Ahogarse es uno de los peligros más comunes cuando se está en el agua. Ocurre cuando entra agua, incluso una pequeña cantidad, en los pulmones. Es un problema grave y puede llevar a la muerte.

El ahogamiento puede ocurrir en cualquier lugar, como en una bañera, piscina, lago, río, océano, incluso en un inocente cubo de agua. Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), aproximadamente 10 personas mueren por ahogo involuntario (es decir, ahogo no relacionado con un barco) todos los días en los Estados Unidos. Además, unas 300 personas se ahogan cada año en incidentes relacionados con la navegación. El ahogo es la quinta causa de muerte involuntaria en los Estados Unidos.

 

El camino hacia una salud mejor

Existen acciones que puede tomar para que disfrutar del agua sea más seguro para usted y su familia.

Aprenda a nadar.

Las clases de natación formal enseñan técnicas apropiadas de natación. Pueden ayudarlo si alguna vez se encuentra en una situación peligrosa. Si es posible, inscriba a sus hijos en clases formales de natación. Si es un adulto que no sabe nadar, inscríbase en clases de natación para adultos. Pregúntele a su médico acerca de las piscinas locales que ofrecen lecciones.

Aprenda resucitación cardiopulmonar (RCP).

La RCP es una técnica para ayuda a alguien que no respira por sí solo a respirar. Es posible que deba hacerle RCP a alguien si lo ha salvado de ahogarse. Las clases de RCP a menudo se ofrecen de forma gratuita en hospitales y departamentos de bomberos. Pregúntele a su médico acerca de los lugares donde puede tomar una clase.

Esté atento.

Cuando los niños están en la bañera, nunca salga de la habitación. Los niños pequeños pueden ahogarse en tan solo 1 pulgada de agua. Siempre manténgase a la distancia de un brazo. De esa manera, puede agarrarlos rápidamente si caen boca abajo en el agua por accidente.

Si está con niños en la piscina u otro cuerpo de agua, vigílelos de cerca. No se distraiga con otras actividades como la lectura. Présteles mucha atención, incluso si han tomado clases de natación.

Use un chaleco salvavidas.

Siempre use un chaleco salvavidas aprobado por la Guardia Costera de los Estados Unidos cuando esté cerca del agua. Estos dispositivos de seguridad están diseñados para ayudar a mantener su cabeza fuera del agua, para que pueda respirar correctamente. Los chalecos salvavidas vienen en muchos estilos, tamaños y colores.

No use «inflables», «fideos» ni otros dispositivos llenos de aire como chalecos salvavidas. No están diseñados para mantenerlo fuera del agua en todo momento.

Obtenga ayuda de los guardavidas.

Si es posible, nade en áreas que tengan guardavidas. Ellos podrán brindar ayuda adicional para vigilar a todos los nadadores. Sin embargo, incluso si se encuentra en un lugar con un guardavidas, debe estar alerta y atento.

Vaya con un amigo.

De ser posible, siempre nade con un amigo. Se pueden cuidar mientras nadan.

Evite el alcohol.

No beba alcohol cuando esté cerca o dentro del agua. El alcohol puede afectar su equilibrio y su capacidad para pensar con claridad. Esto podría hacer que usted se caiga o tome una mala decisión que podría causarle problemas cuando está en el agua.

Además, no beba alcohol si está vigilando a los niños en el agua.

Esté atento al clima.

Si está nadando en un lago o en el océano, tenga en cuenta el pronóstico del tiempo. Una tormenta repentina puede hacer que el agua se agite, lo que dificulta nadar con seguridad.

Si está en el océano, busque advertencias de corrientes de resaca. Estas son corrientes muy rápidas que pueden alejarlo de la costa. Debido a que son corrientes fuertes, es difícil nadar para regresar a la costa. Si se encuentras en una corriente de resaca, nade en paralelo a la orilla. Una vez que salga de la corriente, nade en diagonal el resto del trayecto.

Ponga una cerca.

Si tiene una piscina en su casa, coloque una cerca que rodee los cuatro lados. La cerca debe tener al menos 4 pies de altura. También, considere usar puertas de cierre automático y traba automática que se abran hacia afuera. Todos los pestillos de la puerta de la cerca deben estar más arriba de lo que un niño pueda alcanzar. Además, considere agregar alarmas que señalizan si se ha abierto una puerta. También es posible que desee agregar una alarma flotante de piscina, que suena cuando alguien ingresa al agua.

Aspectos a tener en cuenta

Según los CDC, las víctimas más comunes de ahogamiento son los niños menores de 5 años y las personas entre 15 y 24 años. Los niños menores de 1 año se ahogan con mayor frecuencia en una bañera, un balde o el inodoro. Los niños entre 1 y 5 años generalmente se ahogan en la piscina o en la bañera de hidromasaje. Las personas entre 15 y 24 años a menudo se ahogan en cuerpos naturales de agua, como lagos y ríos.

Además, se ahogan más varones que mujeres. Y es más probable que se ahogue si es de raza negra.

¿Cómo se ve el ahogamiento?

A diferencia de lo que puede haber visto en la televisión o en las películas, las personas que se están ahogando a menudo no chapotean ni gritan pidiendo ayuda. En cambio, el ahogamiento puede ser un proceso silencioso y rápido. Una vez que una persona está en peligro, puede ahogarse en menos de un minuto.

Cuando alguien se está ahogando, los instintos del cuerpo toman el control. La persona usará toda su fuerza para mantener su cabeza fuera del agua. A menudo, eso significa que su cabeza se inclinará hacia atrás y su boca se abrirá para obtener la mayor cantidad de aire posible. Por lo general, mantendrá los brazos a los lados para tratar de mantenerse a flote. Además, el cuerpo normalmente subirá y bajará en el agua. La mayoría de las veces, no patearán ya que usarán toda su energía para mantenerse a flote.

Alguien que se está ahogando generalmente se balanceará en el agua para arriba y para abajo. La cabeza, especialmente la boca, puede meterse en el agua de repente y, luego, volver a salir.

Una persona que se está ahogando por lo general no grita por ayuda, ya que toda su energía se concentra en mantener la cabeza fuera del agua. Por lo tanto, debe prestar atención a alguien que está tranquilo en el agua. Puede ser una señal de que necesita ayuda.

Cómo ayudar a alguien que se está ahogando.

Si ve a alguien ahogándose, siga estos pasos.

  • Mantenga la calma.
  • Grite para que alguien llame al 911.
  • Revise su entorno. Si está en una piscina, ¿hay salvavidas cerca? ¿Hay algo que pueda arrojarle a la persona para que se agarre mientras usted tira de ella hacia un costado? Si es así, arroje el objeto para que quede lo suficientemente cerca como para que la víctima lo alcance fácilmente. A continuación, tire de ellos hacia un costado.
  • Si la persona está muy lejos en el agua, es posible que desee nadar hacia ella para ayudarla. Solo haga esto si es un experto nadador. Vaya por detrás de la persona y tómela por debajo sus brazos. Patalee para volver a un lugar seguro. Sin embargo, tenga cuidado de no permitir que la persona lo agarre. En estado de pánico, también puede hundirlo.
  • Cuando la persona esté fuera del agua, comience la RCP. Además, cualquier persona que casi se haya ahogado necesita ver a un médico de inmediato para un examen.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué edad debe tener mi hijo antes de inscribirlo en clases de natación?
  • ¿Dónde puedo tomar clases de natación para adultos?
  • ¿Dónde puedo aprender RCP?