Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

Última actualización septiembre 2020 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Robert “Chuck” Rich, Jr., MD, FAAFP

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas (SPI)?

El síndrome de piernas inquietas (también llamado SPI) es una afección en la que sus piernas se sienten muy incómodas cuando usted está sentado o acostado. Por lo general sucede por la tarde o por la noche. Puede afectar tanto a hombres como a mujeres y ocurrir a cualquier edad (incluso durante la infancia). A menudo empeora con la edad y se convierte en un problema para los adultos mayores. El SPI puede hacer que dormir y viajar sea difícil e incómodo.

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

Las personas que padecen del SPI suelen decir que es difícil describir sus síntomas. Si usted padece del SPI, es posible que sufra de una sensación de «hormigueo» en las piernas que lo hace querer moverlas. Es posible que experimente sensación de dolor, hormigueo o ardor en las piernas, lo que puede hacer el dormir o estar sentado durante largos períodos de tiempo resulte difícil. El mover las piernas hace que la sensación desaparezca durante unos minutos, pero vuelve después de que se sienta o se queda quieto de nuevo. Sus piernas también pueden contraerse cuando usted intenta dormir (también llamados movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño o PLMS, por sus siglas en inglés).

¿Qué causa el síndrome de piernas inquietas?

Los médicos no saben qué causa el SPI. Algunos casos están relacionados con otras afecciones, como el embarazo, la anemia ferropénica o la insuficiencia renal. Otros casos de SPI no cuentan con una causa conocida. El SPI puede ser hereditario, lo que significa que otros miembros de su familia lo pueden padecer.

Existen algunos tipos de medicamentos que pueden empeorar los síntomas del SPI. Estos incluyen antidepresivos, medicamentos contra las náuseas, medicamentos antipsicóticos y medicamentos para el resfriado y las alergias que contienen antihistamínicos.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de piernas inquietas?

Informe a su médico sobre las sensaciones de inquietud. El médico le hará preguntas sobre sus síntomas, como cuándo comienzan y si puedes hacer algo para que desaparezcan. También le puede preguntar si otras personas de su familia presentan síntomas similares. Hable con su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando (incluyendo los medicamentos de venta libre). Usted podría estar tomando un medicamento que empeora el SPI. Si es así, su médico puede recomendarle otro medicamento.

¿Se puede prevenir o evitar el síndrome de piernas inquietas?

El SPI no se puede prevenir porque los médicos no están seguros de qué lo causa. Pero hay algunas cosas que puede hacer para ayudarle a disminuir sus síntomas.

Cambios en el estilo de vida para tratar el SPI:

  • Para los síntomas leves, utilice un analgésico de venta libre para reducir los espasmos y las sensaciones de inquietud.
  • Reduzca el consumo de alcohol, cafeína y tabaco.
  • Intente tomar un baño caliente y masajear sus piernas antes de acostarse para ayudarlo a relajarse.
  • Las técnicas de relajación, como la meditación y el yoga, pueden ayudarlo a relajarse antes de acostarse.
  • Aplique compresas frías o calientes en las piernas, lo que puede ayudar a aliviar las sensaciones.
  • Trate de distraer su mente leyendo o haciendo un crucigrama mientras espera a que le dé sueño.
  • El ejercicio moderado puede ayudar, pero no se exceda. Hacer ejercicio vigoroso o al final del día puede empeorar los síntomas.
  • Intente acostarse y levántese a la misma hora todos los días. También trate de dormir lo suficiente cada noche.

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

El tratamiento para el SPI incluye medicamentos y cambios en el estilo de vida. Los medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson pueden ayudar a reducir los temblores y espasmos en las piernas. Si sus niveles de hierro son bajos, su médico le puede recetar un suplemento de hierro.

En algunos casos, un medicamento anticonvulsivo (generalmente utilizados para detener las convulsiones) puede resultar útil. Históricamente, los médicos han recetado somníferos, relajantes musculares (llamados benzodiazepinas) y analgésicos (llamados opioides) para aliviar los síntomas. El uso de estos medicamentos se está volviendo cada vez más limitado para el SPI debido a sus conocidos efectos secundarios y posibles desventajas. Los opioides, si no se toman exactamente según las instrucciones de su médico, pueden resultar adictivos.

Para muchos casos de SPI, generalmente se requiere de una combinación de medicamentos para tratar mejor la afección. Su médico le puede recetar múltiples medicamentos de prueba antes de encontrar el que mejor funcione para su caso de SPI.

Vivir con el síndrome de piernas inquietas

Mantenga a su médico informado sobre cómo se siente. El médico le puede sugerir diferentes técnicas de relajación y puede cambiar su medicamento si no le está ayudando. Es posible que usted desee unirse a un grupo de apoyo para hablar con otras personas que sufren de SPI. Además, debido a que el SPI tiende a ser hereditario, es posible que desee hablar con sus familiares sobre su SPI y ver si ellos presentan síntomas similares.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipos de medicamentos me recomienda para tratar el síndrome de piernas inquietas (SPI)?
  • ¿Podría haber otra afección que cause mi SPI?
  • ¿Existe algún cambio en mi estilo de vida que pueda hacer que me pueda ayuda con el SPI?
  • ¿Me puede recomendar un grupo de apoyo para el SPI?
  • He oído que fumar puede causar SPI. ¿Me puede ayudar a dejar de fumar?