Cómo escoger el equipo de seguridad para bebés

¿Qué productos son importantes para mantener seguro a mi bebé?

Mantener a su bebé a salvo cuando lo lleva del hospital hacia su hogar es su prioridad. La selección de los productos y los equipos que sean más seguros para su bebé es un primer paso importante. Estos productos normalmente incluyen:

  • una cuna y un colchón,
  • una mesa para cambiar pañales,
  • un asiento de carro para bebés,
  • un cochecito o carriola para bebé,
  • una bañera para bebé,
  • puertas de seguridad para bebés,
  • portabebés y un cargador de bebés,
  • corral,
  • juguetes.

Siempre elija productos que cumplan o excedan los estándares de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (Consumer Product Safety Commission, CPSC).

Camino a una mejor seguridad

La cuna y el colchón: La mejor opción es comprar cuna y colchón nuevos es la mejor opción. Las cunas hechas antes de 1978 tienen pintura con plomo, lo cual constituye un peligro de envenenamiento. Si va a comprar una cuna usada, busque una que sea sólida y resistente y que no tenga una baranda ajustable. Las cunas fabricadas antes de 2011 tienen barandas que se bajan y pueden atrapar y sofocar a su bebé. La cuna debe estar construida con material duradero y sus barras laterales no deberían tener más de 2 3/8 de pulgada (6 cm) de separación para prevenir que el bebé se caiga o que su cabeza quede atrapada en medio de estas.

Elija un colchón que se ajuste perfectamente a la cuna para evitar una separación entre esta y el colchón. Los colchones suaves pueden ser parte de la causa del síndrome de muerte súbita del recién nacido (sudden infant death syndrome, SIDS). Este síndrome es la razón inexplicable y súbita por la cual algunos bebés menores de 1 año mueren cuando duermen. La parte más alta de la baranda debería estar 26 pulgadas (66 cm) por encima de la parte superior del colchón.

Las cunas y las mecedoras de los recién nacidos (cunas que se colocan al lado de la cama y se sujetan a esta) son espacios móviles para dormir que no deberían utilizarse más allá de los primeros meses del bebé. Nunca comparta la cama con su bebé porque aumenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del recién nacido. Cuando su hijo cumpla 3 años de edad lo debería de trasladar hacia una cama.

Mesas para cambiar pañales: Elija una mesa que sea sólida y resistente. Muchas mesas para cambiar pañales vienen como cubiertas de mesas que se sujetan a la parte de arriba de las cómodas con gavetas. Las mesas para cambiar pañales en presentación de cubierta para mesa que no estén bien aseguradas son un riesgo. Las correas de seguridad mantienen a la cubierta en su lugar. Al utilizar el equipo para mantener la cómoda sujeta a la pared, asegura y evita que se caiga sobre su bebé o sobre un niño pequeño. Las mesas que se doblen no son seguras.

Nunca desatienda a su bebé cuando esté encima de una mesa para cambiar pañales y mantenga los suministros, como pañales y toallitas húmedas, a su alcance, pero lejos de su bebé.

Asiento de carro para bebés: La ley obliga a los conductores a que coloquen a los niños en un asiento de carro para bebés diseñado para su edad, peso y altura. Estas obligaciones pueden variar según el estado e incluyen:

  • Para bebés hasta de 2 años de edad, asientos de carros en los que los niños queden viendo hacia la parte trasera del vehículo.
  • Para bebés pequeños y en edad preescolar, asientos de carros en los que los niños queden viendo hacia la parte delantera del vehículo.
  • Para los niños en edad escolar, asientos elevados.
  • Para los niños mayores de 13 años de edad, los cinturones de seguridad del vehículo.

Utilice el Sistema de anclajes inferiores y correas de anclaje para niños (Lower Anchors and Tethers for Children, LATCH) para asegurar firmemente el asiento para su hijo en el sillón trasero del vehículo. Nunca deje que un niño menor de 13 años de edad viaje en el asiento del copiloto. El Sistema de anclajes inferiores y correas de anclaje está disponible para vehículos fabricados después del 1 de septiembre de 2002. Para los vehículos de modelos más antiguos, verifique en el manual del fabricante para establecer la manera más segura de ajustar el asiento para bebés con el cinturón de seguridad de su vehículo.

Andadores: Los andadores para bebés son cosa del pasado. Existe una investigación que demuestra que los andadores no ayudan a los bebés a caminar y pueden causarles daño, ya que los ponen en riesgo de caer de las escaleras, a una piscina o jalar algo y golpearse la cabeza. Es posible que todavía los ofrezcan en ventas de garaje o los den como un objeto de segunda mano. Ahorre su dinero y compre algo que le brinde a su bebé más alegría, como un centro de actividad estacionario para que juegue.

Carriolas de bebé: Una carriola es esencial cuando sale de la casa. Sus opciones son:

  • Una carriola convertible, que tiene una base más ancha y está diseñada para usarla al aire libre.
  • Una carriola con tapasol, que es liviana y está diseñada para niños en edad preescolar.
  • Una combinación de carriola y asiento, que le permite ajustarla al asiento de bebés que queden viendo hacia la parte trasera del vehículo.

Elija una carriola duradera para evitar volcaduras. Las carriolas defectuosas pueden plegarse y prensar los dedos, los brazos y las piernas de su hijo. Revise los frenos para asegurarse que la carriola no se moverá con su bebé adentro. Revise las hebillas y los cinturones de seguridad para asegurarse que su bebé está asegurado mientras mueva la carriola.

Bañera para bebé: Lo mejor es una tina hecha de plástico sólido y resistente que sostenga de manera segura a su bebé. El diseño inclinado le ayudará a su recién nacido a levantarse cuando no pueda sentarse por sí mismo. Un material antideslizante por fuera evitará que la tina resbale. Si usted compró o a usted le prestaron una tina usada, reemplace la espuma que viene adentro si ya estuviera rota. Pedacitos de esa espuma podrían terminar en la boca de su hijo y convertirse en un peligro de ahogamiento. Nunca desatienda a su bebé durante la hora del baño.

Puertas para bebés: Las puertas para bebés evitan que su hijo se caiga de las escaleras, a una piscina o ingrese a una habitación insegura, como la cocina, el baño, el garaje, la habitación donde se lava ropa o el sótano. Utilice una puerta con tornillos y abrazaderas para instalarla de manera segura a la pared. No utilice puertas plegables ni con diseño en forma de diamante. Su hijo se puede lesionar resultar gravemente si se atorar en esos pliegues. No utilice puertas montadas a presión o que sean provisionales. Este tipo de puertas se pueden empujar con facilidad.

Busque puertas que estén certificadas por la Sociedad Norteamericana de Pruebas y Materiales (American Society for Testing and Materials, ASTM) y la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles (Juvenile Products Manufacturers Association, JPMA).

Cargadores de bebés, portabebés y cargadores para bebés: Estos productos mantienen seguro a su bebé mientras que le permiten a usted hacer las compras o sujetar la mano de otro niño. Los mejores cargadores de bebés, portabebés y cargadores para bebés de calidad son los que estén hechos de tela duradera, tengan correas de seguridad y estén construidos para la edad, peso y desarrollo de su hijo. La tela desgastada y las correas para sujetar que falten o estén corroídas aumentan el riesgo de una caída grave para su hijo. No permita que su hijo se quede dormido en un cargador, portabebés o cargador de bebé ya que aumenta el riesgo del síndrome de muerte súbita del recién nacido. En la medida en que el bebé crece, algunas directrices recomiendan que su bebé esté viendo hacia afuera y no hacia adentro cuando lo cargue. Si utiliza un cargador tipo mochila, con marco de metal diseñado para acampar al aire libre, verifique para asegurarse de que el soporte plegable se mantenga abierto cuando coloque al bebé en el suelo.

Corrales: Un corral le ofrece un lugar seguro en donde poner a su bebé o niño pequeño cuando no está disponible una cuna. Busque corrales con lados de nilón por los que corra el aire en lugar de los que están hechos de malla. La malla de corrales antiguos puede estrangular a su hijo si la cabeza se le atorara en alguno de los agujeros. Verifique que los cuatro lados se mantengan asegurados en sus lugares. Esto prevendrá que la estructura le caiga encima a su hijo.

Juguetes: Elija juguetes diseñados para la edad y la habilidad de su hijo. Los juguetes nuevos y antiguos pueden representar un riesgo de ahogamiento. Las instrucciones en el paquete deberían proporcionar directrices sobre la edad y la seguridad, así como de riesgos potenciales de ahogamiento y envenenamiento. Asegúrese de que las tapaderas en donde se colocan las baterías se encuentren aseguradas para prevenir que su hijo se lleve las baterías a la boca, lo cual puede ser un riesgo de ahogamiento y envenenamiento.

Muchos de los accidentes y lesiones en la infancia se pueden prevenir. Hable con su médico sobre peligros actuales en la seguridad de los productos para bebés. Verifique sitios web en los que se informe sobre productos que se hayan retirado del mercado. Evite los productos que hayan tenido un dueño anterior, en especial los que tengan 5 o más años. Los amigos y los familiares bien intencionados podrían no darse cuenta de lo rápido que cambian las directrices de seguridad.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué recursos puede recomendar para verificar los productos para bebés que han sido retirados del mercado?
  • ¿Hay algunos productos que usted no recomiende debido a preocupaciones en la seguridad?
  • ¿Cuáles son los factores de riesgo del síndrome de muerte súbita del recién nacido?