Los signos de abuso sexual en la infancia

Cualquier actividad sexual con un niño (por un adulto u otro niño) constituye abuso sexual. Causa dolor físico y emocional. Tiene efectos a largo plazo en el niño. Y es un delito. Reconocer el abuso sexual infantil no es fácil. Los niños tienen miedo y sienten vergüenza de contarlo. Muchas veces, el abusador es alguien que el niño conoce y en quien confía. Podría ser un miembro de la familia o alguien que vive en la casa del niño. También puede ser un extraño.

Camino hacia el bienestar

No es necesario sospechar exageradamente de abuso sexual. El riesgo de abuso sexual en la infancia es bajo. Una casa familiar estable reduce el riesgo de abuso sexual del niño. Sin embargo, los padres deben mantener siempre un ojo vigilante sobre cualquier forma de abuso infantil. Estos signos físicos y de comportamiento deben causar preocupación:

  • Cuando su hijo le dice que lo han tocado de manera inapropiada o sexualmente.
  • Si su hijo se comporta de manera sexual inapropiada en torno a otros (esto incluye tocar a otras personas de manera inapropiada).
  • Si su hijo usa un lenguaje sexual inapropiado.
  • Si el conocimiento sexual de su hijo parece ser mayor de lo que debería ser a su edad.
  • Si su hijo parece retraído y no quiere ser abrazado por todos o algunos de los miembros de su familia, amigos de la familia, maestros o por una persona en particular.
  • Si su hijo sufre de depresión o ansiedad.
  • Si su hijo se ha autoinflingido heridas.
  • Si su hijo hace comentarios acerca de su baja autoestima.
  • Si hay sangre en la ropa interior de un niño pequeño.
  • Si un niño se queja de dolor en el área genital.
  • Si hay lesiones en el área genital de su hijo, como hematomas, sangrado o inflamación. Las lesiones pueden causar dolor al niño al caminar o al estar sentado.
  • Signos de infección en el área urinaria o genital de su hijo. Esto incluiría ardor frecuente, picazón o una infección de transmisión sexual.
  • Embarazo.
  • Cambios académicos (calificaciones bajas, tareas sin hacer, ausencias repetidas).
  • Regresión en los niños pequeños, como mojar la cama o chuparse el dedo.
  • Si su hijo se muestra demasiado preocupado por un hermano.
  • Cambios en la higiene, como negarse a tomar un baño (en los niños más pequeños). Los niños mayores pueden ducharse en exceso (para limpiarse de aquello que perciben como vergüenza y vergonzante).
  • De repente, recibir regalos o dinero de una persona con autoridad (un maestro, entrenador, etc.).

Si sabe que su niño ha sido abusado sexualmente, informe a la policía. Lleve a su hijo al médico para que lo examinen. Pida al médico de su hijo el nombre de un consejero o psicólogo. Hable con la policía local sobre el seguimiento de los delincuentes sexuales en su vecindario o ciudad.

Cuestiones a considerar

Ciertas situaciones ponen a los niños en mayor riesgo de ser abusados sexualmente. Su hijo también puede tener un mayor riesgo si:

  • Vive en un hogar donde los padres están divorciados y/o viven con padres adoptivos.
  • Ha sido víctima de otro tipo de abuso, como abuso físico o emocional.
  • Has been a victim of another type of abuse, such as physical or emotional.
  • Pasa largos períodos de tiempo a solas con personas con autoridad (maestros, sacerdotes, entrenadores, niñeras, etc.)

Las niñas y los niños con discapacidades intelectuales se enfrentan a un riesgo mayor. Recuerde, el abuso sexual infantil puede ocurrir entre un hombre y una mujer, así como en situaciones del mismo sexo.

Preguntas para hacer a su médico

  • ¿Qué otras cosas podrían explicar las lesiones en los genitales de mi hijo?
  • ¿A qué edad puede quedar embarazada una niña?
  • ¿Cuáles son los síntomas de las enfermedades o las infecciones de transmisión sexual en los niños y niñas?
  • ¿Cuál es el tratamiento para una enfermedad de transmisión sexual?
  • ¿Puede mi hijo finalmente superar el dolor emocional del abuso sexual infantil?
  • ¿Qué señales físicas o conductuales debo buscar si sospecho que mi hijo es el que abusa sexualmente de otro niño?
  • ¿Cómo planteo un problema con mi hijo acerca de un posible abuso sexual?