Flujo vaginal

Family Doctor Logo

¿Qué es el flujo vaginal?

Las glándulas dentro de la vagina y del cuello uterino producen pequeñas cantidades de líquido. Este líquido sale de la vagina todos los días y se lleva las células viejas que revestían la vagina. El flujo vaginal es completamente normal. Esta es la manera en que su cuerpo mantiene su vagina sana y limpia.

Síntomas de flujo vaginal

El flujo vaginal generalmente es claro o lechoso y no huele mal. El color y el espesor del flujo cambian con su ciclo mensual. El flujo es más espeso cuando ovula (cuando uno de sus ovarios libera un óvulo), cuando amamanta o cuando está sexualmente excitada.

¿Qué cambios pueden ser un signo de un problema?

Los cambios que pueden indicar un problema incluyen un aumento en la cantidad de flujo, un cambio en el color o el olor del flujo, e irritación, picazón o ardor en la vagina o alrededor de ella. Esto se llama vaginitis. Un flujo que está manchado con sangre cuando no está teniendo su período también podría ser un signo de un problema. Si tiene alguno de estos signos, debe hablar con su médico.

También debe estar atento a los síntomas de infecciones por hongos, vaginosis bacteriana y tricomoniasis, tres infecciones que pueden causar cambios en el flujo vaginal.

Signos de infecciones por hongos

  • Flujo blanco parecido al requesón
  • Hinchazón y dolor alrededor de la vulva
  • Picazón intensa
  • Relaciones sexuales dolorosas

Síntomas de vaginosis bacteriana

  • Flujo vaginal blanco, gris o amarillento
  • Olor a pescado que es más fuerte después del sexo o después de lavarse con jabón
  • Picazón o ardor
  • Ligero enrojecimiento e hinchazón de la vagina o vulva

Signos de tricomoniasis

  • Flujo burbujeante acuoso, amarillento o verdoso
  • Olor desagradable
  • Dolor y picazón al orinar
  • Más evidente después del período

¿Qué causa el flujo vaginal?

El flujo vaginal es una parte completamente normal de la forma en que su cuerpo mantiene una vagina sana. Sin embargo, pueden ocurrir cambios si el equilibrio normal de bacterias saludables (gérmenes) en su vagina está alterado. Muchas cosas pueden alterar el equilibrio de una vagina sana, incluidos:

  • duchas vaginales;
  • aerosoles de higiene femenina;
  • ciertos jabones o baños de burbujas;
  • antibióticos;
  • diabetes;
  • embarazo;
  • infecciones.

¿Cómo pueden ser dañinas las duchas vaginales?

Los químicos en las duchas pueden irritar la vagina y cambiar el equilibrio normal de gérmenes en esta. Las duchas vaginales también pueden diseminar una infección al útero, lo que aumenta el riesgo de contraer la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La EPI es una infección de las trompas de Falopio que puede hacer que no pueda tener hijos.

La ducha vaginal no es necesaria para mantener el cuerpo limpio. Los olores que usted puede notar generalmente provienen de fuera de la vagina (vulva). Mantener limpia esta área con jabón suave y agua puede evitar los olores.

¿Cómo se diagnostica el flujo vaginal?

Si su flujo vaginal aumenta, cambia de color u olor, o de repente pica o irrita, consulte a su médico. Puede tener una infección fúngica, vaginosis bacteriana o tricomoniasis. Su médico deberá examinarlo para hacer un diagnóstico. El examen incluirá preguntas sobre sus síntomas. El médico también realizará un examen pélvico para buscar hinchazón y flujo.

¿Qué es una infección fúngica?

A menudo, en la vagina se encuentran pequeñas cantidades de hongos. Pero si crecen demasiado, pueden causar una infección fúngica. Las infecciones fúngicas generalmente no se contagian a través de una pareja sexual. Es más probable que tenga una infección fúngica si está usando antibióticos, está embarazada, tiene diabetes o se mantiene con calor y sudorosa durante períodos prolongados. Algunas mujeres contraen infecciones fúngicas con frecuencia sin razón aparente.

¿Qué es la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana generalmente es causada por la bacteria Gardnerella vaginalis. No está claro por qué algunas mujeres contraen esta infección. Probablemente no haya sido contagiada por una pareja sexual.

¿Qué es tricomoniasis?

La tricomoniasis es causada por un organismo llamado Trichomonas vaginalis. Puede estar infectada, pero no tener síntomas durante mucho tiempo. La tricomoniasis generalmente se contagia teniendo relaciones sexuales sin condón con alguien que está infectado.

¿Existen otras infecciones?

Dos infecciones de transmisión sexual, clamidia y gonorrea, también pueden causar flujo vaginal. Estas son infecciones del cuello uterino causadas por bacterias. A veces, el único síntoma puede ser un aumento del flujo vaginal. Ambas infecciones pueden tratarse con inyecciones o pastillas antibióticas.

¿Se puede prevenir o evitar el flujo vaginal?

No hay necesidad de prevenir el flujo vaginal normal. Sin embargo, el flujo vaginal anormal puede prevenirse siguiendo estos consejos.

  • Después de usar el inodoro, siempre limpie de adelante hacia atrás. Esto puede ayudar a prevenir la entrada de bacterias provenientes del área rectal a la vagina.
  • Use ropa interior de algodón durante el día. El algodón le permite a su área genital “respirar”. No use ropa interior por la noche.
  • Evite usar pantalones ajustados, pantimedias, trajes de baño, pantalones cortos para ciclistas o leotardos por períodos prolongados.
  • Cambie el detergente o suavizante de ropa si cree que puede irritar su área genital.
  • El látex en los condones y diafragmas y los geles que matan los espermatozoides que se utilizan para el control de la natalidad pueden ser irritantes para algunas mujeres. Si cree que una de estas cosas es un problema para usted, hable con su médico sobre otros tipos de anticonceptivos.
  • Evite los jacuzzis.
  • Báñese o dúchese diariamente y seque el área genital.
  • No use duchas vaginales.
  • Evite aerosoles de higiene femenina, papel higiénico perfumado o de color, almohadillas o tampones desodorantes y baños de burbujas.

Tratamiento del flujo vaginal

Existen diferentes métodos de tratamiento, dependiendo de qué está causando el flujo vaginal anormal.

¿Cómo se tratan las infecciones fúngicas?

Las infecciones fúngicas, por lo general, se tratan con medicamentos que se colocan en la vagina. Las infecciones fúngicas también se pueden tratar con medicamentos orales.

Si tiene infecciones fúngicas con frecuencia, su médico puede sugerirle que use un medicamento que puede comprar sin receta médica. Sin embargo, si tiene alguna pregunta sobre qué está causando su vaginitis, debe llamar a su médico. Muchos otros factores además de una infección fúngica pueden causar vaginitis.

¿Cómo se trata la vaginosis bacteriana?

La vaginosis bacteriana se trata con antibióticos, generalmente una píldora.

¿Cómo se trata la tricomoniasis?

Por lo general, se trata con antibióticos orales.

¿Debería tratarse a mi pareja sexual?

Algunas veces es necesario. Hable con su médico si es sexualmente activa. También es posible que deba evitar tener relaciones sexuales o usar condones hasta que haya recibido tratamiento.

Vivir con flujo vaginal

El flujo vaginal anormal es completamente tratable. Sin embargo, puede volver a ocurrir, a veces con regularidad. Algunas mujeres sufren de frecuentes infecciones fúngicas. La vaginosis también puede seguir apareciendo. De ser así, hable con su médico. Podría significar que necesita un período de tratamiento más largo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de los cambios en mi flujo vaginal?
  • ¿Debo hacerme análisis, como los de detección de infecciones de transmisión sexual?
  • ¿Qué significan los resultados de las pruebas?
  • En función de la causa de mis síntomas, ¿qué tratamiento recomienda?
  • ¿Necesitaré medicamentos? ¿Cómo los tomo?
  • ¿Cuándo desaparecerán los síntomas?
  • ¿Mi pareja sexual necesitará tratamiento?
  • ¿Es seguro tener relaciones sexuales?