RCP para bebés/Asfixia

RCP significa reanimación cardiopulmonar . Es una técnica importante que se utiliza en situaciones de emergencia. La RCP puede salvar la vida de un bebé y prevenir el daño cerebral y orgánico.

Cualquiera que tenga un bebé o trabaje o pase tiempo con bebés debe saber RCP para bebés. Incluso si usted nunca tiene que usarla, debe estar preparado para una emergencia. La RCP de bebés es una habilidad que se enseña en cursos certificados de formación de primeros auxilios. Debe volver a tomar el curso aproximadamente cada 2 años. También es bueno que imprima esta guía para tenerla a mano.

El camino hacia la seguridad

Es importante saber cuándo sí y cuándo no se debe hacer la RCP en un bebé. Un niño puede estar en peligro si se asfixia. Esto incluye asfixia con líquido, alimentos duros o un objeto. Los signos de asfixia incluyen:

  • dificultad para respirar
  • sibilancias al inhalar
  • tos
  • llanto
  • piel que se torna azul o púrpura.

No realice RCP si el bebé está tosiendo con fuerza. Este tipo de tos puede ayudar al niño a recuperarse y detener la asfixia. En su lugar, puede ayudar a este proceso. Coque al bebé boca abajo a lo largo de su brazo o pierna. La cabeza del bebé debe apuntar hacia abajo. Ponga una mano sobre el pecho del bebé y mantenga la mandíbula abierta con los dedos. Con la palma de la otra mano dé 5 golpes firmes. Apunte a la espalda del bebé entre sus omóplatos.

Luego, coloque al bebé sobre su muslo boca arriba, con su cabeza más abajo que su cuerpo. Coloque 2 o 3 dedos justo debajo de línea de los pezones del bebé en el esternón. Dé 5 empujes en el pecho rápidos. Éstos se realizan en la misma posición que las compresiones torácicas. Alterne 5 golpes en la espalda con 5 empujes en el pecho hasta que se elimine el objeto o necesite iniciar la RCP.

Si el bebé se está asfixiando con un objeto, esto debería ayudar a expulsarlo. Deje que el niño lo elimine al toser o lo escupa por sí solo. No trate de quitarlo usted mismo a menos que sea visible. Si esto no funciona, o si el niño deja de respirar, pierde la conciencia, o se vuelve azul, debe hacer la RCP. Si hay más de una persona a su alrededor, pida que llamen al 911. No deje al niño solo. Puede llamar al 911 usted mismo 2 minutos después de la RCP.

La RCP para un bebé difiere de la RCP para un adulto. La RCP consiste en tres etapas que componen un ciclo. La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) utiliza CAB para recordar el orden. Esto significa: Compresiones, Abrir las vías respiratorias y respiración Boca a boca.

  • Compresiones: Las compresiones torácicas estimulan el corazón. La presión enérgica reanuda el bombeo de la Empiece, colocando al bebé boca arriba. Asegúrese de que su cabeza esté en línea con su cuerpo. Inicie las compresiones colocando 2 dedos justo debajo de los pezones del bebé. Este debería ser el dedo índice de cada mano o los dedos índice y medio de una mano si necesita la otra para apoyo. Presione hacia abajo hasta que el pecho del bebé se comprima aproximadamente 1/3 o 1/2. No presione directamente sobre el esternón. Continúe esto durante 30 compresiones consecutivas. (Piense al presionar en la canción “Stayin’ Alive”).
  • Abrir las vías respiratorias y la respiración boca a boca: Después de 30 compresiones en el pecho, verifique si hay signos de respiración. Escuche el pecho y la boca del bebé durante unos 5 a 10 segundos. Si todavía no está respirando, es necesario abrir sus vías respiratorias. Incline la cabeza del bebé ligeramente hacia atrás presionando suavemente en la frente. Luego, levante su mentón. Presione las fosas nasales del bebé para cerrarlas o cubra su nariz y boca con su boca. Dé 2 respiraciones de rescate grandes. Cada respiración debe durar 1 segundo y no ser demasiado contundente. El pecho del bebé debe aumentar con cada respiración.

Compruebe de nuevo si tiene signos de respiración normal. Si el bebé aún está inconsciente, inicie nuevamente las compresiones torácicas. Repita el proceso. Después de 5 ciclos, o aproximadamente 2 minutos, llame al 911 (si está solo), o continúe el proceso si usted está esperando la llegada de los servicios médicos de emergencia (EMS). Si una segunda persona está disponible, pídale que se haga cargo del proceso mientras espera los EMS.

Aspectos a tener en cuenta

Un bebé puede necesitar RCP por otras razones además de asfixia. Estas pueden incluir:

  • ahogo
  • envenenamiento
  • lesiones o conmoción
  • reacción alérgica.

La mayoría de las situaciones de emergencia que requieren la RCP se pueden evitar. Para ayudar a prevenirlas usted debe:

  • No permitir que el bebé juegue con piezas o juguetes pequeños que fácilmente podría tragar.
  • No permitir que el bebé gatee, camine o corra mientras come.
  • Mantener elementos venenosos fuera de su alcance.
  • No dejar al bebé sin atención cerca del agua.
  • No dejar al bebé solo en muebles o en cochecitos donde se podría caer.
  • Nunca atar ropa, joyas o juguetes alrededor del cuello o las muñecas del bebé.

Cuándo ver al médico

Llame a su médico una vez que el bebé se recupera de la asfixia o la RCP. Si se utiliza la RCP y el bebé se recupera, aun así debe llamar al 911. Es importante que un profesional lo revise.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuándo y dónde debería tomar una clase de RCP para bebés?
  • ¿Con qué frecuencia debería obtener la certificación de RCP?
  • ¿Cuáles son las situaciones en las que debería realizar la RCP?