Los adolescentes y el alcohol

El consumo de alcohol entre menores es la preocupación de todos los padres, ya sea que enfrente el problema ahora o que tome medidas preventivas para el futuro. El consumo de alcohol entre menores de edad puede ocurrir en cualquier familia, independientemente de sus ingresos, situación o grupo étnico. Muchos padres se sorprenden al saber que el consumo de alcohol entre menores de edad puede comenzar antes de la adolescencia. Como padre, es importante que comprenda las razones por las que su hijo puede experimentar con el alcohol, cómo puede convertirse en una adicción, las consecuencias del abuso del alcohol y el tratamiento de una adicción. Aún más importante es su papel al hablar con su hijo con frecuencia y a una edad temprana sobre los peligros del consumo de alcohol entre menores. La investigación muestra que, cuanto antes comience a beber un niño, mayor será la probabilidad de que abuse del alcohol más adelante en la vida.

Beber en exceso también es peligroso. Beber en exceso hace referencia a ingerir una cantidad excesiva de alcohol a la vez. Si su hijo no bebe regularmente, pero bebe una cantidad excesiva en un momento dado (como en una fiesta), eso se considera una borrachera. El consumo excesivo de alcohol suele estar relacionado con la intoxicación por alcohol.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que los niños entre 12 y 17 años eviten el alcohol. Como recordatorio, beber alcohol cuando es menor de 21 años es ilegal y no es seguro.

El camino hacia un mayor bienestar

Es importante hablar con su hijo (a cualquier edad) sobre los peligros del consumo de alcohol. Es igualmente importante entender por qué beben. Los adolescentes a menudo toman su primera bebida alcohólica porque han sido presionados por uno o más de sus amigos o compañeros. La presión de sus compañeros puede adoptar la forma de acoso escolar. Los compañeros también le dirán a su hijo que el alcohol los hace sentir bien y les da confianza. Pueden decir que beber no es perjudicial y que todos lo hacen. Dígale a su hijo que puede esperar la presión de sus compañeros y aliéntelo a hablar con usted cuando eso ocurra.

Otra razón por la que su hijo puede beber es debido a una mayor independencia o porque quiere ser independiente. A medida que su hijo gane independencia, es importante que continúe controlando lo que sucede en su vida. El estrés (escolar, social, en el hogar) puede ser otro motivo por la cual su hijo comienza a beber. Enséñele formas de lidiar con el estrés que experimenta en cada etapa de su vida. Los niños que han sufrido abuso o tienen problemas de comportamiento o de salud mental tienen un mayor riesgo de tener problemas relacionados con el consumo de alcohol entre menores.

Hable con sus hijos

Hablar con su hijo ha demostrado ser extremadamente valioso para reducir el consumo de alcohol entre menores. Los padres pueden influir en las actitudes de sus hijos respecto del alcohol y prepararlos para los desafíos futuros. Comience siendo un buen modelo a seguir. La investigación demuestra que, cuando los padres participan activamente en la vida de sus hijos, es menos probable que el menor beba. Ser un mal modelo a seguir puede tener consecuencias negativas. De acuerdo con la investigación sobre el consumo excesivo de alcohol, por ejemplo, los hijos de un padre que beben en exceso tienen más probabilidades de beber en exceso. Si es un adulto y bebe, hágalo con moderación y no en exceso. No beba y conduzca y, si elige tener alcohol en su casa, no conserve una cantidad excesiva. Otros temas relacionados con el consumo de alcohol entre menores de edad que debe discutir con su hijo incluyen:

  • Los peligros del alcohol. Hable sobre los peligros del consumo de alcohol y el abuso del alcohol entre menores. Estos pueden incluir:
    • Desvanecimientos: Esto significa la pérdida de recuerdo después de beber alcohol en exceso.
    • Intoxicación por alcohol: Es cuando el nivel de alcohol en la sangre de una persona es tan alto que se considera tóxico. La intoxicación por alcohol puede ser mortal.
    • Lesiones y accidentes: El consumo de alcohol entre menores puede provocar caídas o accidentes automovilísticos al conducir después de beber.
    • Comportamiento arriesgado: Estas son malas decisiones que su hijo podría tomar después de beber alcohol en exceso. Algunos comportamientos pueden provocar problemas con la ley.
    • Efectos negativos del alcohol en el cerebro: El cerebro de su hijo todavía se está desarrollando a mediados de los 20 años.
    • La muerte.
  • Lidiar con la presión de sus compañeros. Brinde a sus hijos ejemplos de la vida real de formas de sobrellevar la presión de sus amigos y compañeros de clase. Haga que practiquen sus respuestas con usted.
  • Controlar el estrés. Dígale a su hijo que beber para aliviar el estrés no es la respuesta. Enséñele formas de hacer frente al estrés, como realizar ejercicio físico, escuchar música, leer, ver una película divertida, escribir sobre su estrés en un diario, ofrecerse como voluntario para ayudar a las personas u organizaciones que lo necesitan y hablar con usted.
  • Consecuencias legales y académicas. Explique el impacto a largo plazo del consumo de alcohol entre menores y por beber y conducir (perder su licencia, tener un expediente de arresto). Académicamente, el consumo de alcohol entre menores y beber y conducir puede llevar a perder un lugar en el equipo escolar o club o perder una beca universitaria.
  • Elegir a los amigos correctos. Anime a su hijo a buscar amigos y compañeros de clase que compartan sus mismas metas y opciones de estilo de vida. Si eligen pasar el rato con niños que beben, es más probable que cedan ante la presión de sus compañeros y que también beban.

Tomar medidas preventivas

Hablar con su hijo sobre los peligros del alcohol es importante. Sin embargo, no es suficiente. Tome medidas preventivas, como establecer contactos con otros padres que comparten su mismo pensamiento y reglas sobre el consumo de alcohol entre menores (no servir alcohol en fiestas, supervisión de adultos cuando visiten amigos y durante las fiestas). Mantenga el alcohol fuera de su propia casa o bajo llave y establezca reglas y consecuencias estrictas para el consumo de alcohol entre menores. Algunos padres crean un acuerdo o contrato por escrito con sus hijos acerca de las consecuencias del consumo de alcohol entre menores y por beber y conducir (pérdida de privilegios de conducir, pérdida de tiempo libre, límites de horario más tempranos, pago de multas).

Aspectos a tener en cuenta

Abusar del alcohol conduce a una serie de efectos negativos, tales como:

  • lesiones y la muerte (de su hijo u otra víctima);
  • comportamiento de riesgo (sexual, violencia o agresión);
  • Deterioro del rendimiento académico (bajas calificaciones, pérdida de participación en el equipo escolar o incluso una beca universitaria).
  • Adicción (que también puede conducir al uso de drogas);
  • Poco desarrollo cerebral (el cerebro de una persona todavía se está desarrollando a mediados de los 20 años);

El abuso de alcohol no solo afecta a su hijo; Las consecuencias negativas también pueden causar daño a otras personas, como herir o incluso matar a otra persona si conduce ebrio.

Conozca las señales de advertencia de abuso de alcohol, que pueden incluir:

  • cambios de humor, incluyendo depresión, enojo e irritabilidad;
  • Calificaciones bajas.
  • problemas de comportamiento en el trabajo o la escuela;
  • elegir repentinamente un nuevo grupo de amigos o no presentarles a sus amigos;
  • energía baja;
  • No le interesan las actividades o deportes que alguna vez disfrutó.
  • Evidencias de consumo de alcohol, como ojos rojos, olor a alcohol en el aliento de su hijo, dificultad para hablar o incapacidad para concentrarse.

El tratamiento está disponible en varias formas. Puede requerir asesoramiento individual o grupal, o un programa de tratamiento hospitalario o residencial (donde vive su hijo hasta que haya completado el tratamiento). También hay planes de tratamiento para pacientes ambulatorios (en el cual su hijo sale de la casa para recibir tratamiento y regresa a casa todos los días), programas hospitalarios, medicamentos para reducir las ansias de beber alcohol, y programas continuos de apoyo para la recuperación y apoyo de personas expertas. Pregúntele a su médico qué tratamiento o combinación de tratamientos es adecuado para su hijo.

Preguntas para hacerle al médico

  • Si sospecho que mi hijo ha estado bebiendo, ¿cómo puedo saber si está abusando del alcohol o si es un asunto de una sola vez?
  • Si mi hijo es menor de 18 años, ¿puedo autorizar el tratamiento? ¿Qué pasa si es mayor de 18 años?
  • ¿Cómo mantengo una conversación con mi hijo sobre el alcohol si mi cónyuge bebe con moderación (pero todos los días) y yo no?
  • ¿El alcoholismo es hereditario?