Conmoción

¿Qué es una conmoción cerebral?

La conmoción cerebral es un tipo de lesión cerebral traumática (TBI, por sus siglas en inglés). En la mayoría de los casos, ocurre cuando se golpea la cabeza con fuerza contra un objeto. A veces se llama golpe en la cabeza. También puede ocurrir por un golpe en el cuello o en el cuerpo. Esto causa un movimiento repentino de la cabeza que sacude el cerebro.

Una conmoción cerebral puede ser leve o severa. Puede tener efectos graves, incluido el daño de las células cerebrales. También puede afectar los químicos en su cerebro y cuerpo.

Más de la mitad de las visitas a la sala de emergencias por TBI son de niños de 5 a 18 años de edad.

Síntomas de una conmoción cerebral

La mayoría de las personas con conmociones cerebrales permanecen despiertas después de lesionarse. Sin embargo, algunas pueden perder el conocimiento. Los síntomas de conmoción cerebral pueden aparecer de inmediato. Algunos incluso pueden aparecer horas o días después. Los síntomas incluyen:

  • dolor de cabeza o presión en la cabeza;
  • problemas para concentrarse;
  • pérdida de la memoria;
  • apariencia aturdida;
  • confusión;
  • mareos o problemas de equilibrio;
  • visión borrosa;
  • problemas para oír;
  • respuesta lenta a las preguntas;
  • náuseas o vómitos;
  • sensibilidad a la luz o al ruido;
  • cambios en el humor o en el comportamiento; y
  • cambios en el sueño, incluidos problemas para conciliar el sueño o dormir más de lo habitual.

Si puede tener una conmoción cerebral, busque ayuda de inmediato para lo que se detalla a continuación. Es posible que alguien necesite asistirlo para pedir ayuda.

  • Síntomas que empeoran, como el dolor de cabeza.
  • Vómitos frecuentes.
  • Incapacidad para despertarse.
  • Confusión continua.
  • Problemas para hablar, caminar o hacer contacto visual.
  • Debilidad o entumecimiento en los brazos o las piernas.
  • Pérdida de conciencia.
  • Convulsiones.

¿Qué causa una conmoción cerebral?

Los deportes son una de las causas principales de las conmociones cerebrales. Las conmociones cerebrales pueden ocurrir durante la práctica o un juego. Pueden suceder en una caída, una colisión o un accidente. Los deportes más vinculados a las conmociones cerebrales son:

  • el fútbol;
  • el baloncesto;
  • el fútbol americano;
  • el rugby;
  • el lacrosse;
  • el béisbol; y
  • el ciclismo.

¿Cómo se diagnostica una conmoción cerebral?

Comuníquese con su médico si tiene síntomas de conmoción cerebral después de un golpe en la cabeza, el cuello o el cuerpo. El médico querrá saber cómo se lastimó. Puede evaluar sus sentidos y reflejos, y su equilibrio, memoria y pensamiento. Puede ordenar pruebas para escanear su cerebro. Estas incluyen la tomografía computarizada (TC). La exploración por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) es otro tipo de prueba. En estas exploraciones se toman imágenes de su cerebro y se verifica si hay sangrado, hinchazón o fracturas.

¿Se puede prevenir o evitar la conmoción cerebral?

No existe ninguna garantía para prevenir las conmociones cerebrales. Sin embargo, puede reducir su riesgo.

  • Aprenda las técnicas adecuadas para su deporte o actividad.
  • Siga todas las reglas de seguridad.
  • Use el equipo de protección adecuado en los deportes. Asegúrese de que se ajuste bien y esté en buenas condiciones.
  • Use el cinturón de seguridad en el automóvil.
  • Use un casco si va en bicicleta o motocicleta.
  • Mantenga su casa libre de peligros que puedan causar tropiezos o caídas.

Tratamiento para la conmoción cerebral

Si tiene una conmoción cerebral, su cerebro necesita tiempo para sanar. Es importante descansar mucho. Tómese un descanso de las actividades físicas. También debe descansar mentalmente. Esto significa no leer, mirar televisión o usar un teléfono o computadora. Es posible que necesite faltar al trabajo o a la escuela por un tiempo. Hable con su médico acerca de cuándo puede volver a su rutina normal.

Mientras se recupera, debería:

  • Beber muchos líquidos, como el agua.
  • Comer alimentos saludables.
  • Dormir lo suficiente.
  • Evitar el alcohol.
  • Evitar operar vehículos o máquinas.
  • Evitar actividades que puedan empeorar los síntomas o afectar su equilibrio. Estos incluyen estar en aviones, trenes o barcos.
  • Pregúntele a su médico acerca de tomar medicamentos a base de hierbas.

Cuando tiene una conmoción cerebral, sus emociones pueden cambiar. Puede sentirse frustrado, enojado, triste o confundido. Cuéntele a su médico, familia y amigos lo que siente. Pueden ayudar a brindar apoyo.

Vivir con una conmoción cerebral

La mayoría de las personas mejoran después de una conmoción cerebral y no tienen daño cerebral permanente. Sin embargo, la lesión lo pone en riesgo de contraer el síndrome postconmoción cerebral (PCS, por sus siglas en inglés). El PCS puede causar síntomas que duren meses o años. Los problemas de memoria continuos son un ejemplo.

No regrese a las actividades antes de recuperarse por completo. Un segundo golpe en la cabeza, incluso uno menor, puede ser peligroso. Podría tener una afección poco frecuente llamada síndrome de segundo impacto. Esta es una inflamación cerebral rápida que puede conducir a la muerte.

Tener una conmoción cerebral lo pone en riesgo de sufrir otras en el futuro. Cuantas más conmociones cerebrales tenga, peor pueden ser. El daño cerebral puede acumularse y causar otras lesiones cerebrales.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Podría tener una conmoción cerebral sin saberlo?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda tomar para que mis síntomas desaparezcan?
  • ¿Qué debo hacer si mis síntomas empeoran?
  • ¿Cuándo puedo volver a mi rutina normal, incluidos los deportes?
  • Si he tenido una conmoción cerebral, ¿cuál es mi riesgo de tener otra?