Amigdalitis | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo se trata la amigdalitis?

Si la amigdalitis es provocada por un virus, los antibióticos no ayudarán. Sin embargo, puede usar algunos tratamientos en el hogar para aliviar sus síntomas. Puede probar los siguientes:

  • Beber líquidos suaves y tibios, por ejemplo, sopa, caldo o té con miel y limón.
  • Hacer gárgaras con agua salada tibia (1/4 de cucharadita de sal en ocho onzas de agua tibia).
  • Tomar acetaminofén (marca: Tylenol) o ibuprofeno (dos marcas: Advil, Motrin) para la fiebre y el dolor. Recuerde que los niños no deben tomar aspirina. La aspirina puede provocar una enfermedad grave que se llama síndrome de Reye cuando se administra a niños menores de 18 años.
  • Chupar pastillas para la garganta o caramelos duros.
  • Usar un humidificador de vapor frío para humedecer el aire.
  • Dejar descansar la voz.

Los antibióticos pueden tratar la amigdalitis provocada por bacterias. Si su médico le receta un antibiótico, asegúrese de seguir las instrucciones de su médico y de tomar todo el medicamento. Si no lo hace, es posible que la infección reaparezca. Además, tomar los antibióticos en forma adecuada lo ayuda a reducir el riesgo de transmitir la infección a otras personas. Usted no contagiará después de alrededor de 24 horas de tratamiento.

Si las amígdalas están tan hinchadas que le dificultan respirar, es posible que su médico le recete un tratamiento con esteroides.

¿Tendré que extraerme las amígdalas?

La cirugía para extraer las amígdalas (que se llama amigdalectomía) solía ser bastante común. En la actualidad, esta cirugía solo se recomienda en casos graves o si la amigdalitis se produce con frecuencia (que se llama amigdalitis crónica). Por lo general, una amigdalectomía es una cirugía ambulatoria, lo que significa que usted no tiene que permanecer en el hospital. Sin embargo, los adultos rara vez deben realizarse una amigdalectomía.

Si la amigdalitis no se trata, puede acumularse pus (que se llama absceso) en la parte posterior de la garganta, detrás de las amígdalas. Si usted tiene absceso, su médico deberá drenárselo con una aguja. En casos graves, es posible que sea necesario realizar una amigdalectomía para extraer el absceso.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/14
Creado: 08/09

Compartir: