Los Peligros del Humo de Segunda Mano

Los Peligros del Humo de Segunda Mano

El humo de segunda mano es la combinación del humo que exhala un fumador y el humo que sale del extremo encendido del producto de tabaco. Cada vez que su hijo o adolescente está expuesto al humo de segunda mano proveniente de cigarrillos tradicionales de tabaco, pipas o cigarros, están inhalando más de 7,000 compuestos químicos. La mayoría de estos compuestos químicos son dañinos y tóxicos, además pueden afectar la salud y el desarrollo de su hijo. Alrededor de 70 de esos compuestos químicos pueden ocasionar cáncer. Los investigadores aún buscan los efectos negativos que puede tener en la salud el humo de segunda mano que proviene de los cigarrillos electrónicos.

El humo debido al consumo reiterado de cigarrillos permanece en el aire de su hogar, en las cortinas, en la ropa de cama, en las alfombras y en los muebles. Esto significa que durante un tiempo su hijo podría seguir estando expuesto a los efectos dañinos del humo de segunda mano.

El humo de segunda mano es tóxico para las personas de todas las edades. Es incluso más dañino para los bebés, los niños pequeños y los adolescentes, ya que sus cerebros y sus cuerpos aún están en desarrollo. Lamentablemente, los bebés y los niños pequeños a menudo están más expuestos a humo de segunda mano que los adultos, ya que no pueden salir de la casa ni del automóvil cuando alguien está fumando.

Camino a una salud mejorada

Si fuma, deténgase. Esa es la única forma de proteger su salud y de evitar que su hijo esté expuesto a humo de segunda mano en la casa o en el automóvil. Por suerte muchos estados, condados y ciudades tienen leyes que prohíben fumar en lugares públicos para proteger a las personas del humo de segunda mano.

Las leyes federales prohíben fumar en edificios federales, en edificios que el organismo ejecutivo del gobierno federal posee, alquila o da en arrendamiento y en edificios que albergan programas que reciben financiamiento federal. Por ejemplo, esto aplica a los programas de educación para la primera infancia Head Start del gobierno de los EE. UU. La prohibición de fumar puede variar entre ciudades, condados y estados. Sin embargo, la mayoría de las leyes se escribe y está diseñada para proteger a las personas del humo de segunda mano.

Su casa y automóvil: si fuma, mantenga su casa y su automóvil libres de humo. Mientras más cerca esté su hijo del humo de segunda mano, más productos químicos inhalará. Puede fumar al aire libre, suficientemente lejos de su casa o de su automóvil para evitar que entre el humo. Bajar la ventanilla del automóvil no es la solución. No permita que sus amigos, familiares o proveedores de cuidado infantil fumen dentro de su casa cuando lo visitan.

La escuela de su hijo y cuidados infantiles: las leyes locales y estatales, por lo general, tienen intereses en común cuando se trata de proteger a los niños del humo de segunda mano. Si alguien en la escuela de su hijo o en el centro de cuidados infantiles ignora la norma de no fumar, debe notificarlo a la persona a cargo del centro. Las leyes prohíben fumar en las escuelas, en los centros de cuidado infantil diurno comerciales, en los hospitales y en los edificios públicos.

En cuanto a los centros de cuidado infantil diurno privado en casa, debe consultar la legislación de su estado. Si no existe ninguna ley que prohíba que su proveedor de cuidado infantil diurno privado en casa fume, pídale a su proveedor que no fume dentro de la casa ni dentro del automóvil. Si esto no es posible, debe pensar en elegir a un proveedor diferente.

Lugares públicos: puede reducir la cantidad de humo de segunda mano que inhala su hijo si toma decisiones inteligentes cuando está en lugares públicos. Por ejemplo, puede elegir ir a restaurantes y hoteles “libres de humo”. Si no tiene esta opción, sentarse en la sección de no fumar no le ofrecerá ninguna protección. Es mejor que elija ir a otro restaurante. Muchos hoteles ofrecen habitaciones para fumadores y no fumadores. Pida en un hotel una habitación libre de humo en un piso de no fumadores.

Algunos lugares públicos, como instalaciones deportivas, no permiten fumar dentro de las instalaciones. Sin embargo, debe estar atento ya que muchos fumadores encienden los cigarrillos cerca de la salida. Usted podría experimentar humo de segunda mano cuando entra o sale del lugar.

Continúe educando a su hijo acerca de los peligros del humo del tabaco. Haga énfasis en la importancia de no fumar nunca. A medida que su hijo crece, usted debe continuar conociendo y sabiendo quiénes son sus amigos. Pregúntele a su hijo si alguien de sus amigos fuma y continúe promoviendo un estilo de vida saludable.

Cosas que debe tener en cuenta sobre el humo de segunda mano

El humo de segunda mano puede ocasionarle a su hijo una gran cantidad de enfermedades, tanto a corto como a largo plazo. Los niños que crecen en hogares con un fumador tienen niveles más altos de cotinina en la sangre que los que crecen en casas de no fumadores. La cotinina es un producto que se forma después de que el humo de los productos del tabaco entra en el cuerpo. Mientras más pequeño sea su hijo cuando está expuesto al humo de segundo mano, más graves son los efectos, los cuales incluyen:

  • Infecciones de oído frecuentes y crónicas. Infecciones de oído recurrentes que podrían requerir cirugía para colocar tubos auditivos.
  • Nuevo diagnóstico de asma o asma que empeora.
  • Bajo peso al nacer, lo que tiene como consecuencia una función pulmonar deficiente.
  • , flema, sibilancia, disnea e infecciones respiratorias recurrentes, como bronquitis y neumonía.
  • Síndrome de muerte súbita del recién nacido (SIDS, por su sigla en inglés). SIDS es la razón inexplicable por la cual algunos bebés menores de 1 año mueren cuando duermen.
  • y enfermedad del corazón en adultos que nunca han fumado.

La AAFP ha establecido directrices para los médicos que dan orientación a los fumadores para que dejen de fumar. La AAFP también recomienda que los médicos de atención primaria les den educación y asesoría a los niños en edad escolar y a los adultos jóvenes con el fin de evitar el consumo de tabaco.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • Mi cónyuge o algunos miembros cercanos de la familia fuman. ¿Podría recomendarme algunas herramientas y consejos para “dejar de fumar”?
  • ¿Es el humo de segunda mano menos grave que fumar?
  • ¿Es más seguro vapear (fumar vapor con aromas) que fumar?

Anuncio