Guía para el cuidado preventivo de la mujer

¿En qué consiste el cuidado preventivo de la mujer?

Cuando llegan a la edad adulta, es importante que las mujeres participen en forma activa en su atención médica. Esto significa que es prioritario programar los exámenes y servicios de rutina. La atención preventiva incluye inmunizaciones, pruebas para infecciones de transmisión sexual (ITS) y más.

Conocer el tipo de cuidado preventivo que necesita es importante. Si lo hace, puede ayudarla a mantenerse saludable y a recibir un tratamiento rápido para los problemas médicos que pudiesen surgir. Detectar un problema en forma temprana puede dar lugar a un tratamiento más fácil y efectivo. También puede significar menos costos a largo plazo. La atención preventiva regular puede incluso ayudar a identificar su potencial de enfermedad antes de contraer cualquier enfermedad.

El camino hacia una mejor salud

Exámenes generales de salud

Toda mujer debe tener una visita de rutina al menos una vez al año. Una visita de rutina es una cita anual de atención preventiva. Le permite a su médico realizar un examen físico y analizar sus hábitos y su estilo de vida. Se asegurará de que sus vacunas y recetas estén al día. También puede hablar sobre formas de anticoncepción o control de la natalidad durante esta visita.

Salud mamaria

A partir de los 20 años de una mujer, un médico debe realizar un examen clínico de las mamas al menos cada tres años. Cuando un médico realice un examen clínico de las mamas, las controlará para detectar cualquier anomalía o diferencia desde su último examen. También palpará sus axilas y el área debajo de su clavícula. Si su médico no le ha propuesto hacerse un examen mamario, pregúntele si puede hacérselo. De lo contrario, es posible que puedan derivarla a otro consultorio médico.

La Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda exámenes de mamografía cada dos años para mujeres de entre 50 y 74 años. Comenzar los exámenes de mamografía antes (para mujeres de 40 a 49 años) es una opción personal que debe discutirse con un médico.

Salud reproductiva y sexual

A partir de los 21 años, las mujeres deben hacerse una prueba de Papanicolaou cada tres años. Una prueba de Papanicolaou (o “pap”) es un examen médico realizado por un profesional de la salud. Por lo general, forma parte de un examen pélvico durante una visita de rutina.

Durante su prueba de Papanicolaou, su médico recolectará células de su cuello uterino, que se encuentran en la parte inferior de su útero. Estas células se analizan en busca de características inusuales que pueden para detectar cáncer o incluso células precancerosas.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) no recomienda el Papanicolaou en mujeres menores de 21 años. Las mujeres de 21 a 29 años de edad deben hacerse una prueba de Papanicolaou cada 3 años. Las mujeres de 30 a 65 años de edad deben hacerse una prueba de Papanicolaou cada 5 años con pruebas de VPH, o cada 3 años si se realiza solamente una prueba de Papanicolaou. A los 65 años, las mujeres que han pasado los exámenes de detección correspondientes y no tienen un alto riesgo de cáncer cervical ya no necesitan pruebas de Papanicolaou.

Dependiendo de su edad y el riesgo de infección, su médico también debe realizar pruebas de ETS (enfermedades de transmisión sexual) durante su examen de rutina. Si tiene 25 años o menos y es sexualmente activa, debe ser examinada por un médico con regularidad. Las mujeres de más edad deben hacerse la prueba cuando tienen parejas sexuales nuevas o múltiples.

Inmunización

Su visita anual de rutina también es un buen momento para revisar las necesidades de inmunización con su médico. Le puede recomendar y proporcionar las vacunas que usted necesita.

Cada año, la AAFP y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) colaboran a fin de desarrollar recomendaciones para la aplicación rutinaria de vacunas en niños, adolescentes y adultos en los Estados Unidos.

La AAFP recomienda vacunas para adultos que cumplan con los requisitos de edad, carezcan de documentación de vacunaciones anteriores o que no tengan evidencia de infección pasada, incluida una vacuna contra la gripe cada año, un refuerzo contra el tétanos cada 10 años, la vacuna contra el virus del papiloma humano (2 o 3 dosis según la edad de la vacunación inicial), y otras.

Salud emocional

Su médico también debe hacerle preguntas sobre su salud emocional. Si se siente desesperanzada, ha tenido cambios en su sueño (duerme demasiado o muy poco), cambios en su apetito o no está interesada en cosas que solían interesarle, hable con su médico. Incluso si simplemente “no se ha sentido usted misma”. Y sea honesta.

El consultorio de su médico también es un lugar seguro para hablar sobre situaciones de abuso doméstico. De hecho, su médico puede preguntarle si se siente segura en su casa. Si se siente atrapada en una relación abusiva, informe a su médico.

Cuándo consultar al médico

Debe consultar a su médico cada año para una visita de rutina. Por lo general, el consultorio de su médico debe recordarle cuándo debe presentarse para su próximo examen anual. También puede ser útil planificarlo alrededor de la misma época cada año.

Si ha tenido relaciones sexuales con una nueva pareja, es importante que hable con su médico sobre las pruebas adicionales de ETS.

Preguntas para su médico

  • ¿Recomienda que me realice una prueba de Papanicolaou durante mi examen anual de este año?
  • ¿Todas mis vacunas están al día?
  • ¿Debo renovar alguna de mis recetas antes de mi próximo examen anual?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para prevenir el cáncer de cuello uterino?
  • ¿Necesito hacer cambios en el estilo de vida para ayudar a prevenir las ETS?
  • ¿Cómo me hago un autoexamen mamario? ¿Y con qué frecuencia debo hacerme un autoexamen de senos?