Información de salud en la web: Encontrar información confiable

“No creas todo lo que lees”

Es una vieja advertencia. Pero es especialmente cierto para la información relacionada con la salud que se encuentra en la red informática mundial.

La Web puede ser un gran recurso. Existen millones de sitios web que ofrecen información relacionada con la salud. Puede aprender sobre una enfermedad o condición de salud específica. También puede encontrar consejos para mantenerse saludable. Pero entre estos sitios web, muchos presentan mitos y verdades a medias como si fueran hechos.

El camino hacia una mejor salud

Para evitar información de salud poco fiable cuando navegue por la web, hágase las siguientes preguntas.

¿De dónde proviene esta información?

Cualquier sitio web que ofrezca información relacionada con la salud debe decir de dónde obtuvo la información. Vea si puede encontrar respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Quién escribió esta información? La persona o grupo que dirige el sitio web no siempre escribe la información. Muchos sitios web relacionados con la salud publican información que proviene de otras fuentes. Si este es el caso, se debe indicar claramente la fuente original.
  • A veces, un profesional de la salud no escribió la información. Si no lo hicieron, ¿fue revisado por un médico o un experto médico?
  • Alguna información contiene números y estadísticas. ¿Se menciona la fuente de los números? ¿Es una fuente confiable?
  • ¿Algo en el sitio web parece ser la opinión de alguien más que un hecho? En caso afirmativo, ¿la opinión es de una persona o grupo cualificado? Esto podría incluir un médico o una organización médica.

¿Qué tan actualizada es esta información?

La información sobre la salud cambia constantemente. Los investigadores aprenden cosas nuevas sobre las enfermedades y sus tratamientos todo el tiempo. La buena información relacionada con la salud debe estar actualizada. Muchas páginas web publicarán la fecha en que la página fue revisada o actualizada por última vez. Por lo general, se puede encontrar esta fecha en la parte inferior de la página. Si no se incluye esta fecha, verifique si la página tiene una línea de copyright. Esto le indica cuándo se escribió originalmente la información. Busque páginas que hayan sido revisadas en los últimos 1 o 2 años. Si ha pasado más tiempo que eso, busque información actualizada más recientemente.

¿Quién es responsable del contenido del sitio web?

Antes de creer lo que lee, averigüe quién es el responsable de la información en el sitio web. ¿Es una organización, una empresa o una persona individual? Esto puede marcar la diferencia en cuanto a la fiabilidad de la información.

Sitios web publicados por una organización

Los sitios web relacionados con la salud pueden ser publicados por diferentes organizaciones:

  • el gobierno de los Estados Unidos (.gov);
  • una organización sin fines de lucro (.org);
  • un colegio o una universidad (.edu).

Estos sitios suelen ser las fuentes más fiables de información sobre la salud. Por lo general, no son apoyados por empresas con fines de lucro. Estas podrían incluir compañías de medicamentos o de seguros. Sin embargo, aún tiene que averiguar de dónde sacan la información estos sitios.

Sitios web publicados por una empresa

Los sitios con direcciones web .com pueden representar a una compañía específica. Pueden ser publicados por una empresa que utiliza la web para vender productos o servicios. Estos se llaman sitios comerciales. Los sitios comerciales pueden ofrecer información útil y precisa. Pero tenga cuidado de creer toda la información que lea en estos sitios, incluso si son organizaciones de noticias. La compañía que paga por el sitio podría tener algo que ganar con ello. La información puede no ser justa y precisa. Es una buena idea verificar lo que se lee en los sitios web comerciales.

Sitios web publicados por una persona

Los sitios web publicados por personas pueden ofrecer apoyo y asesoramiento. Pueden ayudarlo a hacer frente a ciertas condiciones y a sus tratamientos. Pueden contener información fiable y útil. Sin embargo, es muy importante verificar la información de salud en estos sitios. Muchos de ellos contienen buena información. Pero algunos pueden contener mitos, rumores o información errónea.

Para averiguar quién es el responsable del sitio web, consulte la página de inicio del sitio. Si la página de inicio no le dice quién publica el sitio, busque un enlace que diga “Sobre nosotros” o “Sobre este sitio”. A menudo, este enlace estará al final de la página de inicio. Al hacer clic en este enlace, por lo general, se accede a una nueva página. Esta página explica quién es el responsable de la información del sitio.

Aspectos para tener en cuenta

La información que se encuentra en un sitio web no reemplaza el consejo de su médico. Su médico es la mejor persona para responder a las preguntas sobre su salud personal. Si lee algo en la web que no concuerda con lo que le ha dicho su médico, pregúntele al respecto.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Puede darme buenos recursos para buscar información en la web?
  • ¿Qué tipo de sitios web proporcionan la información más fiable?
  • ¿Hay algún sitio web que deba evitar?
  • ¿Debería llamar si leo algo en un sitio web fiable relacionado con la salud que pueda afectarme?