Atresia esofágica y fístula traqueoesofágica

¿Qué es la atresia esofágica (AE) y la fístula traqueoesofágica (FTE)?

La atresia esofágica (AE) y la fístula traqueoesofágica (FTE) son dos trastornos del sistema digestivo. El trastorno afecta a los bebés. Comienza mientras la madre está embarazada. Esto lo convierte en un defecto congénito. Generalmente, los dos trastornos ocurren juntos.

Una AE es cuando el esófago no se conecta al estómago. La FTE es cuando el esófago y la tráquea no se conectan correctamente. La conexión deficiente se llama fístula. Existen varios tipos de AE. Una AE envía los nutrientes del bebé a una bolsa. Entonces, nada de lo que traga el bebé ingresa al estómago. Con una FTE, la comida o la leche pueden entrar en los pulmones de su bebé cuando traga. Esto puede causar problemas respiratorios e incluso neumonía.

Aproximadamente 1 de cada 4,000 bebés tiene uno o ambos de estos problemas. Suelen ocurrir juntos. Algunas veces, un bebé nace con uno y no con el otro.

Los bebés con esta afección pueden aspirar saliva y otros líquidos que van a los pulmones. Esto puede causar neumonía, asfixia e, incluso, la muerte. Un nacimiento prematuro puede empeorar la afección.

Síntomas de la AE/FTE

Los principales problemas de la AE son los que causa en el sistema digestivo. Generalmente, la FTE causa problemas respiratorios. Los síntomas de la AE/FTE incluyen:

  • problemas de alimentación al nacer;
  • babear o escupir con frecuencia;
  • burbujas de moco en la boca;
  • tos, náuseas o asfixia al alimentarse;
  • color azulado de la piel cuando se alimenta; y
  • dificultad para respirar.

La mayoría de los bebés con AE desarrollan síntomas inmediatamente después del nacimiento. Para los bebés que tienen FTE, pero no AE, los síntomas son leves y su diagnóstico puede demorar semanas.

¿Qué causa la AE/FTE?

Los médicos no están seguros exactamente de qué causa estos problemas. Mientras está embarazada, el esófago y la tráquea de su hijo comienzan a crecer a partir del mismo pedazo de tejido. A veces los tubos no se desarrollan correctamente. Los médicos no creen que sea hereditario. En algunos casos, una AE/FTE tiene un defecto cardíaco.

¿Cómo se diagnostica la AE/FTE?

Una ecografía durante el embarazo es la primera pista. Si hay demasiado líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé), el bebé puede tener un bloqueo en su sistema digestivo. El bloqueo podría ser una AE.

Si su médico sospecha que hay una AE después del nacimiento del bebé, puede insertar un tubo de alimentación a través de la boca o la nariz de su bebé. El tubo normalmente baja al estómago. Si no puede llegar al estómago, su médico probablemente diagnosticará a su bebé con AE. Una radiografía puede detectar aire en el esófago, el estómago y el intestino. Puede ayudar a confirmar el diagnóstico. Una radiografía también puede ayudar a confirmar una FTE.

¿Se puede prevenir o evitar la AE/FTE?

No hay nada que una madre embarazada pueda hacer para evitar que su bebé desarrolle AE/FTE durante el embarazo. Lo mejor que puede hacer es cuidarse bien durante el embarazo. Esto incluye:

  • mantener una dieta saludable;
  • hacer ejercicio;
  • dormir lo suficiente; y
  • asistir a todas las citas médicas programadas.

Tratamiento de la AE/FTE

La AE/FTE es una situación de emergencia. Su bebé necesitará cirugía para solucionar el problema. Si su bebé tiene AE, el tubo para tragar debe estar conectado al estómago. Si una fístula conecta el esófago y la tráquea, debe estar cerrada. El médico de su hijo decidirá cuándo realizar la cirugía. Los bebés sanos a término pueden someterse a la cirugía con solo unos días de edad. Si el bebé tiene algún otro problema (como neumonía u otros defectos congénitos), la cirugía puede tener que esperar.

En casos sin complicaciones, su bebé puede comenzar a comer una semana después de la cirugía. Hasta que su bebé pueda tragar leche o fórmula, lo alimentarán por vía intravenosa o por un tubo estomacal. Su bebé permanecerá en el hospital durante este tiempo. El tiempo de recuperación podría ser mayor si su bebé fue prematuro o si la operación resultó complicada.

Vivir con AE/FTE

Los bebés con AE/FTE a menudo tienen otro problema llamado traqueomalacia. Esto es debilidad y laxitud en las paredes de la tráquea. Puede hacer que su respiración sea ruidosa o suene aguda.

Algunos bebés que tienen atresia esofágica también tienen otros problemas. Estos incluyen:

  • problemas cardíacos;
  • problemas renales;
  • problemas estomacales e intestinales; y
  • problemas musculares y óseos.

El médico le hará un examen físico. Puede ordenar más radiografías o ecografías. Estas generalmente muestran si su bebé tiene otros problemas. Los bebés con otros problemas podrían tener que solucionarlos primero. Luego pueden someterse a una cirugía para reparar el tubo de deglución.

Los bebés que nacen con atresia esofágica a veces tienen problemas a largo plazo, que incluyen:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE: esto es similar a la acidez. Por lo general, se puede tratar con medicamentos.
  • Tejido cicatricial: a veces, el tejido cicatricial crece donde el esófago se conecta con el estómago. Puede hacer que tragar resulte difícil o doloroso. La comida no puede pasar fácilmente. Puede ser necesaria una cirugía para abrir el tejido cicatricial. Esto podría requerir más pruebas o un procedimiento para ver dentro del esófago y el estómago.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Hay otras opciones además de la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo estará mi bebé en el hospital y cuánto tiempo le tomará recuperarse?
  • ¿Qué riesgos de salud puede tener mi bebé y cómo puedo ayudar a prevenirlos?
  • ¿Mi bebé tendrá dolor después de la cirugía?
  • ¿Qué medicamento ayudará a mi bebé a recuperarse? ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Cómo sabré si el bebé tiene un defecto cardíaco?