedad de manos, pies o boca

Vivir con la enfermedad de manos, pies y boca es un desafío a corto plazo, ya que los síntomas desaparecen en aproximadamente una semana. Como padre de un niño que tiene el virus, sus objetivos principales son mantener al niño cómodo en casa para que descanse y lejos de situaciones en las que pueda infectar a otros.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿El virus se contagia por tocar las úlceras o las ampollas?
  • ¿Se puede aplicar una pomada en las úlceras para aliviar el dolor?
  • ¿Las úlceras o las ampollas dejan cicatrices a largo plazo?
  • ¿Las úlceras dentro de la boca necesitan más tiempo para curarse que las de las manos o de los pies?
  • ¿Durante cuánto tiempo contagia mi hijo?