Amigdalitis

¿Qué es la amigdalitis?

La amigdalitis es una enfermedad inflamatoria. Se produce cuando las amígdalas son infectadas por un virus o bacteria. Las amígdalas son masas de tejido rosado de forma ovalada ubicadas en la parte posterior de su garganta. Hay dos amígdalas, una en cada lado. Ayudan a combatir las infecciones al reaccionar ante los gérmenes que ingresan por la nariz y la boca. Las amígdalas infectadas se inflaman y se agrandan.

La amigdalitis es más común en niños que en adultos.

Síntomas de amigdalitis

A menudo, las amígdalas inflamadas son el primer signo de amigdalitis. Se puede sentir como si las glándulas de la garganta o el cuello estuvieran inflamadas. Otros síntomas pueden incluir:

  • enrojecimiento
  • dolor de garganta
  • manchas blancas o amarillas o una película en sus amígdalas
  • dificultad para tragar
  • fiebre
  • escalofríos
  • mal aliento
  • dolor de oído
  • dolor de cabeza
  • voz ronca o pérdida de la voz (laringitis)
  • problemas para dormir o apnea del sueño (cuando la respiración se detiene brevemente durante el sueño).

Los niños con amigdalitis pueden tener dolor de estómago. Esto es más común cuando el estreptococo es la causa de la amigdalitis.

Póngase en contacto con su médico si su hijo tiene síntomas de amigdalitis. Estos incluyen:

  • Dolor de garganta que dura más de dos días (con o sin fiebre o dolor de estómago).
  • Una fiebre superior a 103 ° F.
  • Indisposición extrema, fatiga o debilidad.
  • Dificultad para respirar o tragar.

Si su hijo no puede respirar o está babeando porque no puede tragar, busque atención de emergencia de inmediato.

¿Qué causa la amigdalitis?

Las infecciones virales causan la mayoría de los casos de amigdalitis. Por ejemplo, el virus responsable de la mononucleosis o mono (llamado virus de Epstein-Barr) puede causar amigdalitis. Las infecciones bacterianas solo causan amigdalitis alrededor del 15% al ​​30% de las veces. Las bacterias principales son un cierto tipo de estreptococo. En estos casos, la enfermedad se puede llamar faringitis estreptocócica.

¿Cómo se diagnostica la amigdalitis?

Póngase en contacto con su médico si usted o su hijo tienen síntomas de amigdalitis. Su médico le preguntará acerca de los síntomas. Revisará sus oídos, nariz y garganta en busca de inflamación y signos de infección.

Su médico usará un hisopo para tomar una muestra de la parte posterior de su garganta. La muestra puede usarse para una prueba rápida de estreptococo o un cultivo de garganta. Ambas pruebas pueden mostrar si su infección es causada por un estreptococo u otra bacteria. Una prueba rápida de estreptococo solo demora unos minutos en mostrar los resultados. Un cultivo de garganta debe ser enviado a un laboratorio y demora 24 horas o más. Es más confiable que una prueba rápida de estreptococo, que puede dar un resultado falso negativo. El médico puede ordenar ambas pruebas para garantizar un diagnóstico.

En algunos casos, su médico puede hacer un análisis de sangre para determinar la causa. Por ejemplo, un análisis de sangre puede verificar si se trata de mononucleosis.

¿Se puede prevenir o evitar la amigdalitis?

La amigdalitis no es contagiosa, pero las infecciones que la causan son contagiosas. Se propaga a través del contacto con otras personas. Puede evitar contagiarse y contagiar de la siguiente manera:

  • Lávese las manos con frecuencia.
  • No comparta comida y bebida con otros.
  • Evite el contacto cercano con personas que están enfermas.

Tratamiento de la amigdalitis

El tratamiento para la amigdalitis varía según la causa. Para una infección bacteriana, el médico le recetará antibióticos. Asegúrese de seguir las indicaciones de su médico y tomar todo el medicamento a horario. Si no lo hace, su infección puede reaparecer. Los antibióticos también ayudan a reducir el riesgo de infectar a otros. Usted no contagiará después de aproximadamente 24 horas de tratamiento. Si la amigdalitis es causada por un virus, los antibióticos no ayudarán.

Hay algunas cosas que puede hacer en casa para ayudar a aliviar sus síntomas.

  • Beba mucho líquido. Esto incluye líquidos tibios y calmantes, como sopa, caldo o té con miel y limón.
  • Coma alimentos blandos, especialmente si le duele al tragar.
  • Haga gárgaras de agua tibia con sal (1/4 de cucharadita de sal en 8 onzas de agua tibia).
  • Tome paracetamol o ibuprofeno para la fiebre y el dolor. No proporcione aspirina a los niños y adolescentes menores de 18 años. Puede provocar una enfermedad grave llamada síndrome de Reye.
  • Chupe una pastilla para la garganta o caramelos duros.
  • Use un humidificador de vapor frío para humedecer el aire.
  • Permita que su cuerpo y su voz descansen.

Si sus amígdalas están tan inflamadas que le resulta difícil respirar, es posible que su médico le recete esteroides.

Vivir con amigdalitis

La cirugía para extirpar las amígdalas (amigdalectomía) solía ser común. Hoy en día, los médicos solo recomiendan la cirugía si la amigdalitis es grave o recurrente (crónica). Una amigdalectomía es una cirugía ambulatoria, lo que significa que no tiene que permanecer en el hospital.

Si la amigdalitis no se trata, el pus puede acumularse en la parte posterior de la garganta detrás de las amígdalas. Esto se denomina absceso. Si tiene un absceso, su médico deberá drenarlo con una aguja. En algunos casos, es posible que necesite una amigdalectomía para extirpar el absceso.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa de mi amigdalitis?
  • ¿Cuánto tiempo demora obtener los resultados de las pruebas? ¿Qué significan los resultados de las pruebas?
  • ¿Qué medicamentos puedo tomar y cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Hay algo más que pueda hacer para aliviar mis síntomas?
  • Mi hijo tiene amigdalitis con mucha frecuencia. ¿Necesita cirugía para extirpar sus amígdalas?
  • ¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de la cirugía?
  • Si tengo mononucleosis o faringitis estreptocócica, ¿tendré amigdalitis?