Vacuna contra la poliomielitis

La parálisis que puede tener como consecuencia deformidades permanentes. Se encuentran vacunas disponibles. También se la llama polio.» rel=»tooltip»>poliomielitis (polio) es una enfermedad grave causada por un virus. El virus se puede transmitir a través del contacto con una persona infectada. El contagio sucede con mayor frecuencia a través del virus en las heces o secreción oral. El virus también puede vivir en superficies infectadas o en alimentos y bebidas. La polio puede causar parálisis (cuando no se pueden mover los brazos y las piernas) o incluso la muerte.

Antes de la década de 1950, miles de niños contraían polio cada año. Afortunadamente, el uso de la vacuna contra la polio ha hecho que la enfermedad sea muy poco frecuente en la mayor parte del mundo.

El camino hacia una salud mejor

Hoy, puede evitar que sus hijos contraigan polio asegurándose de que reciban la vacuna.

El propósito de una vacuna es evitar que contraiga una enfermedad específica. La vacuna contra la polio se llama poliovirus inactivado (IPV, por sus siglas en inglés). Se administra mediante una inyección.

La mayoría de los niños reciben 4 dosis de la vacuna contra la polio con este calendario:

  • Primera dosis cuando tienen 2 meses de edad.
  • Segunda dosis cuando tienen 4 meses de edad.
  • Tercera dosis cuando tienen entre 6 y 18 meses.
  • Última dosis (refuerzo) cuando tienen de 4 a 6 años.

Las vacunas conllevan un bajo riesgo de daño, pero pueden ocurrir efectos secundarios. Su hijo puede tener algo de dolor o enrojecimiento en el sitio de la inyección. Una reacción alérgica severa es poco frecuente. La vacuna contra la polio no causa polio. Para obtener los mejores resultados, asegúrese de que su hijo reciba las 4 dosis.

Aspectos a tener en cuenta

Su hijo no debe recibir la vacuna contra la poliomielitis si es alérgico a algunos medicamentos. Estos incluyen neomicina, estreptomicina y polimixina B. Su hijo tampoco debe recibirla si está enfermo. Informe a su médico sobre cualquier enfermedad y vacúnelo cuando su hijo se sienta mejor.

Hable con su médico si usted o su hijo viajan a un lugar donde la polio todavía existe como enfermedad. Pueden sugerir un programa avanzado de vacunas o una vacuna de refuerzo.

Cuándo consultar al médico

La mayoría de los niños no tienen problemas con la vacuna contra la polio. Sin embargo, llame a su médico si su hijo tiene alguna reacción después de recibir la vacuna. Llame al 911 o vaya al hospital si su hijo:

  • Tiene urticaria (protuberancias, hinchazón, comezón o ardor en la piel).
  • Dificultad para respirar.
  • Entra en estado de shock (se vuelve débil, frío, húmedo o sudoroso).
  • Pierde la conciencia.

Dígale al médico cuándo (día y hora) su hijo recibió la vacuna. También debe presentar un formulario de Informe de eventos adversos a las vacunas ante los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Pídale al médico que lo haga, o puede llamar usted al 800-822-7967.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué mi hijo necesita la vacuna contra la polio?
  • ¿Qué podría pasar si no vacuno a mi hijo?
  • ¿Cuándo debo programar cada dosis de la vacuna contra la polio?
  • ¿Los adultos necesitan vacunarse contra la polio?