Arritmia

¿Qué es la arritmia?

Una arritmia es un cambio en el ritmo de los latidos cardíacos. El corazón puede latir demasiado rápido (taquicardia) o demasiado lento (bradicardia). Los latidos pueden ser irregulares. Esto ocurre si el corazón se salta un latido o tiene un latido adicional. Las arritmias son comunes. Para la mayoría de las personas, son menores y para nada graves. Sin embargo, pueden ser graves o potencialmente mortales. Las arritmias tienen mayor gravedad si padece otros problemas cardíacos.

Existen varios tipos de arritmias. El tipo de arritmia que comienza en las cámaras inferiores del corazón (ventrículos) puede ser peor que el que comienza en las cámaras superiores (aurículas).

  • Fibrilación auricular: el corazón late irregularmente y demasiado rápido. Este tipo de arritmia requiere tratamiento. Puede aumentar el riesgo de tener un accidente cerebrovascular.
  • Taquicardia auricular paroxística: el corazón tiene episodios de latidos demasiado rápidos. Esto puede causar molestias. No es grave.
  • Latidos ectópicos: el corazón tiene un latido extra. Busque tratamiento si tiene varios latidos adicionales seguidos u otros problemas con el corazón. Entre los ejemplos, se incluyen la enfermedad cardíaca y la cardiopatía congénita.
  • Taquicardia ventricular y fibrilación ventricular: el corazón late demasiado rápido. Puede que no bombee lo suficiente. Estos tipos de arritmias son graves y requieren tratamiento inmediato.

Síntomas de la arritmia

A veces, las personas sienten que el corazón se acelera o se salta un latido. Esto puede ser provocado por emociones fuertes o ejercicio. Por lo general, no son motivo para alarmarse. Hable con su médico si tiene síntomas. Es posible que tenga una arritmia u otro problema cardíaco. Los posibles signos de un problema más grave incluyen:

Obtenga atención médica de inmediato si se presentan síntomas y tiene antecedentes de enfermedad cardíaca o ataques cardíacos.

¿Qué causa la arritmia?

El corazón tiene cuatro secciones o cámaras. Las paredes del corazón se juntan (se contraen) para empujar la sangre a través de las cámaras. Las señales eléctricas en el «marcapasos» natural (nódulo sinoauricular) del corazón controlan esta función. Los impulsos nerviosos y las hormonas en la sangre afectan la tasa de contracciones. Un problema en cualquiera de estas áreas puede causar una arritmia.

La enfermedad cardíaca es la causa más común de las formas más graves de arritmias. Las arritmias pueden ser causadas por cardiopatía congénita (CC), función anormal de la válvula cardíaca e insuficiencia cardíaca. Las arritmias menores pueden ser causadas por otros factores, que incluyen abuso de alcohol, tabaquismo, cafeína, estrés o ejercicio. Las arritmias también pueden ocurrir por razones desconocidas.

¿Cómo se diagnostica la arritmia?

Su médico le realizará un examen físico y analizará los síntomas. Le preguntará acerca de su historial cardíaco y de salud. Le realizará exámenes, incluido un electrocardiograma (ECG o EKG). Durante esta examen, se acostará y el médico le controlará los latidos.

El médico puede realizarle una ergometría, que consiste en controlar el corazón mientras camina en una cinta andadora. Es posible que le den medicamentos para acelerar los latidos. Esto puede ayudar a detectar enfermedades cardíacas subyacentes.

Otra forma de controlar el corazón es usar una máquina llamada monitor Holter, que registra continuamente el ritmo cardíaco durante veinticuatro horas. Si su médico quiere controlarle el corazón durante más de veinticuatro horas, puede entregarle un grabador de eventos, que graba muestras del ritmo cardíaco durante un par de días o más. El médico puede realizar otros exámenes para obtener información sobre el corazón.

¿Se puede prevenir o evitar la arritmia?

Puede prevenir algunos tipos de arritmias con cambios en el estilo de vida. Limite el consumo de alcohol y deje de fumar. Mantenga un peso saludable a través de la dieta y el ejercicio. Trabaje con su médico para controlar enfermedades cardíacas u otros problemas de salud.

Tratamiento de la arritmia

El tratamiento depende del tipo de arritmia que tenga. Algunas arritmias leves pueden no requerir tratamiento. Otros tipos pueden tratarse con medicamentos. Los casos graves requieren tratamiento adicional, que incluye:

  • Marcapasos artificial. El dispositivo electrónico se coloca debajo de la piel del pecho. Ayuda al corazón a mantener un latido regular.
  • Desfibrilación cardíaca. Una breve descarga eléctrica puede detener un ritmo anormal y restaurar uno normal.
  • Cirugía. Los procedimientos pueden corregir ciertos tipos de arritmias. Si la arritmia ocurre en un área determinada del corazón, esa parte puede extirparse. Un procedimiento llamado ablación cardíaca puede destruir el tejido en el corazón que causa la arritmia.

Las arritmias causadas por problemas de salud deben tratarse y manejarse adecuadamente.

Vivir con arritmia

Las personas que tienen casos leves pueden requerir monitoreo, pero no otras formas de tratamiento. Para casos graves, el tratamiento puede controlar los síntomas y la frecuencia cardíaca para reducir el daño. La falta de tratamiento de la afección puede causar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o una insuficiencia cardíaca. Siga las órdenes de su médico y mantenga un estilo de vida saludable.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de arritmia tengo? ¿Es potencialmente mortal?
  • ¿Qué tipos de tratamiento necesito? ¿Tendré que realizarlos toda la vida?
  • ¿Necesitaré un marcapasos o un desfibrilador cardioversor implantable?
  • ¿Cómo sé si la afección que tengo está empeorando? ¿Qué debo hacer si empeora?
  • ¿Hay algún cambio que pueda hacer en el estilo de vida para reducir mi riesgo de complicaciones?