Ataques cardíacos silenciosos

¿Qué son los ataques cardíacos silenciosos?

Un ataque cardíaco silencioso es un ataque cardíaco sin los síntomas tradicionales. A menudo no sabe que está sufriendo un ataque cardíaco silencioso. Muchas personas no se enteran hasta semanas o meses después. La investigación reciente sugiere que casi la mitad de todos los ataques cardíacos son ataques cardíacos silenciosos.

¿Cuáles son los síntomas de los ataques cardíacos silenciosos?

Los síntomas de un ataque cardíaco silencioso no son tan graves como los de un ataque cardíaco regular. A menudo pueden confundirse con otras afecciones. Algunas personas no sienten síntomas en absoluto. Preste atención cuando sienta cualquiera de los siguientes:

  • Molestias: aún puede sentir dolor, pero no será el dolor inconfundible en el pecho de un ataque cardíaco regular. Puede sentir molestias en la parte superior del abdomen, en la espalda o en la mandíbula. Podría sentirlas como si tuviera una distensión muscular.
  • Falta de aliento: si tiene dificultad para respirar o tiene problemas para respirar haciendo actividades menores, podría ser un signo de un ataque al corazón.
  • Acidez estomacal: el dolor leve en la garganta o el pecho puede confundirse con reflujo gástrico, indigestión o acidez estomacal.
  • Fatiga: tener malestar físico o sentirse muy cansado pueden ser signos de muchas cosas. Cuando ocurren con un ataque cardíaco silencioso, a menudo se los confunde con otras cosas. Estos podrían incluir falta de sueño o dolores y molestias relacionadas con la edad.
  • Sentirse mareado: si suda frío, siente náuseas o se siente mareado, podría estar teniendo un ataque cardíaco silencioso.

Si experimenta uno o más de estos síntomas, llame a su médico de inmediato, vaya a la sala de emergencias o llame al 911.

¿Qué causa los ataques cardíacos silenciosos?

Los ataques cardíacos silenciosos tienen las mismas causas que los ataques cardíacos tradicionales. Esto sucede cuando parte del músculo cardíaco se daña o muere porque no ha recibido suficiente oxígeno. A menudo, se debe a una arteria bloqueada en el corazón. Los factores de riesgo para ataques cardíacos silenciosos también son los mismos. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Tabaquismo.
  • Diabetes.
  • Edad: El riesgo aumenta para los hombres mayores de 45 años y para las mujeres mayores de 55 (o después de la menopausia).
  • Colesterol alto.
  • Presión arterial alta.
  • Antecedentes familiares de ataques cardíacos.
  • Raza: Los afroamericanos, los mexicoamericanos, los nativos americanos y los hawaianos nativos tienen mayor riesgo.
  • Falta de ejercicio.
  • Estrés.
  • Obesidad.
  • Género: Las mujeres tienen ataques cardíacos silenciosos con más frecuencia que los hombres.

¿Cómo se diagnostican los ataques cardíacos silenciosos?

Muchas veces, se encuentran ataques cardíacos silenciosos durante un chequeo de rutina. Si su médico cree que puede haber tenido uno, puede ordenarle diagnósticos por imágenes. Estos podrían incluir un electrocardiograma (ECG o EKG), que es un ultrasonido especial, o una tomografía computarizada o resonancia magnética de su corazón.

Estas pruebas pueden mostrar si su músculo cardíaco se ha dañado, lo que indica que ha tenido un ataque cardíaco. Si ha ido a la sala de emergencias con síntomas de ataque cardíaco silencioso, el médico puede ordenar análisis de sangre.

¿Se pueden prevenir o evitar los ataques cardíacos silenciosos?

Un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir un ataque cardíaco. Incluye:

  • Dejar de fumar si fuma y evitar el humo de segunda mano.
  • Seguir una dieta saludable, baja en grasas y colesterol.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Controlar su estrés.
  • Controlar su presión arterial.
  • Controlar su nivel de azúcar en sangre, si tiene diabetes.
  • Ver a su médico con regularidad para chequeos.

Tratamiento del ataque cardíaco silencioso

Normalmente, los ataques cardíacos silenciosos se encuentran mucho después de que el ataque cardíaco haya pasado. El tratamiento consistirá principalmente en tomar medicamentos. Estos medicamentos ayudan a mejorar el flujo sanguíneo hacia el corazón, a prevenir la coagulación y a reducir los riesgos de sufrir otro ataque cardíaco. Algunos de ellos son:

  • aspirina
  • betabloqueantes
  • estatinas
  • inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)
  • aceite de pescado

Su médico le recetará los medicamentos adecuados para usted. Si ha tenido un ataque cardíaco, su médico también le hablará sobre cambios en su estilo de vida. Puede hacer estos cambios para prevenir más problemas cardíacos.

Vivir con ataques cardíacos silenciosos

Después de haber tenido un ataque cardíaco silencioso, tiene un mayor riesgo de tener otro. Este probablemente será más severo y dañino. Es probable que su médico le recomiende cambios de estilo de vida saludables para el corazón para ayudar a reducir su riesgo. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Una dieta saludable para el corazón.
  • Trabajar para alcanzar un peso saludable.
  • Controlar el estrés.
  • Estar físicamente activo.
  • Dejar de fumar.

Los síntomas durante un segundo ataque cardíaco pueden ser diferentes a los del primero. Si tiene algún síntoma nuevo de un ataque cardíaco o tiene alguna duda, llame al 911. El tratamiento temprano es clave para sobrevivir a un ataque cardíaco.

 Preguntas para hacerle a su médico

  • Siento molestias en mi pecho. ¿Podría estar teniendo un ataque cardíaco silencioso?
  • ¿Cuánto riesgo tengo por tener un ataque cardíaco silencioso?
  • ¿Qué tan grave fue mi ataque cardíaco?
  • ¿Qué pasa ahora?
  • ¿Tendré que tomar medicamentos el resto de mi vida?
  • Después de un ataque cardíaco, ¿cuál es mi riesgo de tener otro? ¿Será más dañino que el primero?
  • ¿Qué cambios de estilo de vida debo hacer en casa para prevenir otro ataque cardíaco?