Síndrome del intestino irritable

Descripción general

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (IBS) es un problema crónico (constante) con el intestino grueso. El síndrome del intestino irritable no es una enfermedad. Es un término utilizado para describir un grupo de síntomas que por lo general ocurren al mismo tiempo. Los síntomas comunes del síndrome del intestino irritable incluyen dolor abdominal, distensión abdominal y diarrea o estreñimiento, o una combinación entre diarrea y estreñimiento. El síndrome del intestino irritable puede provocar incomodidad física y estrés emocional, pero no causa daños al intestino grueso. No es lo mismo que las enfermedades inflamatorias del intestino como la colitis ulcerativa que sí daña el intestino.

El síndrome del intestino irritable es muy común y ocurre con más frecuencia en las mujeres. El síndrome del intestino irritable también se conoce como síndrome del intestino funcional, colon irritable, intestino espástico y colon espástico.

 

Forest Laboratories Inc. ha patrocinado este contenido.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del IBS?

Los síntomas comunes del síndrome del intestino irritable incluyen:

Los síntomas son diferentes para cada persona. Es posible que tenga algunos o incluso todos los síntomas mencionados anteriormente. La mayoría de personas tienen síntomas leves, pero algunas personas tienen síntomas graves que afectan su vida diaria.

  • Dolor y espasmo abdominal (esto puede desaparecer después de una evacuación intestinal)
  • Distensión abdominal y gases
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Cambio entre el estreñimiento y la diarrea
  • Fuerte necesidad de tener una evacuación intestinal
  • Sentir que todavía necesita tener una evacuación intestinal después de haber tenido una
  • Mucosidad en las heces

Causas y factores de riesgo

¿Qué ocasiona el IBS?

Los médicos describen el síndrome del intestino irritable como un “trastorno gastrointestinal funcional”. Esto significa que lo ocasionan los cambios en el funcionamiento del sistema gastrointestinal (digestivo), pero nadie sabe exactamente qué provoca estos cambios. La mayoría de médicos e investigadores consideran que el síndrome del intestino irritable lo provoca una combinación de problemas de salud. Los posibles problemas de salud que ocasionan o empeoran el síndrome del intestino irritable incluyen:

  • Problemas con las señales eléctricas de las células nerviosas de su cerebro al intestino
  • Problemas con la forma en que sus intestinos empujan los alimentos a través del sistema
  • Problemas de salud mental, tales como depresión, ansiedad y trastornos de pánico
  • Una infección en su estómago o intestinos
  • Crecimiento excesivo de bacterias en los intestinos
  • Cambios en los niveles hormonales u otros químicos del cuerpo
  • Susceptibilidades o alergias a alimentos no diagnosticadas

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica el IBS?

Su médico probablemente hará un examen físico y le preguntará acerca de su historial médico. Antes de su cita, lleve un registro de los síntomas y del momento en que ocurren. Comparta este registro con el médico en su cita. Dependiendo de sus síntomas, es probable que el médico también necesite hacer algunas pruebas, tal como un examen de sangre, examen de heces, rayos X o colonoscopía, solo para asegurarse de que los síntomas no sean provocados por otra causa.

Criterios para diagnosticar el IBS

¿Cómo se diagnostica el IBS?

No existe ninguna prueba que le indique al médico si usted padece el síndrome del intestino irritable (IBS). Más bien el médico hará un diagnóstico con base en los indicios o síntomas que pueda tener. Estos indicios o síntomas se conocen como criterios de diagnóstico. Para el síndrome del intestino irritable, los criterios de diagnóstico más comúnmente utilizados se llaman criterios de Roma.

¿Cumplen mis síntomas con los criterios de Roma?

El médico le dirá si los síntomas sugieren que tiene el síndrome del intestino irritable. Antes de reunirse con el médico, lleve un registro de los síntomas y del momento en que ocurren. Muéstrele el registro al médico para ayudarlo a determinar si los síntomas se ajustan a los criterios del síndrome del intestino irritable. Los criterios de Roma dan énfasis al patrón e inicio del dolor o incomodidad y luego definen los subtipos con base en el estreñimiento, la diarrea o si ambas condiciones están presentes.

Para que el médico diagnostique el síndrome del intestino irritable, de acuerdo con los criterios de Roma, usted debe haber tenido:

También debe haber experimentado al menos 2 de las siguientes situaciones:

  • Dolor o incomodidad que desaparecen después de tener una evacuación abdominal
  • Dolor o incomodidad que iniciaron cuando la consistencia (apariencia) de las heces cambió; por ejemplo, pasó de tener heces normales a tener heces sueltas o secas
  • Dolor o incomodidad que comenzaron cuando la frecuencia de sus evacuaciones intestinales cambió; por ejemplo, pasó de tener 1 evacuación abdominal por día a tener 3 cada día o a solo tener 1 de vez en cuando.

¿Cuáles son los diferentes subtipos del IBS?

Los síntomas del síndrome del intestino irritable son diferentes para cada persona. Si cumple con los criterios de Roma, el médico puede utilizar los síntomas para clasificar aún más el síndrome del intestino irritable como uno de los 4 subtipos siguientes:

  • Síndrome del intestino irritable con estreñimiento (IBS-C)
    • heces duras o con bultos en al menos 25% de las veces que va al baño
    • heces sueltas o acuosas en menos del 25% de las veces que va al baño
  • Síndrome del intestino irritable con diarrea (IBS-D)
    • heces sueltas o acuosas en al menos 25% de las veces que va al baño
    • heces duras o con bultos en menos del 25% de las veces que va al baño
  • Síndrome del intestino irritable combinado (IBS-M)
    • heces duras o con bultos en al menos 25% de las veces que va al baño
    • heces sueltas o acuosas en al menos 25% de las veces que va al baño
  • Síndrome del intestino irritable sin subtipo (IBS-U)
    • heces duras o con bultos en menos del 25% de las veces que va al baño
    • heces sueltas o acuosas en menos del 25% de las veces que va al baño

Estos subtipos ayudan al médico a determinar qué tratamientos tienen más posibilidad de aliviar sus síntomas.

Forest Laboratories Inc. ha patrocinado este contenido.

Tratamiento

¿Qué cambios puedo hacer en casa para ayudar a controlar los síntomas?

No hay cura para el síndrome del intestino irritable. La mejor manera de ayudar a controlar los síntomas es:

  • Llevar un estilo de vida saludable: Comer una dieta variada, saludable y beber mucha agua. Intentar comer 5 o 6 porciones más pequeñas al día, en lugar de hacer 3 comidas. Hacer ejercicio con regularidad y asegurarse de dormir lo suficiente.
  • Evitar las comidas que empeoran los síntomas: Es probable que observe que los síntomas empeoran cuando come ciertos alimentos. Los alimentos que pueden hacer que los síntomas del síndrome del intestino irritable empeoren, incluyen las bebidas cafeinadas (café, té), bebidas gaseosas, productos lácteos, alcohol, chocolate, ciertas frutas, frijoles o repollo (que puede provocar gases). Para poder saber si cierto alimento le molesta, lleve un registro alimenticio. Registre lo que come y si tiene algún síntoma del síndrome del intestino irritable. Si encuentra un patrón repetitivo, consulte con su médico para saber si debe eliminar esa comida de su dieta y cómo encontrar sustitutos saludables.
  • Encontrar formas para manejar el estrés: Sus síntomas pueden empeorar cuando está bajo estrés, es decir cuando viaja, asiste a eventos sociales o cambia su rutina diaria. Hable con el médico de su familia sobre las formas de tratar el estrés, tal como hacer ejercicio, practicar la relajación o meditación. Él o ella pueden tener algunas sugerencias o pueden referirle a alguien que pueda darle algunas ideas. El médico también puede sugerirle que hable con un terapeuta sobre las situaciones que le están afectando.

¿Por qué puede ser útil la fibra?

La fibra puede ser útil porque ayuda a mejorar el funcionamiento de los intestinos. Existen 2 tipos de fibra:

Aumente poco a poco el consumo de fibra en su dieta. Algunas personas sienten el estómago distendido y gases si aumentan el consumo de fibra muy rápidamente. Generalmente, los gases y la distensión abdominal mejoran a medida que se acostumbra a comer más fibra. La mejor manera de aumentar su consumo de fibra es comer una amplia variedad de alimentos altos en fibra. Para obtener más información, lea el folleto “Fiber: How to Increase the Amount in Your Diet“.

  • La fibra soluble ayuda tanto en el caso de la diarrea como del estreñimiento. Se disuelve en agua y forma un material parecido al gel. Muchos alimentos, tales como el salvado de avena, las manzanas, los frijoles y las frutas cítricas, contienen fibra soluble. El psilio, una fibra vegetal natural, también es una fibra soluble. Puede comprar suplementos de psilio (algunos nombres de marcas: Fiberall, Metamucil, Perdiem) para beberlos, y puede agregarlos a otras comidas.
  • La fibra insoluble ayuda contra el estreñimiento al mover el material más rápidamente a través de su sistema digestivo y formar el bolo fecal. La fibra insoluble se encuentra en los panes integrales, las nueces, las semillas, el salvado de trigo y muchos vegetales y frutas.

¿Puede el médico prescribir un medicamento para el IBS?

Si los síntomas son graves, el médico le puede prescribir medicamento que le ayude a manejar o disminuir los síntomas. Por ejemplo, si el síntoma principal que tiene es el dolor, el médico puede prescribirle medicamentos antiespasmódicos tales como la hiosciamina o dicicloverina para disminuir los espasmos. Las compresas calientes o baños calientes también pueden ser reconfortantes. Si la diarrea es un problema frecuente, un medicamento como la loperamida (nombre de marca: Imodium) puede ayudar. Si el estreñimiento es el problema, el médico puede prescribirle un laxante o un medicamento llamado lubiprostona. Dependiendo de sus síntomas, el médico puede prescribirle un tranquilizante o sedante, un antidepresivo o un antibiótico. El médico también puede recomendarle un probiótico o suplemento de fibra.

¿Empeorará el IBS con el tiempo?

No. Mientras que el síndrome del intestino irritable probablemente será recurrente en su vida, no empeorará. No provoca cáncer ni requiere cirugía y no acortará su vida.

¿Qué sucede si el IBS interfiere con mis actividades diarias?

Es posible que el síndrome del intestino irritable haya provocado que usted evite hacer ciertas actividades, como salir, ir al trabajo o a la escuela. Aunque ver los resultados de sus esfuerzos puede tomar algún tiempo, probablemente encuentre una nueva libertad al seguir un plan que incluya una dieta saludable, aprender nuevas formas para tratar el estrés y evitar las comidas que pueden empeorar sus síntomas.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué es un registro de alimentos y cómo lo ayudará a diagnosticar el síndrome del intestino irritable?
  • ¿El IBS es un signo de otras afecciones de la salud?
  • ¿Existen cambios en el estilo de vida que podrían hacer que me ayuden con el IBS?
  • ¿Qué medicamentos se encuentran disponibles para tratar el IBS? ¿Tienen efectos secundarios?
  • ¿Qué puedo hacer para aliviar y sobrellevar el estrés?
  • ¿Cuáles son las posibles causas de mi IBS?

Las Citas