Herpes

¿Qué es el herpes?

Herpes es el nombre de un grupo de virus que causa dolorosas ampollas y llagas. Los virus más comunes son:

  • Herpes zoster: causa varicela y herpes zóster
  • Virus del herpes simple (VHS) tipo 1 y tipo 2: causa herpes labial o ampollas febriles alrededor de la boca y dolor en los genitales (órganos sexuales).

El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ITS). Una vez que se contrae la infección, se tiene el virus para toda la vida.

Síntomas del herpes

Muchas personas que contraen herpes nunca tienen síntomas. Algunas veces, los síntomas son leves y se confunden con otra afección de la piel. Si experimenta síntomas, estos pueden incluir:

  • Llagas dolorosas en el área genital, el ano, las nalgas o los muslos
  • Comezón
  • Dolor al orinar
  • Secreción vaginal
  • Bultos blandos en la ingle.

Durante el primer brote (llamado herpes primario), puede experimentar síntomas similares a los de la gripe. Estos incluyen dolores corporales, fiebre y dolor de cabeza. Muchas personas que tienen una infección de herpes presentan brotes de llagas y síntomas de vez en cuando. Los síntomas suelen ser menos graves que el brote primario. La frecuencia de los brotes también tiende a disminuir con el tiempo.

Etapas de infección

Una vez que se haya infectado con el virus, pasará por diferentes etapas de infección.

Etapa primaria

Esta etapa por lo general comienza de 2 a 8 días después de la infección. La infección suele causar grupos de ampollas pequeñas y dolorosas. El líquido de las ampollas puede ser transparente o turbio. La zona debajo de las ampollas se pone roja. Las ampollas se abren y se convierten en llagas abiertas. Puede que nunca note las ampollas o que estas sean dolorosas. Puede sentir dolor al orinar durante esta etapa. Puede tener fiebre, sentir dolor y tener otros síntomas parecidos a la gripe.

Si bien la mayoría de las personas tiene dolores durante la etapa primaria de infección, algunas no presentan ningún síntoma. Es posible que ni siquiera sepan que están infectadas.

Etapa latente

Durante esta etapa, no hay ampollas, úlceras ni otros síntomas. El virus viaja desde su piel a los nervios cercanos a la columna vertebral.

Etapa de replicación

En la etapa de replicación, el virus comienza a multiplicarse en las terminaciones nerviosas. Si estas terminaciones nerviosas están en zonas del cuerpo que producen fluidos corporales o están en contacto con ellos, el virus puede entrar en esos fluidos. Por ejemplo, saliva, semen o fluidos vaginales. No hay síntomas durante esta etapa, pero el virus puede propagarse durante este tiempo.

Recurrencias

Muchas personas tienen ampollas y llagas que reaparecen después de que el primer ataque de herpes haya desaparecido. Esto se llama ‘recurrencia’. Por lo general, los síntomas no son tan graves como lo fueron durante el primer ataque.

Estar estresado, enfermo o cansado puede dar inicio a una recurrencia. Estar bajo el sol o tener el período menstrual también pueden causar una recurrencia. Puede saber cuándo va a haber una recurrencia porque puede sentir comezón, hormigueo o dolor en los lugares donde se infectó por primera vez.

¿Cuáles son las causas del herpes?

El virus que causa el herpes genital generalmente se transmite de una persona a otra durante el sexo vaginal, oral o anal. El virus puede ingresar al cuerpo a través de un corte en la piel. También puede ingresar a través de la piel de la boca, el pene, la vagina, la abertura del tracto urinario o el ano. El herpes se propaga más fácilmente cuando se pueden ver ampollas o llagas en la persona infectada. Sin embargo, se puede transmitir en cualquier momento, incluso cuando la persona que tiene herpes no experimenta ningún síntoma.

El herpes también se puede transmitir de un lugar de su cuerpo a otro. Si se toca las llagas de los genitales, puedes llevar el virus a los dedos. Luego puede pasarlo a otras partes del cuerpo, incluida la boca y los ojos.

Una mujer embarazada debe decirle a su médico si tiene herpes genital o si alguna vez tuvo relaciones sexuales con alguien que lo tuvo. Si tiene una infección activa de herpes genital en el momento del parto o cerca de él, puede transmitírselo a su bebé. Cuando el bebé pasa por el canal de parto, puede entrar en contacto con las llagas e infectarse con el virus. Esto puede causar daño cerebral, ceguera o incluso la muerte en recién nacidos.

Si tiene un brote de herpes activo cuando entra en trabajo de parto, el médico puede hacer una cesárea. Así, el bebé no tendrá que pasar por el canal de parto y estar expuesto al virus.

¿Cómo se diagnostica el herpes?

Su médico hará una exploración física y observará las llagas. Puede hacer un cultivo del líquido de una llaga y analizarlo para detectar herpes. También se pueden realizar análisis de sangre u otras pruebas del líquido de una ampolla.

¿Se puede prevenir o evitar el herpes?

La mejor forma de prevenir el herpes es no tener relaciones sexuales con nadie que tenga el virus. Este se puede transmitir incluso cuando la persona que lo tiene no muestra ningún síntoma. Si su pareja tiene herpes, no hay forma de saber con certeza que usted no lo contraerá.

No hay ningún momento en el que sea completamente seguro tener relaciones sexuales y no propagar el herpes. Si tiene herpes, debe decírselo a su pareja sexual. Debe evitar tener relaciones sexuales si tiene llagas. El herpes se puede propagar de una persona a otra muy fácilmente cuando hay llagas presentes.

Debe usar condones cada vez que tenga relaciones sexuales. Esto puede reducir el riesgo de propagación del herpes. De todas maneras, es posible transmitir o contraer herpes aunque use condón.

Tratamiento del herpes

Si cree que tiene herpes, consulte a su médico lo antes posible. Es más fácil diagnosticarlo cuando hay llagas. Puede comenzar el tratamiento más pronto y, quizás, tenga menos dolor con la infección.

El herpes no tiene cura. Pero existen medicamentos que pueden ayudar. Los medicamentos como el aciclovir y el valaciclovir combaten el virus del herpes. Pueden acelerar la curación y disminuir el dolor del herpes en muchas personas. Se pueden usar para tratar un brote primario o una recurrencia.

Si los medicamentos se usan para tratar una recurrencia, se deben iniciar tan pronto como sienta un hormigueo, ardor o picazón. También se pueden tomar todos los días para evitar recurrencias. El aciclovir también viene en forma de crema para aliviar las llagas durante la etapa primaria o durante las recurrencias.

¿Qué pasa si tengo herpes y quedo embarazada?

Si tiene herpes genital y está embarazada, asegúrese de informar a su médico. Él le dará un medicamento antiviral. Esto disminuirá las probabilidades de que tenga un brote en el momento de dar luz a su bebé o en los días previos. Si tiene un brote de herpes genital en el momento del parto, lo más probable es que su médico le realice una cesárea. Con una cesárea, el riesgo de transmitirle herpes a su bebé es pequeño.

¿Qué sucede si contraigo herpes durante el embarazo?

Si tiene su primer brote de herpes genital durante el embarazo, informe a su médico. Es posible que lo traten con un medicamento antiviral. El riesgo de que su bebé contraiga herpes es mucho mayor si tiene su primer brote de herpes genital cerca del momento del parto.

Es importante evitar contraer herpes durante el embarazo. Si su pareja tiene herpes y usted no la tiene, asegúrese de usar condones durante las relaciones sexuales todo el tiempo. Su pareja podría transmitirle la infección aunque no esté experimentando un brote en ese momento. Si hay llagas visibles, evite tener relaciones sexuales por completo hasta que las llagas se hayan curado.

Vivir con herpes

Es común sentir culpa o vergüenza cuando le diagnostican herpes. Puede sentir que su vida sexual está arruinada o que alguien en quien creía que podía confiar lo ha lastimado. Puede sentirse triste o molesto. Es importante hablar con su médico acerca de cómo se siente.

Tenga en cuenta que el herpes es muy común. Aproximadamente 1 de cada 6 adultos lo tienen. El herpes puede disminuir en gravedad a medida que pasa el tiempo. Puede proteger a su pareja sexual sin tener relaciones sexuales durante los brotes y usando condones en otros momentos.

Consejos para tratar el herpes

  • Hable con su médico si cree que tiene herpes.
  • Recuerde que no está solo. Millones de personas tienen herpes.
  • Manténgase saludable y limite su estrés.
  • No toque las llagas.
  • Dígaselo a su pareja sexual y use condones.

Consejos para calmar el dolor

  • Tome acetaminofeno (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin o Nuprin).
  • Coloque paños tibios o fríos sobre el lugar dolorido.
  • Tome baños tibios. (Las mujeres pueden orinar en la bañera al final del baño si tienen dolor al orinar. Al diluir la orina, las llagas no arderán tanto).
  • Mantenga la zona seca y limpia.
  • Use ropa interior de algodón.
  • Use ropa suelta.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento?
  • ¿Es seguro tener relaciones sexuales sin protección si no tengo llagas?
  • ¿Puedo contagiarme herpes genital si también tengo herpes oral?
  • ¿Cuál es la mejor manera de prevenir los brotes de herpes?
  • Si le contagio herpes a mi bebé, ¿existe algún tratamiento?
  • ¿El tratamiento tiene efectos secundarios?
  • ¿Puedo vivir una vida normal con herpes?
  • ¿Estoy en riesgo de padecer otras enfermedades?
  • ¿Hay grupos de apoyo en mi área?
  • ¿Puedo contagiarle herpes a alguien más aunque no tenga un brote?