Esclerodermia

Descripción general

¿Qué es la esclerodermia?

La esclerodermia es una enfermedad crónica (constante) que afecta la piel y que, en algunas personas, también podría afectar órganos internos. La esclerodermia hace que el cuerpo produzca demasiado colágeno. El colágeno es una proteína que compone los tejidos conjuntivos, como la piel. Demasiado colágeno puede hacer que la piel se estire, se endurezca y se engrose, y también puede provocar daño a los órganos internos, como el corazón, los pulmones y los riñones.

Existen 2 tipos de esclerodermia: localizada y sistémica. La esclerodermia localizada afecta solo la piel. La esclerodermia sistémica afecta los vasos sanguíneos y los órganos internos, además de la piel.

¿Quiénes tienen esclerodermia?

Cualquiera puede tener esclerodermia, pero las mujeres tienen más probabilidades de desarrollarla. La esclerodermia sistémica es mucho más común en afroamericanos y en algunos nativos americanos.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la esclerodermia localizada?

Existen 2 tipos de esclerodermia localizada:

  • Morfea. Es posible que los síntomas comiencen con manchas rojizas en la piel, que se engrosan y se transforman en áreas duras y con forma de óvalo. Las manchas luego se vuelven blancuzcas en el medio, con bordes púrpuras. Las manchas, por lo general, aparecen en el pecho, en el estómago y en la espalda, pero también pueden afectar la cara, los brazos y las piernas. Es posible que las personas que tienen este tipo de esclerodermia tengan 1 o más manchas cuyo diámetro puede ser tan pequeño como media pulgada y tan grande como 12 pulgadas.

  • Lineal. Este tipo de esclerodermia provoca una única línea o franja de piel que se engrosa y que cambia de color. La línea puede aparecer en un brazo, en una pierna o en la frente. La esclerodermia lineal es más común en los niños.

¿Cuáles son los síntomas de la esclerodermia sistémica?

Existen 2 tipos de esclerodermia sistémica:

  • La esclerodermia limitada avanza en forma gradual. Este tipo afecta la piel de los dedos, las manos, la parte inferior de los brazos, las piernas y la cara. Como en la esclerodermia localizada, las manchas de la piel se vuelven gruesas y firmes, y cambian de color. Las personas que tienen este tipo de esclerodermia también podrían tener enfermedad de Raynaud. Si los intestino están afectados, es posible que tengan problemas de acidez estomacal frecuente. La esclerodermia limitada también podría afectar los pulmones, el esófago y los vasos sanguíneos.

  • La esclerodermia difusa avanza en forma gradual. Las personas que tienen este tipo de esclerodermia a menudo están cansadas, tienen poco apetito y experimentan hinchazón y dolor articular. Puede afectar la piel de todo el cuerpo, y provocar que se hinche, se vuelva brillante, tensa y con picazón. Eventualmente, la piel vuelve a ser suave y es posible que vuelva a la normalidad. Es posible que la esclerodermia difusa también dañe órganos internos, como los intestinos, los pulmones, los riñones y el corazón.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la esclerodermia?

Los médicos no conocen cuál es la causa de la esclerodermia. Es una enfermedad autoinmune. Normalmente, los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario ayudan a proteger el cuerpo de los virus, las bacterias y otras sustancias extrañas. Si usted tiene una enfermedad autoinmune, el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan los tejidos y/o los órganos del cuerpo.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo puede determinar mi médico si tengo esclerodermia?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas y sus antecedentes médicos. Le realizará un examen físico y prestará atención a los cambios en el aspecto de la piel. Es posible que su médico desee extraer una muestra diminuta de piel (biopsia) para examinarla con un microscopio. También podría ordenar un análisis de sangre para detectar anticuerpos que sugieran esclerodermia u otras pruebas para ver si algún órgano interno ha sido afectado.

Tratamiento

¿Cómo se trata la esclerodermia?

No existe una cura para la esclerodermia. La esclerodermia localizada, a veces, desaparece por sí sola. El tratamiento, por lo general, se concentra en aliviar los síntomas y prevenir daños adicionales a la piel y a los órganos. Su médico elegirá el tratamiento adecuado para usted según sus síntomas. Si la esclerodermia está provocando daño a los órganos internos, es posible que su médico trabaje con otros especialistas para tratar su afección. Por ejemplo, si la esclerodermia está afectando el corazón, es posible que su médico desee trabajar en estrecha colaboración con un cardiólogo.

También es posible que su médico recomiende terapia física y ocupacional para ayudarlo a manejar el dolor.

A veces, la cirugía estética puede ayudar a minimizar los efectos de la esclerodermia en la piel.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué tipo de esclerodermia tengo?

  • ¿Empeorará mi esclerodermia?

  • ¿Existe algún tratamiento que pueda recomendar para que me sienta mejor?

  • ¿Existe algún medicamento que deba tomar?

  • ¿Tendré alguna complicación por la esclerodermia?

  • ¿Debo realizarme una cirugía?

  • ¿Cuáles de mis síntomas están relacionados con la esclerodermia?

  • ¿Necesito consultar a algún especialista?

  • ¿Tienen mis hijos más probabilidades de tener esclerodermia?

  • ¿Hay algún grupo de apoyo en mi área?