Ayudar a los adultos mayores a lidiar con eventos que cambian la vida

Los eventos que cambian la vida pueden ocurrir a cualquier edad. Estos incluyen cosas como la muerte de un ser querido, problemas de salud recién diagnosticados y pérdida del empleo. A medida que las personas envejecen, estos eventos se vuelven más frecuentes. El duelo es una respuesta normal y saludable frente a la pérdida. Con el tiempo, puede afectar la salud emocional y mental. Incluso puede llevar a la depresión. Si usted es un cuidador o si pasa tiempo con un adulto mayor, aprenda cómo ayudar a su ser querido a hacer frente a la pérdida.

Aprenda sobre el proceso de duelo.

El camino hacia un mayor bienestar

Entender el proceso de duelo:

  • Hay síntomas físicos y emocionales comunes en el duelo. En «Duelo: Frente a la enfermedad, la muerte y otras pérdidas» aprenderá que cada uno es diferente. No hay una manera «correcta» de hacer el duelo. Cada pérdida es diferente también. Permita que su ser querido tenga el tiempo y el espacio para llorar a su manera.
  • Esto es lo más importante que puede hacer por un ser querido. Si no sabe qué decir, el solo hecho de escuchar tiene un gran impacto. Es posible que su ser querido necesite expresar sus sentimientos. Si se siente incómodo, ofrézcase para ayudar.

El duelo y la pérdida pueden ser abrumadores. Las pequeñas tareas pueden parecer agotadoras. Es por eso que una oferta de ayuda puede hacer una diferencia. No espere a que su ser querido le pida ayuda. Ofrezca hacer cosas como preparar la cena, comprar comestibles o medicamentos, lavar la ropa o limpiar.

Aspectos a tener en cuenta

Los síntomas de duelo y los síntomas de depresión son similares. Es normal que una persona se sienta triste después de una pérdida. Eso es temporal. Su ser querido puede estar deprimido si:

  • no se siente mejor a medida que pasa el tiempo;
  • sus emociones se interponen en la vida cotidiana;
  • no disfruta aquellas cosas que solían amar hacer;
  • menciona o tiene pensamientos de suicidio.

Lo que puede hacer para ayudar a un ser querido que tiene depresión:

  • No tenga miedo de recordar a la persona que falleció en conversaciones afectuosas. Esto puede ayudar a su ser querido a sentirse menos solo.
  • Evite decir «sé cómo se siente» o que esa persona está «en un lugar mejor». Esto minimiza los sentimientos de su ser querido. En cambio, diga cosas como: «Sé que esto debe ser difícil» o «No tienes que ser tan fuerte». Esto ayuda a sacar afuera los sentimientos de su ser querido.
  • Solo siéntese con su ser querido. Esto puede ser reconfortante, incluso si no quieren hablar.

Si nota alguno de estos síntomas, hable con el médico de familia de su ser querido. El médico puede ayudar a tratar la depresión para que su ser querido pueda comenzar a sentirse mejor.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi ser querido necesita medicamentos para tratar sus problemas emocionales?
  • ¿Puede ser perturbadora una pérdida de empleo cuando se es mayor?
  • ¿Los sentimientos emocionales de mi ser querido le causarán enfermedad física?