Trastornos del sueño en adultos mayores

La mayoría de los adultos necesitan 7 u 8 horas de sueño por noche para sentirse descansados y alertas, en especial, los mayores de 65 años. A medida que envejecemos, se pueden producir cambios en los patrones de sueño. Estos cambios causan insomnio o problemas para dormir.

Algunos trastornos del sueño en adultos mayores son los siguientes:

  • Estar cansado más temprano por las noches.
  • Despertarse temprano a la mañana.
  • Despertarse a mitad de la noche y no poder volver a dormir.
  • Tener insomnio, un trastorno que dificulta quedarse dormido o mantener el sueño.

Camino hacia una mejor salud

Los adultos mayores suelen ver cambios en su ciclo de sueño. Esto puede deberse a la edad, al estilo de vida o a problemas de salud. Las sustancias químicas y las hormonas del organismo son uno de los factores. Por ejemplo, a medida que envejecemos, el cuerpo produce menos melatonina. Esta es la hormona natural que regula el ciclo del sueño. Algunos hábitos, como fumar y beber alcohol o cafeína, también pueden afectar el sueño.

Algunos medicamentos pueden dificultar el sueño. Al sentir dolor, es difícil dormirse. Algunos problemas de salud también pueden ocasionar trastornos del sueño. La diabetes y los problemas de próstata pueden producir cansancio, ya que uno se despierta para orinar muchas veces durante la noche. Otras enfermedades, como la insuficiencia cardíaca congestiva o la insuficiencia renal, pueden causar problemas del sueño. Puede tener problemas para acostarse y ponerse cómodo para quedarse dormido. Si debe dormir en una silla reclinable o si se despierta muchas veces durante la noche, es importante que hable con su médico. Será él quien podrá verificar si hay algún problema de salud subyacente que causa sus trastornos del sueño.

Apnea del sueño

Un trastorno del sueño común es la apnea del sueño. Hace que la respiración de la persona se detenga de forma anormal y vuelva a comenzar mientras duerme. Las personas que la padecen suelen roncar ruidosamente. La respiración se detiene entre 10 y 30 segundos por vez. Al comenzar a respirar de nuevo, se produce un ronquido o resuello que puede despertarlo. Esto puede ocurrir cientos de veces durante una noche. Cada vez que se despierta, se interrumpe el patrón de sueño. La apnea del sueño impide descansar bien por la noche. Además, dejar de respirar durante demasiado tiempo puede ser perjudicial. También puede provocar hipertensión arterial e incrementar su riesgo de infarto de miocardio.

Síndrome de las piernas inquietas (SPI)

El SPI es una enfermedad que provoca dolores o molestias en las piernas. Ocurre al elevar las piernas cuando está sentado o acostado. Puede sentir que las piernas no se quedan quietas. El SPI también puede causar problemas del sueño.

Trastorno de movimientos periódicos de las piernas (TMPP)

El TMPP es una afección en la cual las piernas patean al dormir. La mayoría de las veces, el paciente no sabe que está pateando. Si duerme acompañado, esta persona puede hacérselo saber. El TMPP puede impedir el buen descanso y causar cansancio durante el día. Algunas personas pueden tener SPI y TMPP.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Si su ciclo de sueño cambia con la edad, estos consejos pueden resultar útiles.

  • Acuéstese y levántese a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.
  • No duerma siestas de más de 20 minutos.
  • No lea, mire televisión ni coma en la cama. Solo utilice la habitación para dormir.
  • Evite la cafeína durante alrededor de 8 horas antes de dormir.
  • Evite la nicotina y el alcohol por las noches. El alcohol puede ayudarlo a quedarse dormido, pero puede hacer que se despierte a mitad de la noche.
  • No se quede acostado durante mucho tiempo intentando dormirse. Después de 30 minutos de haberlo intentado, levántese y diríjase a otra habitación. Haga algo tranquilo, como leer o escuchar música. No haga nada que estimule su cerebro. Luego, vuelva a la cama e intente quedarse dormido.
  • Intente mantenerse activo durante el día. El ejercicio puede ayudarlo a dormir mejor.
  • Pregúntele a su médico si alguno de los medicamentos que toma puede impedirle dormir. Algunos medicamentos que interrumpen el sueño son los antidepresivos, los betabloqueadores y los medicamentos cardiovasculares.

Cuándo consultar al médico

Hable con su médico si tiene problemas para dormir. Lo someterán a un examen físico y revisarán sus síntomas. Es posible que realicen análisis para confirmar si padece un trastorno del sueño. Su médico también puede recetarle medicamentos o tratamientos que lo ayuden.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuántas horas debería dormir por noche?
  • ¿Pueden los medicamentos que toma afectar el sueño?
  • ¿Tengo un problema de salud que podría afectar el sueño?